Scelzi: “Si hubiera sospechado de los Belsunce, yo los acuso”

  Declaró quien fuera abogado de varios familiares de la víctima. Puso a resguardo a los sospechosos. Y tuvo que dar explicaciones sobre un llamado que recibió minutos después del crimen.

miércoles, 10 de agosto de 2011 · 00:00

 

Tarde pero seguro. Scelzi llega a tribunales.

 

 

El ex abogado de varios familiares de la asesinada María Marta García Belsunce, José Scelzi, aseguró que si hubiera tenido sospechas sobre algún miembro de la familia, nunca los hubiera defendido y él hubiera sido su acusador. Scelzi fue el testigo más relevante de una nueva jornada del juicio por el encubrimiento y le sirvió para su estrategia a los defensores de los imputados, pero también a la fiscalía. Es que el abogado no pudo explicar, tal como surge de los registros telefónicos, quién lo llamó y por qué aquel 27 de octubre de 2002 desde la casa del matrimonio Carrascosa, apenas 40 minutos después de que, según la versión de la familia, María Marta fuera encontrada en la bañera.

Scelzi estuvo a punto de ser traído ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro por la fuerza pública porque se había anunciado que no asistiría porque le había surgido “un compromiso impostergable”. Pero tras una serie de llamados de Horacio García Belsunce (h) y de su abogado Adrián Murchio, el letrado llegó antes del mediodía.

Scelzi dejó en claro que él se involucró en la causa, más que por una cuestión profesional, por la amistad que lo unía desde hace 18 años tanto a Horacio (h) como a María Marta García Belsunce. “Yo le tenía mucho cariño a María Marta. Yo intervine por el afán de saber quién mató a mi amiga”, dijo el letrado. “Si yo hubiera tenido alguna sospecha de que algunos de ustedes está involucrado, yo soy su primer acusador”, recordó.

Scelzi comentó que recién se enteró de la muerte de María Marta al día siguiente, el lunes 28 de octubre por la mañana, a raíz del llamado de un amigo a su casa y que de allí fue junto a su mujer al country Carmel para asistir al velatorio.

 

Llamada “rara”

Cuando le tocó interrogar a la fiscal Laura Zyseskind, el abogado admitió que desde la casa del matrimonio Carrascosa también lo habían llamado a su celular el domingo que ocurrió el hecho a las 19.40, sólo 40 minutos después de que el viudo supuestamente encontrara a María Marta en la bañera.

Scelzi dijo que ese llamado no fue contestado porque él es “enemigo de los celulares” y no los atiende durante el fin de semana, y que lo único que recordaba es que alguien había dejado un mensaje y que por lo poco que recordaba podría haber sido el vecino e imputado en este juicio Sergio Binello u otro socio del Carmel para anunciarle la muerte accidental de María Marta.

El abogado aprovechó el tema para criticar la labor de los medios de comunicación al recordar las especulaciones que se tejieron en torno a esta llamada y recordó una nota titulada “Una rara llamada”.

Tanto el fiscal original del caso, Diego Molina Pico, como la fiscalía de este juicio sospechan que ese llamado a Scelzi producido a las 19.40 desde la casa en la que se cometió el homicidio, pudo haber sido hecho por alguien ligado al crimen y con el fin de algún tipo de asesoramiento legal.

Scelzi recordó cómo fue el día que se enteró por un llamado a Horacio que la autopsia de María Marta determinó que no había muerto en un accidente, sino en lo que el propio abogado calificó como “un atroz asesinato”.

Las otras dos testigos de la jornada fueron dos amigas de los García Belsunce. La primera fue Susana Cepeda Kennedy, quien fue la persona que llevó a Horacio y a su esposa hasta El Carmel aquella noche. La otra fue Leticia García, quien vivía en el country y era amiga de María Marta.

García recordó también que durante el velatorio estuvo acostada junto al cuerpo de María Marta acariciándola y que allí notó que tenía “un moretón en la frente”, pero nadie le impidió estar cerca del cadáver. 

 

 

La madrastra y la hermana

La madrastra y la hermana de María Marta volverán a declarar hoy como testigos en el juicio. La audiencia comenzará a las 10.30 y tendrá como testigos centrales a María Luisa Lanusse de García Belsunce, más conocida como Marialita, la madrastra de la víctima, y a María Laura García Belsunce, la hermana. Ambas son testigos de la defensa de Guillermo Bártoli que ya declararon en este juicio pero fueron nuevamente citadas para que amplíen sus dichos sólo en relación a los nuevos hechos de encubrimiento que la fiscalía le imputó al cuñado de la víctima en el transcurso de este debate oral.

Los otros dos testigos previstos para hoy son de la defensa de Horacio García Belsunce (h): Santiago Taylor, hijo de Michael Taylor, un amigo íntimo del matrimonio Carrascosa, y Fabricio Courrages, el jardinero que tenía la casa del Carmel.

 

Comentarios