Tras la purga en la policía de Villa Rosa crecen las sospechas

Tras una serie de robos fue reemplazado el comisario. Pero también se fueron 14 efectivos. Los vecinos  dicen que la policía “miraba para otro lado”.
jueves, 2 de febrero de 2012 · 00:00

 

El martes hubo cambios en la Comisaría 6ª de la localidad de Villa Rosa.

Tras la purga en la policía de Villa Rosa, los vecinos de la localidad lanzaron críticas acerca de la “pasividad” que mostraban los uniformados cuando se denunciaba algún delito y marcaron sospechas de que pudiera existir algún tipo de “zona liberada” para que actúe la delincuencia.
El martes pasado fue puesto en funciones el comisario Alberto Musto, quien reemplazó a Rodolfo Manuel. Pero como un hecho poco usual también se fueron con el jefe policial, un total de 14 efecticos de la misma dependencia, la Comisaría 6ª.
Esta purga inusual no hizo más que accionar una serie de sospechas por parte de los vecinos. Uno de ellos, al que llamaremos Alberto (pidió mantener su nombre en reserva por temor a represalias), explicó que los vecinos “ya habíamos perdido la confianza en la policía y las sospechas de connivencia eran cada vez más grandes”.
Si bien los delitos se venían sucediendo, recrudecieron en las últimas semanas. Uno de los últimos de ellos fue el ataque a una mujer delante de sus hijos, a quien la cortaron con un vidrio para que les entregara dinero.
Para Ángel (otro vecino que accedió a hablar con El Diario con el pedido de no revelar su nombre) indicó que en algunas oportunidades, cuando la gente se acercaba a la comisaría a denunciar un delito “era como que los policías quisieran mirar para otro lado” y la respuesta bastante frecuente era “no podemos hacer nada”.
Para los frentistas existe la posibilidad de que existiera cierta connivencia o una suerte de zona liberada en la localidad. “Somos muchos los vecinos que más de una vez hemos visto el patrullero y a los policías charlando animadamente con gente de dudosa forma de vida. Acá en el barrio nos conocemos todos y sabemos qué hace cada uno”, señaló Alberto.
Los cierto es que tras la purga, los vecinos esperan que las cosas empiecen a revertirse. En principio se espera que llegue un móvil más a la localidad (ya tiene tres), y además se dispondrán dos efectivos con equipos de comunicación en el centro comercial, que harán rondas permanentes.
A su vez, se anunció que ya se están implementando diferentes operativos “dinámicos y sorpresivos” que se efectuarán en distintos días, lugares y horarios, con control vehicular e identificación de personas. Y que a su vez, los controles a talleres mecánicos y de chapa y pintura continuarán a fin de evitar los desarmaderos clandestinos.

Comentarios