García Belsunce: continúa el juicio por encubrimiento con la discusión sobre el descarte del “pituto”

La discusión sobre si los familiares de María Marta García Belsunce pudieron haber arrojado al inodoro uno de los proyectiles que fueron disparados a la víctima y no advirtieron los orificios en su cráneo serán esta semana los ejes centrales del juicio por el encubrimiento del crimen.
domingo, 3 de julio de 2011 · 00:00

 

El debate se reanudará este martes a las 10, ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro que juzga a Guillermo Bártoli, cuñado de la víctima; Horacio García Belsunce (h) y John Hurtig, hermanos; al vecino Sergio Binello, al médico Juan Gauvry Gordon y a la masajista Beatriz Michelini.

Para esa audiencia están citados a declarar como testigos dos policías que para la época del crimen trabajaban en la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Pilar, Cristian Magnoli y Diego Godoy.

Estos dos efectivos concurrieron el 30 de octubre de 2002, tres días después del crimen, a la casa del country Carmel de Pilar para tomarle una declaración testimonial al viudo Carlos Carrascosa.

Carrascosa, actualmente preso acusado del homicidio de su esposa, les dio detalles sobre el "accidente" que, según dijo, él creía que había sufrido su mujer, les mostró el baño y un tirante del techo con el que pensaba que se había golpeado.

Luego deben declarar Eduardo Canedi, jefe de los vigiladores del country, y Miguel Angel Spiccia, presidente de la empresa "Cazadores" que daba seguridad al barrio, a quienes se consultará sobre si hubo movimiento sospechosos el día del crimen.

Ambos estaban, además, al tanto de los robos que había en Carmel y vigilaban especialmente al vecino Nicolás Pachelo, quien en el juicio a Carrascosa fue señalado por el viudo y su defensa por su posible participación en el hecho, algo que nunca se pudo probar.

El juicio continuará el miércoles con testigos directamente ligados a la búsqueda de la "bala-pituto" que Hurtig arrojó por el inodoro y que fue hallada tras la absorción del contenido de la cámara séptica por medio de un tanque atmosférico.

Se trata de los bomberos y policías José Luis Dipólito, Julio Riquelme y Héctor Entreolivano, quienes serán consultados si una persona que no conocía de balas podía confundir el proyectil con un soporte de estantes.

También fue citado Fernando Aragón, amigo de Hurtig, quien fue testigo de cómo el hermanastro de la víctima halló la bala sobre un manto blanco donde se arrojaron los baldes que contenían los restos extraídos.

Los jueces María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Ariel Introzzi Truglia también escucharán al perito balístico Jorge Fernando Paz, quien hizo el estudio sobre los cinco proyectiles que se hallaron en el cráneo de la víctima y también examinó el famoso pituto.

Paz determinó que las balas pertenecían a un revólver calibre 32 largo, pero el arma nunca fue hallada.

Para el jueves, en tanto, está previsto que declaren el perito en rastros Héctor Sosa, el perito fotógrafo Enrique Chionga y el médico Héctor Moreira, quien hizo la autopsia de la víctima.

Para la fiscalía y las partes será importante lo que Moreira diga respecto de si los orificios de bala que María Marta tenía en la cabeza eran visibles a simple vista o no.

Comentarios