Se quedó sin tribunal el juicio al policía que mató a Sonia Colman

Los jueces sorteados se excusaron de llevar adelante el debate. Adujeron un antiguo entredicho con una de las abogadas que patrocina a la familia de la víctima. Ahora, define Casación, sin plazo.

sábado, 16 de julio de 2011 · 00:00

 

Espasa con peritos y su abogada en el lugar donde mataron a su esposa.

 

 

Cuando todo estaba encaminado para el inicio del juicio oral contra el policía que, en el 2007, asesinó de un disparo a la vendedora ambulante Sonia Colman, un nuevo revés volvió a poner más lejos la hora de la justicia.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº 3 de San Isidro, que había sido designado por sorteo, se excusó de conducir el debate. De acuerdo a lo informado, los jueces adujeron un antiguo entredicho que mantuvieron hace varios años con una de las abogadas patrocinantes de la familia de la víctima.

La noticia cayó como un baldazo de agua fría para el viudo de Colmam, Antonio Espasa, que desde hace cuatro años viene peleando para sentar en el banquillo de los acusados al policía Oscar Benítez, autor del disparo que terminó con la vida de su esposa.

Es que la decisión de los jueces de apartarse de la causa vuelve a dejar sin fecha al juicio oral que estaba previsto para el 30 de agosto próximo.

El apartamiento del tribunal está fechado a fines de junio, pero nunca fue notificado a los querellantes. Recién ayer, en una recorrida de rutina por los tribunales de San Isidro previa a la feria de invierno, la abogada Giselle Bustos, una de la patrocinantes, se encontró con la mala noticia.

 

Pase de manos

Según figura en el expediente, luego de la excusación de los jueces del TOC Nº 3, se volvió a realizar un sorteo que depositó la causa en manos del Nº 4. Sin embargo, los jueces de este tribunal entendieron que los motivos esgrimidos por sus colegas para excusarse carecían de fundamento, por lo que ellos también rechazaron hacerse cargo del debate.

Ahora, la decisión quedó en manos de tribunal de Casación, que no tiene plazos para expedirse.

Tal panorama hizo que Espasa perdiera el optimismo que había recuperado cuando se fijó la fecha original para el juicio. Ahora, sabe que ya se puede “ir olvidando del 30 de agosto” como momento de inicio de las audiencias.

“Al principio fue un golpe muy duro. Pero ahora ya lo asimilé y estoy otra vez en la pelea. Si en estos cuatro años aguantamos tanto, vamos a seguir aguantando hasta que se haga justicia”, le dijo Espasa a El Diario, poco después de haberse enterado de la mala noticia.

 

“Decoro”

El fundamento del tribunal para desentenderse de la causa apunta contra la abogada María del Carmen Verdún, de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), una de las patrocinantes de Espasa.

Los jueces alegaron que la letrada “faltó al decoro” de los magistrados en un juicio celebrado hace algunos años.

Aunque no dieron detalles, se habrían referido a una causa en la que el imputado era también un policía acusado en ese caso de asesinar a un joven. Aunque se probó que la víctima estaba desarmada, los jueces absolvieron al imputado por entender que actuó en legítima defensa.

Al parecer, luego que una secretaria leyera el fallo en ausencia de los miembros del tribunal, Verdún habría dado a conocer su opinión en voz alta, lo que fue tomado ahora por los jueces para negarse a conducir un debate en el que interviene la abogada.

El TOC Nº 3 está compuesto por los jueces Ezequiel Igarzabal y Marcelo Eduardo García Helguera. El tercero, Carlos Vales Garbo, falleció.

“Nosotros teníamos motivos para recusar al tribunal, que había tenido fallos que nos podrían hacer dudar. Pero decidimos no hacerlo, porque vamos con la verdad y no tememos”, dijo Espasa. Ahora, deberá seguir esperando.


Los hechos

Así fue el asesinato

El 23 de diciembre de 2007, cerca del mediodía, Sonia Colman trabajaba como vendedora ambulante en la esquina de Avenida Madero y Valentín Gómez, en pleno centro de Del Viso.

La mujer estaba terminando de guardar sus cosas cuando un perdigón disparado desde la itaka del entonces teniente 1º de la policía, Oscar Benítez, le atravesó el corazón y la mató al instante.

Benítez, que revistaba entonces en la Comisaría 3ª de Del Viso –donde aún vive, en el barrio Pinazo- estaba persiguiendo a dos delincuentes desarmados que habían robado una billetera.

En ese momento, la zona estaba colmada de peatones y automovilistas que recorrían la zona haciendo sus compras de Navidad, pero de todas maneras el oficial accionó su arma.

Comentarios