Cae en un country de Pilar narco que integra la barrabrava de Boca

Se trata de Carlos Mauricio Fernández, alias “Mauri”, de 24 años. Lideraba una banda que vendía drogas y cometía asaltos a mano armada. Secuestraron un arsenal. En total hubo 20 detenidos.
sábado, 17 de noviembre de 2012 · 00:00

Una veintena de detenidos, casi dos kilos de cocaína, 8 de marihuana, armas de fuego de dudosa procedencia, autos de alta gama, miles de dólares, dinero en moneda nacional y otros elementos. Todo conforma el resultado de 35 allanamientos simultáneos efectuados en distintos puntos de la Provincia de Buenos Aires, entre ellos, Pilar.

Justamente fue en nuestro distrito que la policía logró detener al jefe de la organización ilícita. Se trata de Carlos Mauricio Fernández, alias “Mauri” o “el Peladito Mauri”, jefe de una de las facciones de la barrabrava de Boca y quien además intentaba acaparar la barra de Villa Dálmine, equipo de Campana que juega en la B Metropolitana.

Según explicó el comisario inspector Horacio Martínez, jefe de la Subdelegación de Investigaciones de Pilar (DDI), a cargo de los operativos, la investigación se inició “hace seis meses con el fin de desarticular una organización delictiva abocada al narcotráfico y a violentos asaltos a mano armada”.

Los allanamientos se llevaron a cabo en Pilar, Campana, San Isidro, Merlo, La Matanza y Capital Federal y dieron comienzo en la madrugada del jueves, extendiéndose hasta la madrugada de ayer.

En total, veinte personas fueron detenidas hasta el momento, todas con alguna función específica dentro de la organización delictiva. En tanto que otras cinco quedaron demoradas.

En Pilar se efectuó un solo allanamiento y fue llevado a cabo por efectivos de la DDI, quienes llegaron hasta dos viviendas ubicadas en el interior de un barrio cerrado de La Lonja.

Allí fueron detenidos el barrabrava “Mauri”, conocido además como cabecilla de la organización, de 24 años, su compañera de la misma edad y un cómplice de 25 años identificado como Nelson Santillán (alias Titi).

Este último, con un frondoso prontuario delictivo, entre los que se cuentan asaltos a mano armada, y otros ilícitos contra propiedades particulares e importantes firmas comerciales.

En septiembre último uno de los detenidos fue rescatado por un grupo comando en La Matanza, cuando era trasladado desde el Juzgado Federal de Campana hacia una penitenciaría, por lo que tenía pendiente un pedido captura nacional e internacional.

En cuanto a “Mauri”, y según los propios investigadores, intentaba “adueñarse” de la barra de Villa Dálmine - para tener más miembros en la organización- y a su vez conducía un sector de “la 12”. Está sindicado como el cabecilla de una “banda mixta”, como la denomina la policía; es decir que se dedicaba tanto a la venta de drogas como a los robos a mano armada. La gavilla operaba en las zonas Norte, Este y Oeste del Gran Buenos Aires. Aunque, según explicó Martínez, su zona de mayor actividad era en Pilar, Escobar y Campana. Poseían al menos 20 puntos de venta de drogas.

Según las mismas autoridades de la investigación, afirmaron que hasta el momento son 20 los detenidos; 1,800 kilos de cocaína de máxima pureza distribuidas en bolsas de 50 y de 100 gramos, cinco envases de leche en polvo que se utilizaba para “estirar” la droga y cinco autos de alta gama: entre ellos, una camioneta BMW X5, un Ford Mondeo, un Hyundai y un Seat León, que los delincuentes utilizaban para movilizarse. Los vehículos habían sido adquiridos en forma “legal”, se estima, con dinero de los ilícitos.

A su vez, se incautaron 16 armas, entre ellas once pistolas dos escopetas y un fusil, varias de ellas, con pedido de secuestro.

Además, se incautaron 170.000 dólares; 43.775 mil pesos, prendas de vestir pertenecientes al Correo Argentino y diversas agendas.

A otras de las facciones se les secuestró en San Fernando cerca de 7,800 kilos de marihuana, cuando los transportaban en dos vehículos de alta gama secuestrados.

En las próximas horas podrían continuar los allanamientos.

Fuentes de la investigación señalaron que “la banda delictiva con su jefe, sus integrantes de menor rango, sus contactos y demás integrantes de la organización ya están en manos de la Justicia y por lo tanto, la misma está desarticulada completamente”.

El ministro de Justicia y Seguridad de la Provincia, Ricardo Casal, explicó que el jefe de la banda “realizaba viajes de placer a lugares exóticos y como ha pasado últimamente con estas personas que lideran bandas, se mimetizan en barrios caros para disimular su actividad ilícita vinculada con el narcotráfico.”

Martínez adelantó a El Diario que se profundiza la investigación en relación a otros puntos de ventas de droga, de los cuales podrían estar incluidos espectáculos deportivos.

La causa está en manos de juez federal de Zárate-Campana, Adrián Gonzalez Charvay.

 

Los números  

• 120 teléfonos celulares utilizaba la banda para montar toda su logística.

• 1,800 kilos de cocaína secuestrada

• 7,800 kilos de marihuana.

• 35 allanamientos

• 20 detenidos

• 5 aprehendidos

• 170.000 dólares secuestrados

• 43.775 pesos secuestrados.

• 16 armas secuestradas.

• 5 autos de alta gama incautados.

 

Lo dijo el comisario que encabezó la investigación

Vendían especialmente en Pilar, Escobar y Campana

La investigación fue llevada a cabo la Sub Delegación Pilar de la Policía de Investigación (DDI). Ayer, en diálogo con el programa Materia Prima (FM Plaza 92.1), el titular de esa dependencia, comisario inspector Horacio Martínez, señaló que la banda claramente configuraba “una red” dedicada a la venta de drogas, especialmente en Pilar, Escobar y Campana”.

A su vez, dejó en claro que con las detenciones llevadas a cabo en las últimas horas la gavilla quedó desarticulada: “fueron detenidos los cabecillas, los dealers (vendedores), quienes les hacían la papelería para algunas de sus actividades y hasta quienes los proveían de los teléfonos celulares y chips”, señaló Martínez. En ese contexto apuntó que llegó a allanarse una agencia oficial de telefonía.

Martínez destacó que claramente se trata de una “banda mixta” tanto porque se dedicaba a la venta de drogas y robos violentos como por su composición, “con integrantes de distintas localidades”.

A su vez, destacó que durante los seis meses que demandó la investigación, fue fundamental el aporte del entrecruzamiento de llamadas telefónicas, tarea en la que también intervino la SIDE.

 

Entregó a su abuela 

Entre otras actividades, la banda desarticulada en las últimas horas, se dedicaba a robos a mano armada, habiéndose acreditado fehacientemente tres hechos en Escobar y otros en Capital Federal. En uno de ellos, una de las femeninas detenidas identificada con el alias de “Janu”, entregó a los ladrones a su propia abuela, a la cual le ingresaron a su casa y a mano armada le sustrajeron 30.000 pesos y una Ford Eco Sport.

 

 

Comentarios