Asaltan y toturan a una pareja de ancianos en su casa de Derqui

  Tienen más de 70 años y explotan una inmobiliaria. Dos delincuentes ingresaron a su casa de madrugada. Golpearon ferozmente al hombre para que les entregue el dinero de una operación.

miércoles, 17 de agosto de 2011 · 00:00

 

La pareja asaltada radicó su denuncia en el destacamento de Monterrey.

 

 

Una pareja de personas mayores padeció torturas en medio de un asalto. El brutal hecho tuvo lugar en Presidente Derqui y, en consecuencia, fue despojada de una importante cifra de dinero y de su automóvil comprado hacía escasos meses.

En la investigación policial no se descarta una típica vendida, ya que el matrimonio explota una tradicional inmobiliaria en la ciudad derquina y se cree que había concretado una operación durante el pasado fin de semana.

Eso les habría impedido depositar el dinero en alguna entidad bancaria y habrían decidido conservarlo hasta el lunes en su casa.

De acuerdo a allegados de las víctimas, el caso ocurrió en una vivienda ubicada al 800 de la calle Sucre, entre Almafuerte y Edison del barrio Monterrey.

Siendo casi las 2 de la madrugada, dos delincuentes optaron por evitar el frente y sí bordear la morada por una calle lateral para sortear el alambrado perimetral del terreno y así llegar hasta las rejas de una puerta trasera.

Se presume que la abrieron con un criquet y eso les permitió romper la cerradura para luego violentar la puerta y entrar a la casa donde descansaban sus moradores.

De esa forma el matrimonio, compuesto por un hombre de 73 años y su mujer de 70, fue despertado a punta de pistola.

 

Pesadilla

Con el rostro descubierto, hecho que sugiere que no son de esa localidad ni del distrito de Pilar, los amenazaron de muerte para exigirles la entrega de una importante suma de dinero. Y así comenzó una pesadilla que se prolongó a lo largo de casi tres horas.

Es que el propietario de la vivienda negó contar con la presunta suma y eso derivó en que comenzaran a golpearlo salvajemente, e inclusive debió sufrir una sesión de torturas delante del constante llanto e impotencia de su esposa.

La gavilla de malvivientes se tomó todo el tiempo necesario sin preocuparse de que algún vecino pudiera oír ruidos extraños o algún grito de dolor o de auxilio.

Las agresiones tuvieron casi todas las variantes porque la principal víctima no decía dónde estaba escondida la supuesta cantidad de plata que le pedían los ladrones.

Sin embargo, al cabo de casi tres horas de padecer insultos, golpes y torturas físicas y psíquicas, que incluían la amenaza de matar a su compañera, habría dicho lo que esperaban sus atacantes.

En consecuencia, se hicieron de todo el dinero que hallaron, de los celulares, y finalmente escaparon con el automóvil del matrimonio, un Fiat 0 kilómetro que habían adquirido muy pocos meses atrás.

Inmediatamente después de la fuga la mujer alertó a la policía al tiempo que llamó a una ambulancia que urgentemente derivó al hombre hasta el Hospital Municipal donde quedó internado por unas 48 horas hasta que lentamente se fue reponiendo.

La denuncia se radicó en el destacamento policial de Monterrey y si bien la policía aún no dio con los malhechores, como consuelo sí pudieron recuperar su auto 24 horas después porque fue abandonado en la ciudad de Pilar.

Finalmente, el tormento sufrido y las secuelas traumáticas habrían generado en el matrimonio mayor el deseo de mudarse.

 

 

Comentarios