Caso María Marta: mañana comienzan los alegatos de las defensas

Los primeros en alegar ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro serán Roberto Ribas (foto) y Eduardo Ludueña, los defensores de la masajista Beatriz Michelini.
martes, 20 de septiembre de 2011 · 00:00

El juicio por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce continuará mañana con los alegatos de las defensas de tres de los imputados.

La audiencia se iniciará a las 10 en la sala del entrepiso de los tribunales de San Isidro, en la calle Ituzaingó 340, y los primeros en alegar ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro serán Roberto Ribas y Eduardo Ludueña, los defensores de la masajista Beatriz Michelini.

El propio Ribas anunció que su exposición será breve, de no más de media hora, ya que ayer la fiscal del juicio, Laura Zyseskind, desistió de acusar a su clienta y será absuelta.

Se confía en que Michelini será absuelta luego de que la fiscalía levantara la acusación en su contra al argumentar que no se pudo probar que supiera que María Marta había sido asesinada cuando limpió el baño.

Luego será el turno de Marcelo Riguera, el abogado del hermanastro de la víctima, John Hurtig, quien está acusado de haber tirado por el inodoro la famosa “bala-pituto” que rebotó en el cráneo de su hermana.

Por la tarde, alegará Gabriel Becker, el abogado de Juan Ramón Gauvry Gordon, el primer médico emergentólogo en intentar reanimar a María Marta, quien está acusado de encubrimiento por no haber hecho la denuncia policial ante una muerte traumática.

Los alegatos continuarán recién el viernes con el turno de Carlos Caride Fitte, defensor de Sergio Binello, y luego de Adrián Murcho, abogado Horacio García Belsunce, el hermano de la víctima.

Los últimos en alegar serán Alejandro Novak y Eugenio Blanco, los abogados del cuñado de la víctima Guillermo Bártoli, quien está acusado de haber movido el cuerpo de María Marta, cambiarle las ropas, instalar la idea de un accidente, ordenar que le limpie la escena del crimen y gestionar el certificado de defunción trucho.

Comentarios