Roció con nafta a toda su familia e intentó prenderla fuego

Un hombre de 49 años atacó a su mujer y sus hijos de 13 y 15 años. Este último estaba empapado en combustible y casi desvanecido por los golpes. La policía evitó que fuera una tragedia.
miércoles, 16 de mayo de 2012 · 00:00

Un hombre golpeó a su mujer, a sus dos hijos adolescentes, los roció con nafta y cuando intentaba prenderles fuego, fue detenido por una comisión policial que había sido alertada por uno de sus hijos que alcanzó a escapar por una ventana de la vivienda. El sujeto ya contaba con antecedentes psiquiátricos. El hecho se produjo en la tarde de ayer en la localidad de Zelaya.

Fuentes policiales aseguraron que el lamentable suceso ocurrió cerca de las 18 en una vivienda ubicada en la calle Illescas al 900 de la referida localidad pilarense.

Una chica de 13 años llegó corriendo al destacamento policial de la zona dando cuenta que su padre, de 49 años de edad, estaba amenazando con prender fuego a toda su familia después de haberlos rociado con nafta.

Sin tiempo que perder, una comisión policial llegó en menos de tres minutos al lugar, ya que el domicilio señalado se encuentra a unos quinientos metros de la dependencia.

Con toda decisión, como lo ameritaba la situación, en la puerta de la vivienda la esposa del sujeto -de la misma edad- alcanzó a zafar del cautiverio y llegó hasta el frente para facilitarle la entrada a los policías.

Fue en ese preciso momento que el hombre fue sorprendido con un encendedor en su mano derecha y amenazaba con prender fuego la casa, pero especialmente a su hijo de 15 años que se encontraba en el piso de la habitación, semi desvanecido y con toda su ropa impregnada de nafta.

En un descuido del individuo, los policías lograron sorprenderlo y reducirlo, esposarlo y sacarlo del lugar. De esta manera, la rápida intervención policial evitó lo que pudo haber sido una verdadera tragedia familiar.

Ya en la dependencia policial, se pudo saber que tanto la mujer y cónyuge, como así también la hija, tenían la totalidad de sus prendas impregnadas con nafta.

En tanto el joven que yacía en el piso, estaba desvanecido debido a que el padre le había propinado varios golpes en todo cuerpo, para luego arrojarle combustible.

La policía secuestró un bidón de plástico de 5 litros, aún con algo del combustible utilizado por el sujeto para intentar quemar a toda su familia.

Intervino en la causa la Unidad Funcional de Instrucción Nº 4 de Pilar a cargo de Federico Mercader.

 

Comentarios