Bártoli pidió que declare Carrascosa, pero los jueces lo rechazaron

  La defensa había solicitado que se cite al viudo, condenado por el crimen. También que se den por prescriptos los nuevos hechos por los que lo acusó la fiscalía. El tribunal le dijo no.

miércoles, 13 de julio de 2011 · 00:00

 

Un mal día. La defensa de Guillermo Bártoli no consiguió imponer ayer sus pedidos al tribunal.

 

 

El tribunal que juzga el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce rechazó ayer un pedido del imputado Guillermo Bártoli para que se den por prescriptos los nuevos hechos por los que la fiscalía lo acusó y que se cite a declarar al viudo Carlos Carrascosa como imputado o testigo.

Los jueces María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Ariel Introzzi Truglia avalaron la ampliación de la acusación hecha el miércoles pasado y sólo aceptaron la solicitud de la defensa de Bártoli para que declaren nuevos testigos y algunos que ya lo hicieron.

 

Prescripción

Los abogados pidieron ayer prescripción luego de que a la acusación inicial de haber tramitado un certificado de defunción falso de la víctima, el miércoles le sumaron a Bártoli los hechos de mover el cuerpo de María Marta, cambiar su ropa, ordenar la limpieza de la casa y tirar un pantalón manchado con sangre del viudo.

«Para estos hechos ha operado la prescripción por cuanto  desde el 27 y 28 de octubre de 2002 (día del crimen y posterior) hasta el día de la acusación ha transcurrido holgadamente el término de la extinción penal para encubrimiento agravado», argumentó Eugenio Blanco, codefensor de Bártoli.

Este delito tiene una pena máxima de seis años de prisión, en tanto que transcurrieron casi nueve años desde el asesinato y posterior encubrimiento.

«En ese lapso no tuvo lugar ningún acto interruptivo (de la prescripción), no fue llamado a indagatoria ni pedida su elevación a juicio por estos hechos», consideró Blanco.

Al respecto, el fiscal Leonardo Loiterstein replicó que «la  prescripción debe ser rechazada por cuanto el delito continuado no es ficción, son delitos cometidos con un signo criminal unívoco. Es un único hecho con tramos de conducta distintos que lo integran».

Agregó que la nueva imputación «es en beneficio del imputado, tal como lo dijo el tribunal (en la última audiencia), ya que no se trata de delitos diferentes sino de una misma conducta».

Luego, otro de los abogados de Bártoli, Adrián Murcho, pidió que se cite a declarar a Carrascosa como imputado, con una asistencia letrada, o en calidad de testigo, planteo que causó sorpresa en los jueces y en todos los presentes.

«Está condenado como partícipe del hecho de debate y el  código sólo prevé los dichos en forma excepcional y de manera escrita, por lo que deviene improcedente la declaración», resolvió el tribunal.

Poco antes, la fiscal Laura Syseskind había argumentado que la convocatoria a Carrascosa «no corresponde de ninguna forma ya que se violaría la garantía de juez natural del proceso».

«Carrascosa no está imputado en este juicio ni puede ser  traído a declarar como testigo», agregó.

El viudo actualmente cumple prisión perpetua, desde hace dos años, en un penal de Campana como acusado de haber asesinado a su esposa, tras un fallo del Tribunal de Casación bonaerense que le aplicó esa pena y está siendo revisado por la Suprema Corte de Justicia.

 

Más testigos

Luego, Murcho solicitó que vuelvan a declarar ocho testigos que ya lo hicieron, a lo cual los jueces hicieron lugar con la salvedad de que se los interrogue limitándose a cuestiones que no hayan sido preguntadas con anterioridad y sólo por los nuevos hechos imputados a Bártoli.

Entonces, volverán a ser citados María Luisa Lanusse  (madrastra de María Marta), Carmen Aberastain (amiga), Jorge González Zuelgaray (vecino), Miguel Hamilton Taylor (amigo de la familia), Enriqueta Vazquez Mansilla (esposa del presidente del country), Diego Piazza (vecino), María Inés Bermudez (amiga) y María José Díaz Herrera (amiga).

En tanto, se aceptaron como nuevos testigos por la defensa de Bártoli a Amadeo Piazza, Pedro Castillo, Verónica Sala, Alfredo Torres, Alberto Romero y Roxana Ognio, quienes serán convocados oportunamente.

Ayer por la tarde, declararon Eduardo Canedi, ex gerente de operaciones de la firma de seguridad «Cazadores», y Miguel Angel Spiccia, presidente de la misma empresa, quienes explicaron en un plano del country dónde se encontraban las alarmas perimetrales y las cámaras y cómo se ubicaban los vigiladores.

Luego declararon Cristian Magnoli y Diego Godoy, dos policías que para la época del crimen trabajaban en la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Pilar y tres días después del homicidio fueron a la casa de la víctima para tomarle una declaración testimonial al viudo Carlos Carrascosa.

En este juicio, están siendo juzgados Guillermo Bártoli,  cuñado de la víctima; Horacio García Belsunce (h) y John Hurtig, hermanos; el vecino Sergio Binello, el médico Juan Gauvry Gordon y la masajista Beatriz Michelini.

 

 

Mañana llega el “pituto”

Los testigos de la jornada del jueves están  directamente ligados a la búsqueda de la «bala-pituto» que John Hurtig arrojó por el inodoro y que fue hallada tras la absorción  del contenido de la cámara séptica por medio de un tanque  atmosférico.

Se trata de los bomberos y policías José Luis Dipólito, Julio Riquelme y Héctor Entreolivano.

También está citado Fernando Aragón, amigo de Hurtig, quien fue testigo de cómo éste halló la bala sobre un manto blanco donde se arrojaron los baldes que contenían los restos extraídos.

Además, se escuchará al perito balístico Jorge Fernando Paz, quien hizo el estudio sobre los cinco proyectiles que se hallaron en el cráneo de la víctima y también examinó el famoso pituto.

 


La jornada de hoy
Declara el forense que hizo la autopsia

Uno de los médicos forenses que realizó la autopsia al cadáver de María Marta García Belsunce, asesinada en 2002 en el country Carmel de Pilar, será el testigo más importante al continuar mañana el juicio oral y público por el encubrimiento del crimen.

La audiencia comenzará a las 10, ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro, en el edificio judicial situado en la calle Ituzaingó 340, de la zona norte del conurbano.

El testigo más relevante es Héctor Moreira, perteneciente a la Policía Científica de San Isidro, quien practicó la autopsia el 2 de diciembre de 2002, fecha en que se conoció que la víctima había sido asesinada de cinco balazos en el cráneo y no había muerto en un accidente doméstico.

El testigo será consultado sobre cuestiones relevantes para  los imputados en este juicio, tales como si los orificios que tenía María Marta en la cabeza podían o no ser observados a simple vista.

Los otros testigos citados son el perito en rastros Héctor  Sosa y  el perito fotógrafo Enrique Chionga, quienes deberán detallar el trabajo que realizaron en la casa de la víctima.

Comentarios