Se conocerán desde hoy los alegatos de los defensores

Abrirán los patrocinadores de la masajista, que quedó a un paso de la absolución pedida por los fiscales. Seguirán los de Hurtig y el médico Gauvry Gordon. Las audiencias continuarán el viernes.

miércoles, 21 de septiembre de 2011 · 00:00

 

La masajista Beatiz Michelini, oculta. Está a un paso de la absolución.

 

 

El juicio por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce continuará hoy con los alegatos de las defensas de tres de los imputados.

La audiencia se iniciará a las 10 en la sala del entrepiso de  los tribunales de San Isidro, en la calle Ituzaingó 340. 

Los primeros en alegar ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro serán Roberto Ribas y Eduardo Ludueña, los defensores de la masajista Beatriz Michelini.

El propio Ribas anunció que su exposición será breve, de no más de media hora, ya que ayer la fiscal del juicio, Laura Zyseskind, desistió de acusar a su clienta y será absuelta.

Luego será el turno de Marcelo Riguera, el abogado del  hermanastro de la víctima, John Hurtig, quien está acusado de haber tirado por el inodoro la famosa «bala-pituto» que rebotó en el cráneo de su hermana.

Por la tarde, alegará Gabriel Becker, el abogado de Juan  Ramón Gauvry Gordon, el primer médico emergentólogo en intentar reanimar a María Marta, quien está acusado de encubrimiento por no haber hecho la denuncia policial ante una muerte traumática.

Fuentes del TOC 1 de San Isidro indicaron a Télam que lo más probable es que mañana sea un día de descanso y que los alegatos continuarán recién el viernes con el turno de Carlos Caride Fitte, defensor de Sergio Binello, y luego de Adrián Murcho, abogado de Horacio García Belsunce, el hermano de la víctima.

Tanto Binello como García Belsunce están acusados de haber «parado» el ingreso de la policía al country Carmel y, en el caso del hermano de María Marta, también le imputan haber participado de una reunión en la que se decidió tirar por el inodoro la bala calibre .32 que él mismo bautizó como «pituto».

Los últimos en alegar serán Alejandro Novak y Eugenio Blanco, los abogados del cuñado de la víctima Guillermo Bártoli, quien está acusado de haber movido el cuerpo de María Marta, cambiarle las ropas, instalar la idea de un accidente, ordenar que le limpie la escena del crimen y gestionar el certificado de defunción trucho.

 

Fiscales

El lunes, la fiscal Zyseskind pidió seis años de prisión -el máximo de pena para el encubrimiento agravado-, para el cuñado Bártoli, el hermano Horacio García Belsunce y el médico Gauvry Gordon.

En el caso de Hurtig, solicitó una pena de cinco años de  cárcel y al vecino Binello, cuatro años y medio.

Para estos cinco imputados, la fiscal solicitó también que  sean detenidos en caso de ser hallados culpables cuando los jueces María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Ariel Introzzi Truglia, den a conocer el fallo.

Distinto fue el caso de la masajista Michelini, quien será  absuelta luego de que la fiscalía levantara la acusación en su contra al argumentar que no se pudo probar que supiera que María Marta había sido asesinada cuando limpió el baño.

María Marta García Belsunce (50) fue asesinada de seis tiros en la cabeza el 27 de octubre de 2002 en su casa del Carmel Country Club de Pilar.

En principio se pensó, a partir de los dichos de familiares,  que había muerto en un accidente al golpearse la cabeza con las canillas de la bañera, pero 36 días más tarde se hizo la autopsia y allí se encontraron cinco proyectiles calibre 32 dentro de su cráneo.

Por el caso, en un primer juicio oral realizado en 2007, fue  condenado el viudo Carlos Carrascosa por el delito de  encubrimiento, pero dos años más tarde la Cámara de Casación bonaerense le dictó prisión perpetua como coautor del homicidio calificado, en un fallo que está apelado ante la Suprema Corte provincial.


Detalles

La falta de móvil, un agravante para la fiscal

La fiscal del juicio por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce consideró el lunes como un agravante que no haya un móvil del crimen en la causa.

En el tramo final de su alegato de ayer ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro y antes de pedir las penas de hasta 6 años de prisión para cinco de los imputados, la fiscal Laura Zyseskind habló de los agravantes que ella consideraba para los acusados.

En la lista de agravantes que proyectó desde su laptop, la  fiscal sorprendió cuando nombró «la ausencia de motivos» y mencionó como jurisprudencia un fallo de la Corte Suprema de Justicia.

Es decir que Zyseskind no sostuvo que la Justicia no pudo  encontrar el móvil del crimen, sino que directamente consideró como un agravante que a María Marta la hayan asesinado sin un motivo.

Pero la falta de un móvil no fue el único agravante  mencionado por la fiscal que causó sorpresa en la sala, ya que en primer término nombró «la afectación del sistema de Justicia» al considerar la cantidad de funcionarios judiciales y el tiempo que llevó el trámite de esta causa.

También consideró como un agravante el daño que causó la pérdida de María Marta a las ONGs y entidades de beneficencia como Missing Children donde la víctima colaboraba.

En este punto, la fiscal de San Isidro incluso dijo que  ninguno de los familiares imputados reemplazó a la socióloga en sus tareas benéficas.

Otros agravantes merituados por Zyseskind fueron la relación familiar que unía a la víctima con tres de los imputados -sus hermanos Horacio García Belsunce y John Hurtig y su cuñado Guillermo Bártoli- y el «nivel social, educativo y profesional» de los acusados.

 

 

Comentarios