Un hombre de 73 años está grave tras un violento asalto en su casa

Lo maniataron junto a su esposa y le golpearon en la cabeza. Llegó al hospital descompensado. Está en coma farmacológico con asistencia respiratoria. Los delincuentes siguen prófugos.





jueves, 22 de marzo de 2012 · 00:00

 

La casa donde se cometió el brutal asalto. López no alcanzó a subir a su auto.

 

Un violento asalto cometido ayer en una vivienda del barrio Villa Morra dejó como saldo un hombre de 73 años internado en grave estado en el Hospital Sanguinetti luego de haber sido brutalmente golpeado por los delincuentes.

La víctima fue Pedro López, un conocido vecino de Pilar, quien hasta anoche se encontraba con asistencia respiratoria y bajo el efecto de sedantes a raíz de una descompensación coronaria producto del ataque.

El brutal asalto ocurrió a las 6.30 de la mañana, cuando López, salía de su casa y fue interceptado por varios delincuentes que, bajo amenazas de muerte, lo llevaron al interior de la vivienda, donde se encontraba su esposa.

Los asaltantes los maniataron juntos y comenzaron a buscar elementos de valor. En su ataque, los asaltantes le propinaron a López varios golpes en la cabeza, provocándole contusiones y un profundo corte en el cuero cabelludo.

Derivado al hospital de Pilar se comprobó que a raíz de los golpes, López había sufrido una descompensación. Es que el hombre sufre de problemas coronarios que ya obligaron a practicarle varios by pass.

Hasta el momento, la policía no tiene datos sobre los delincuentes que cometieron el feroz ataque contra el matrimonio.

 

Odisea

López salió muy temprano, como cada mañana, de su casa ubicada al 200 de la calle Las Heras, en VillaMorra. Pero esta vez, no alcanzó a subirse a su Renault Sandero que ya tenía estacionado en la entrada del garage. Es que cuando estaba por hacerlo, imprevistamente fue sorprendido por tres sujetos que amenazándolo de muerte con armas de puño, lo obligaron a entrar nuevamente al interior de su vivienda.

Una vez adentro, los delincuentes lo amenazaban para que les entregara todo el dinero que tenían en la casa y antes que el hombre les dijera dónde estaban guardados sus ahorros, le propinaron dos golpes en la cabeza con una de las armas que llevaban.

Ambos golpes hicieron que la víctima trastabillara y cayera pesadamente al piso, semi inconsciente.

Producto de la agresión, López recibió una importante herida en el cuero cabelludo de la cuál comenzó a manar abundante sangre.

Casi arrastrando a su víctima, los asaltantes lo condujeron hasta el dormitorio donde se encontraba su esposa Rosa, de 68 años.

Allí, y siempre bajo amenazas de muerte y apuntándoles con las armas de fuego, los pusieron a los dos en la cama boca abajo y les ataron las manos con cables de los teléfonos que habían cortado.

Luego, los individuos recorrieron la casa y se tomaron el tiempo para revolver cajones y armarios, hasta que lograron encontrar una suma de dinero cercana a los 10 mil pesos que el matrimonio tenían ahorrados junto con el importe completo de la jubilación de la mujer, que había cobrado hacía apenas dos días.

Antes de retirarse, los delincuentes alcanzaron a sacarle al matrimonio los relojes, celulares, aros, un televisor de LCD de 42 pulgadas, además de dos armas: un pistolón de calibre 12 y un rifle de aire comprimido 5.5 mm. Ya con todo el botín conseguido, los delincuentes se dieron a la fuga con rumbo desconocido.

Minutos después, el matrimonio logró zafar de las ataduras, salir a la calle y avisar a un vecino, quien llamó a la policía. Los efectivos llegaron rápido, aunque no pudieron dar con los violentos ladrones.

López fue trasladado en una ambulancia hasta el Hospital Juan Cirilo Sanguinetti de Pilar, donde a consecuencia de los golpes recibido por los delincuentes y el gran corte que tenía en su cabeza había perdido mucha sangre, complicando su estado de salud.

Según los médicos, la víctima se encontraba en estado muy grave. Según el parte médico entregado a la familia, López sufrió un edema cardiopulmonar, por lo que debió ser entubado.

Hasta anoche, se encontraba en coma farmacológico, aunque el último informe médico llevó algo de optimismo a la familia: López estaba respondiendo adecuadamente al tratamiento, aunque su estado seguía siendo crítico.

En diálogo con El Diario, familiares de López destacaron la atención de los médicos del hospital y se mostraron optimistas sobre la evolución.

Intervino en el hecho la UFI Nº 4 de Pilar a cargo de Federico Mercader. 

 

Canillita 

El ataque a Pedro López, ocurrido ayer en su casa de Villa Morra, causó conmoción en Pilar. Es que se trata de un vecino conocido, que durante años fue dueño del quiosco de diarios y revistas de la terminal de colectivos.

Con algún paso por la política dentro del Paufe, López trabaja actualmente como empleado municipal en el área de Licencias de Conducir. Hacia allí se dirigía cuando fue atacado por los asaltantes.

 

El testimonio de una víctima

“Dame la plata que tenés guardada”

El Diario pudo dialogar con Rosa, una de las víctimas del violento asalto, quien aún con el nerviosismo lógico de los momentos pasados contó su pesadilla.

“Yo estaba acostada, no sentí nada. De pronto lo veo a mi esposo entrar nuevamente a la casa, pero detrás lo venía apuntando un delincuente. Después vi a los tres asaltantes, todos con armas las manos”, relató.

“Pedían sólo la plata; ‘dame la plata que tienen guardada, dale, vos tenés plata escondida, ¿dónde está?’, y ahí le pegaron los culatazos a mi marido”, siguió la mujer.

Rosa contó que los asaltantes arrasaron con todo: “Nos sacaron los anillos de oro, la pulsera, los celulares y creo que encontraron la plata que teníamos ahorrada. Había algunos dólares, efectivo en pesos y mi jubilación que cobre hace algunos días, las llaves de la casa y hasta el control remoto del portón del garage. Al menos el auto lo dejaron así como estaba estacionado”.

Sobre los asaltantes, los describió como “jóvenes, entre 18 y 20 años. Uno el rostro semicubierto por una chalina, como tratando de ocultarse. La policía vino enseguida, los Péritos de la Científica también, ojalá que sirvan de algo. La verdad que pasamos un momento muy malo, sobre todo mi marido que recibió la peor parte”.

Comentarios