Armados con granadas robaron un banco en el Parque Industrial

viernes, 13 de abril de 2012 · 00:00

 

El de ayer fue el tercer robo a la misma sucursal en un año y medio.

 

Al menos seis delincuentes armados con pistolas y al menos dos granadas asaltaron ayer al mediodía la sucursal del banco Santander Río que funciona dentro del parque Industrial de Pilar, informaron fuentes del caso.

Los ladrones, que hasta anoche continuaban prófugos, se alzaron con un botín suprior a los 85 mil pesos entre el dinero sacado de las cajas y el sustraído a clientes que esperaban efectuar un depósito. Bien entrada la noche de ayer, muchos de ellos aún intentaban entablar negociaciones con el banco para que se les reintegre lo sustraído dentro de la entidad.

Uno de los más afectados fue un joven profesional de Pilar al que le robaron los 60 mil pesos que llevaba encima para concretar la compra de un auto.

Con el robo de ayer, la sucursal del Santander Río ubicada en la intersección de la calle 9 y Del Canal, en el Parque Industrial, suma el récord de tres asaltos en el último año y medio.

Autoridades policiales informaron que el hecho de ayer ocurrió cerca de las 13.30, cuando de forma imprevista, al menos seis delincuentes armados con pistolas y granadas ingresaron a la sucursal bancaria reduciendo al único vigilador privado que se encontraba en ese momento cumpliendo sus tareas. Bajo amenazas de muerte, los asaltantes redujeron a la decena de clientes que esperaba ser atendida. Así, llegaron hasta una de las cajas habilitadas de las tres que tiene el banco, alzándose con una cantidad aproximada de 25.000 mil pesos en efectivo.

También se pudo saber que a uno de los clientes presente en la fila, le llevaron otros 60.000 pesos (ver aparte).

 

Camuflados

Los delincuentes, vestidos con ropa azul de operarios fabriles, actuaron con toda tranquilidad y como si conocieran el terreno, se desplazaron por la fila robando algunos celulares y más dinero en efectivo, cuya suma final aún no trascendió oficialmente.

Una vez que los delincuentes consideraron que habían logrado su objetivo, decidieron darse a la fuga abordando un Chevrolet Astra negro con dirección a la ruta 8.

No se pudo confirmar si todos los delincuentes habían llegado en ese mismo auto o si tenían algún otro vehículo que les brindaba apoyo en las adyacencias del banco asaltado.

En el lugar se hicieron presentes autoridades policiales a fin de esclarecer el robo. Peritos de la Policía Científica realizaron un detallado relevamiento a fin de obtener pruebas que aporten datos fundamentales a la causa.

Al cierre de la presente edición la policía intensificaba la búsqueda de los delincuentes y de acuerdo a un alto jefe de la policía “habría datos firmes para dar con los asaltantes”.

Interviene en el hecho la UFI Nº 1 de Pilar a cargo de Marcos Petersen Victorica.

 

Antecedentes

El anterior robo a la misma sucursal se había producido a fines de noviembre, cuando varios delincuentes rompieron uno de los blindex de la puerta de entrada, amenazaron a los empleados y al guardia de seguridad y se alzaron con dinero que había en dos sacas, para luego abordar el mismo automóvil en el que habían llegado.

Un año antes, se había producido un hecho similiar en la misma sucursal bancaria. La diferencia es que en aquella oportunidad los ladrones no pudieron dar el golpe.

Aquel intento resultó tan audaz como extraño. Los delincuentes, que rompieron un vidrio de seguridad para tratar de ingresar a la entidad que ya había cerrado sus puertas, no lograron finalmente su objetivo. De todos modos, en la huída abandonaron e incendiaron el auto en el que se desplazaban. 


Iba a pagar un auto 

Un cliente del banco fue víctima del asalto

Uno de los clientes del banco se llevó la peor parte del robo: los ladrones se llevaron 60 mil pesos cuando se encontraba en la cola de la sucursal del banco Santander Río del Parque Industrial.

La víctima de 36 años iba a concretar la compra de  un automóvil y estaba dentro de la entidad bancaria cuando llegaron los delincuentes.

El pilarense que prefirió resguardar su identidad, habló con El Diario y relató lo sucedido, pasado el mediodía de ayer.

“Elegí esa sucursal porque me pareció más tranquila, alejada del centro de Pilar y segura”, señaló la víctima.

En la descripción de los hechos, el joven contó: “entraron los tipos, algunos con caras descubiertas y otros con pasamontañas”.

Según la policía, los delincuentes eran seis y estaban vestidos con ropa de operarios: “unos fueron derecho a romper los vidrios de las cajas, mientras otros delincuentes nos sacaron lo que teníamos los clientes” continuó la víctima, que agregó: “el que me robó a mi tenía la cara descubierta”.

El dialogo entre el joven asaltado y El Diario se dio mientras la víctima aún seguía en el banco junto a otros clientes a la espera de que la entidad monetaria le diera garantía de que le devolverá el dinero, y aseguró “que el lugar no contaba con medidas de seguridad”.

“Sólo había un vigilador privado que ni siquiera portaba arma”, explicó la víctima.

Algunos de los clientes del banco declararon dentro de la misma entidad ante la policía y se retiraron, mientras que otros se quedaron exigiendo respuestas. 

 

Comentarios