Buena iniciativa.

domingo, 15 de abril de 2012 · 00:00

 

El siempre carismático Pat Cash y Franco Squillari junto con los chicos de las escuelas de tenis en Pilar, luego de la clínica que ambos jugadores dictaron ayer antes del inicio del torneo.

 

 

 

La cancha respondió bien

 Nada fácil debe ser mantener en buenas condiciones una cancha de pasto. Pero en el Pilar Golf, ningún detalle está librado al azar. Por eso, antes de que arranque el primer encuentro, le pasaron un rolo eléctrico para emparejar la superficie y dejarla lo mejor posible. El costo de construcción de un court de este tipo ronda los 25.000 dólares, pero el mantenimiento no es tan oneroso. Todos los jugadores se mostraron conformes, hasta incluso Ivanisevic, un especialista.

 

 

Vilas, siempre inquieto

Esta vez en el rol de director, Guillermo Vilas estuvo observando cada detalle… de su hija Andanin. Además de mirar un buen rato los partidos, se mostró atento ante cada pedido de su hija. Le compró helado, le trajo botellitas de agua y hasta le hizo “upa” para que pudiese ver mejor a quienes estaban adentro de la cancha. Él, claro, ya había golpeado un rato por la mañana y por la tarde pidió un canasto de pelotas a los organizadores para irse a practicar saques a las canchas linderas.

Comentarios