Tiene fecha el comienzo de los alegatos: 19 de septiembre

Los fiscales de juicio deberán resolver si acusan a todos los imputados del encubrimiento agravado, que prevé una pena de entre 1 y 6 años de prisión. Al día siguiente, el fundamento de los defensores.
sábado, 10 de septiembre de 2011 · 00:00

 

Alberto Ortolani, María Elena Márquez y Ariel Introzzi Truglia, los tres jueces del Tribunal Oral 1 de San Isidro.

 

 

Los alegatos en el juicio oral y público que se realiza por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce comenzarán el 19 de septiembre, según resolvió el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro. En la audiencia del jueves, se escuchó una ampliación de la indagatoria del médico Juan Gauvry Gordon, a un perito que se refirió al video de la autopsia, y se dispuso que el lunes se dé lectura a algunas piezas y las defensas difundan intervenciones telefónicas que beneficiarían a sus clientes.

Gauvry Gordon admitió que cometió un error al no dar aviso a la Policía de que había fallecido una mujer tras una muerte traumática, ya que dijo que no asoció con un hecho criminal el accidente que creía que la víctima había tenido en la bañera.

Por su parte, el perito José Luis Dipólito llevó a la audiencia el video original de la autopsia, en el que se ve que cuando los médicos comienzan a revisar el cadáver y uno dice: “Mirá, ahí están los famosos agujeros de las canillas y el intercambiador”.

Pero segundos después, cuando abren el cráneo, encuentran los cinco proyectiles calibre 32 con los que habían matado a María Marta y se descubre que había sido asesinada, lo cual para las defensas beneficia la versión de los imputados de que no sabían que la fallecida había sido víctima de un homicidio.

El lunes, las defensas harán escuchar intervenciones telefónicas hechas a los imputados en las que, a su entender, se nota que hablan con “espontaneidad” y se descarta que estuvieran complotados.

 

Cuarto intermedio

El juicio pasará a cuarto intermedio por siete días hábiles para que las partes preparen sus exposiciones y el lunes 19 de septiembre comenzarán los alegatos los fiscales Laura Syseskind, Leornardo Loiterstein y Daniel Márquez.

Los representantes del Ministerio Público deberán resolver si acusan a todos los imputados del encubrimiento agravado, que prevé una pena de entre 1 y 6 años de prisión e incluso si piden la detención inmediata de algunos de ellos ante  unpeligro de fuga, explicaron fuentes judiciales.

También pueden solicitar al tribunal un adelantamiento del veredicto, es decir, si es condenatorio o absolutorio, una vez que terminen de alegar los defensores.

Al día siguiente, el martes 20, se escucharán los alegatos de los defensores, en el siguiente orden:

• Roberto Ribas y Eduardo Ludueña, abogados de Beatriz Michelini, masajista de María Marta, acusada de limpiar con lampazo, agua y lavandina la escena del crimen.

• Marcelo Rigera: abogado de John Hurtig, hermanastro de María Marta. Acusado de arrojar la “bala-pituto” por el inodoro de la casa, tras una supuesta reunión con otros familiares en la que discutieron que era un “pedazo de metal” hallado debajo de María Marta.

• Gabriel Becker: abogado de Juan Ramón Gauvry Gordon, el primer médico de ambulancia en llegar a la casa. Acusado de avalar la teoría de que María Marta había resbalado en la bañera y caído contra las canillas, ordenar a Michelini que limpiara la escena del crimen y no hacer la denuncia policial por muerte violenta.

• Carlos Caride Fitte: abogado de Sergio Binello (vecino del Carmel). Acusado de ordenar al entonces presidente del country Carmel y a la guardia que no ingresaran los patrulleros y, si era necesario, que “pagaran” para ello.

• Adrián Murcho: abogado de Horacio García Belsunce (h). Acusado de haber llamado al comisario Ángel Casafús para que le “sacara a la Policía de encima” y de pedir que no ingresaran los patrulleros al country. También se lo señala como presente al momento de tirar la bala.

• Alejandro Novak y Eugenio Blanco: abogados de Guillermo Bártoli, cuñado de la víctima. Se lo acusa de gestionar y obtener un certificado de defunción falso en el que constaba que María Marta había muerto de un paro cardiorrespiratorio no traumático en Capital Federal, cuando en realidad había sido asesinada a balazos en Pilar.

• También se le reprocha pedirle a Michelini y a dos mucamas limpiar la escena del crimen, movilizar el cuerpo de María Marta, cambiarle su ropa y ordenar tirar un pantalón manchado del viudo Carlos Carrascosa.

 

 

Comentarios