Detienen al cabecilla de la banda que asaltó un corralón

Junto a otros cómplices robaron el local de La Lonja, en enero último. Se habían llevado de rehenes a los dos hijos del dueño y a una empleada. El delincuente, de 36 años, fue hallado en Boulogne.

miércoles, 7 de marzo de 2012 · 00:00

 

Corralón “Los Primos”, en La Lonja, asaltado el 10 de enero.

 

 

La policía logró detener a un peligroso delincuente, acusado de ser el jefe de una banda que hace dos meses asaltó un corralón de materiales en la localidad de La Lonja. En aquella oportunidad, la banda se alzó con dinero en efectivo, celulares y se dio a la fuga llevándose a dos hijos del propietario del comercio y a una empleada como rehenes. Los ladrones habían logrado fugarse en tres automóviles: un Peugeot 206 y 207 de las víctimas y una camioneta Renault Sandero.

Los ladrones se habían llevado a las víctimas convencidos de que tenían 500.000 pesos producto de una operación. Pero cuando comprobaron que la misma no se había concretado, decidieron liberar a los rehenes.

Luego del audaz asalto ocurrido el 10 de enero, la Policía Científica de Pilar realizó un profundo trabajo levantando huellas y rastros que ayudaron a la investigación que desembocó en la detención del delincuente.

Detectives de la Subdelegación de Investigaciones de Pilar, a cargo del comisario inspector Horacio Martínez, profundizaron la investigación para tratar de identificar a los autores del hecho.

También se efectuaron relevamientos en la misma zona del asalto y se obtuvo una declaración bajo identidad reservada de un testigo. De uno de los autos robados y abandonados por los ladrones, la Policía Científica logró obtener dos huellas dactilares. Al ingresarlas al Sistema Automatizado de Identificación de Huellas Digitales (AFISPBA) arrojó el resultado esperado.

Es que a partir de allí se logró identificar a uno de los integrantes de la banda. Se trata de un sujeto de 36 años de edad, identificado por la policía como Horacio Mario Videla.

Con la respectiva orden de detención emanada de la UFI Nº 3 de Pilar a cargo de Gonzalo Acosta, en la madrugada de ayer la policía llegó a una vivienda ubicada en Bernardo de Irigoyen al 1000 de la localidad de Boulogne Sur Mer (San Isidro).

Allí fue sorprendido y detenido el delincuente señalado como el cabecilla de la banda. Un alto jefe policial que participó en la detención le dijo a El Diario que el trabajo “demandó mucha horas”, que la investigación “fue prolongada” pero que finalmente con las pruebas reunidas se llegó a la conclusión de que el ahora detenido, “sería el jefe de la banda que cometió el asalto contra el comercio de la localidad de La Lonja”.

A su vez el uniformado adelantó que la investigación sigue adelante “a fin de identificar y detener a los otros integrantes de la banda”.

 

 

Un botín que no existía
En busca de medio millón

 

La banda que asaltó el corralón de materiales Los Primos, cuya cabecilla fue detenido ayer, pretendía apoderarse de medio millón de pesos que, supuestamente, el dueño de la empresa había cobrado por una venta.

El hecho ocurrió el martes 10 de enero a las 18.30. Cuatro delincuentes armados llegó a bordo de un Audi negro a la puerta del corralón de ruta 8 y Los Algarrobos, La Lonja.

Los delincuentes bajaron del vehículo y una vez que tuvieron todo bajo control, se apoderaron de 6.000 pesos de la recaudación y se llevaron de rehenes a uno de los hijos del dueño, de 29 años, y a una empleada, de 40.

Los captores le ordenaron al cautivo que les indicara el camino hasta su casa y así llegaron hasta Los Nogales y Los Olmos, donde estaba otro de los hijos del comerciante, de 26 años.

Los delincuentes querían ver al padre de los jóvenes, y como éste estaba de vacaciones se llevaron cautivos a los dos hermanos y a la empleada. Todos fueron llevados a una casaquina. Allí, los delincuentes ingresaron a los cautivos al living, los sentaron en un sillón y comenzaron a interrogarlos para que revelaran dónde estaban guardados los 500 mil pesos cobrados por su padre por una operación de venta de materiales que, supuestamente, se había realizado.

El joven que trabaja en el corralón les explicó que si bien era cierto que la operación se había efectivizado, el comprador retiró casi toda la mercadería, anticipó algo de dinero pero nunca pagó la mayor parte. Luego de alrededor de una hora y media las víctimas fueron liberadas.

 

Comentarios