Volvía del trabajo, le dispararon en el pecho y se salvó de milagro

La víctima tiene 26 años y regresaba de trabajar del Parque. Dos delincuentes quisieron asaltarlo, se resistió y le dispararon a quemarropa. Sufrió una herida en el pecho pero está fuera de peligro.
martes, 18 de diciembre de 2012 · 00:00

Un joven de 26 años recibió un disparo de arma de fuego en la zona del tórax en un intento de asalto ocurrido en el barrio San Jorge de Pilar, en momentos en que la víctima regresaba de su trabajo en una empresa del Parque Industrial de Pilar.

La herida no afectó órganos vitales y la víctima se encuentra internada en una clínica de Capital Federal. La policía trabaja intensamente bajo una pista firme, a fin de dar con los malvivientes.

Las fuentes consultadas afirmaron que el hecho ocurrió el domingo último en la esquina de Colectora de Panamericana y Los Sauces, del barrio ubicado a la altura del kilómetro 56.

La víctima, identificada como Juan Carlos Aldeco, trabaja en la planta de Bimbo y regresaba de una jornada laboral. Por sorpresa fue abordado por dos sujetos, que a cara descubierta y portando armas de fuego, lo interceptaron. Bajo amenazas de muerte intentaron sustraerle sus pertenencias.

La víctima intentó resistirse lo que provocó el nerviosismo y la ira de los delincuentes. Sin dudarlo, uno de ellos le disparó a quemarropa. De forma inmediata el herido fue trasladado en una ambulancia hasta el Hospital Juan Cirilo Sanguinetti en donde se le practicó  un drenaje en su herida y poco después fue trasladado al Centro Médico Fitz Roy de Capital Federal.

Allí se conoció que la bala le habría ingresado por la tetilla derecha y continuó su recorrido casi superficialmente por dejado de la piel hasta la zona de los pulmones, donde el proyectil detuvo su marcha, por lo que al no afectar ningún órgano vital no fue necesaria ninguna intervención quirúrgica. La víctima podría ser dado de alta en las próximas horas.

Pablo, un amigo del joven herido, le confirmó a El Diario que Aldeco efectivamente volvía del trabajo y cuando pasó la parada de colectivo que hay en ese lugar, los asaltantes salieron desde un predio descampado de las adyacencias y lo pararon apuntándole en el pecho con un revólver.

“Él no les quiso entregar sus pertenencias porque dinero no tenía, solo una tarjeta de débito y sus documentos. Y luego le dispararon así nomás, a quemarropa. No le robaron nada y salieron corriendo para el lado del campito. Gracias a Dios, mi amigo está fuera de peligro”, señaló.

A su vez indicó que la zona donde se produjo el ataque “está muy abandonada por la Municipalidad, con altos pastizales, sin iluminación en las calles” y completó: “los responsables de brindarnos seguridad tendrían que hacer algo antes de que ocurra otro caso semejante a éste y que lamentablemente finalice en una desgracia irreparable”. En cuanto al ataque en sí, personal de la Comisaría 1ª de Pilar y de la Jefatura Distrital, realiza intensas investigaciones a fin de esclarecer el hecho y detener inmediatamente a los delincuentes.

“Contamos con varias pistas firmes y somos muy optimistas en la resolución del caso” manifestó a El Diario uno de los investigadores. Intervino en el hecho la Unidad Funcional de Instrucción Nº 3 de Pilar a cargo de Gonzalo Acosta.

 

La frase  

“Los responsables de brindarnos seguridad tendrían que hacer algo antes de que ocurra otro caso semejante a éste y que lamentablemente finalice en una desgracia irreparable”. Pablo, amigo de la víctima.

Comentarios