Fiscal admitió que dudó desde el comienzo de hipótesis del accidente

Jaun Martín Romero Victorica contó que fue al velatorio como amigo y que, de repente, le brotó su “profesión de fiscal”. Dijo que John Hurting mostró “fastidio” cuando él comenzó a investigar.

viernes, 24 de junio de 2011 · 00:00

 

Romero Victorica dijo que desde el primer momento hubo cosas que no le cerraron.

 

El fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal Juan Martín Romero Victorica aseguró ayer que desde el inicio dudó de que María Marta García Belsunce hubiera muerto al caer en la bañera y recordó que el medio hermano John  Hurtig mostró “fastidio” cuando él comenzó a investigar lo sucedido.

Al declarar ante el Tribunal Oral Criminal 1 de San Isidro, que juzga a familiares, un médico y una masajista por el encubrimiento del crimen, Romero Victorica dijo además que cuando se enteró de que habían tirado un “pituto” él “inmediatamente” pensó “en una bala, una munición”.

El fiscal de Cámara recordó que fue al country Carmel para el velatorio porque era amigo de la familia García Belsunce. “Fui ahí como amigo y, de repente, me brotó mi profesión de fiscal”, aseguró.

Según Romero Victorica, cuando conversó con Horacio García Belsunce éste le manifestó dudas sobre lo sucedido con su hermana. “Acá hay cosas que no me cierran’, me dijo Horacio en el velatorio”’, recordó el fiscal, quien más tarde agregó que él pensó algo parecido, ya que “no daba una caída para que (María Marta) tuviera fractura de cráneo con pérdida de masa encefálica”.

El testigo añadió que se enteró del hallazgo del “pituto” por el propio Horacio, quien le dijo que lo habían encontrado tirado en el piso del baño.

“Yo pensé inmediatamente en una bala, en una munición”, dijo Romero Victorica, al tiempo que recordó que le preguntó a Horacio qué habían hecho con ese elemento, a lo que éste respondió: “Lo tiraron”.

“Les pregunté ¿cómo que lo tiraron? y dijo: ‘No tiene

explicación Juan, que querés que te diga’”, detalló.

Romero Victorica dijo que en el velatorio “fue John Hurtig el primero que empezó a sospechar y el que le transmitió sus sospechas a Horacio”.

Según el fiscal, decidió entonces caminar entre la gente y empezar a interrogar a las personas, momento en que notó que había gente que se fastidió con su actitud. Romero Victorica dijo que notó especialmente “fastidiado” a John Hurtig y que en un momento se le acercó.

“Lo notaba muy nervioso y me dijo: ‘¿Sabés lo que vas a lograr? que venga la policía y descubra que entró un villero, que María Marta lo descubrió robando y la mató. Yo perdí a mi hermana y no vamos a lograr nada con eso”, aseguró el fiscal.

Esta es la primera vez que Romero Victorica se presenta  a declarar como testigo en un juicio por este caso, ya que al debate en el que terminó condenado el viudo Carlos Carrascosa no quiso concurrir y se amparó en la ley orgánica del Ministerio Público, que le permite declarar por escrito, lo que tampoco hizo.

En aquella ocasión, el funcionario judicial dijo a Télam que el fiscal Diego Molina Pico era un “ignorante jurídico” por citarlo y aclaró que si le enviaban un cuestionario, lo iba a responder.

“Yo no defiendo a nadie. Los García Belsunce son todos unos mentirosos y el fiscal Molina Pico quiso cubrir sus errores, como hacer la autopsia un mes más tarde, a mis espaldas”, señaló por entonces.

En la jornada de ayer también declararon Elena Caride y María José Díaz Herrera, dos amigas de María Marta García Belsunce que reconocieron que durante el velatorio tuvieron dudas acerca de que la muerte se había producido en forma accidental.


Enemigos íntimos

Su encuentro con Molina Pico

En su declaración de ayer, el fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, Juan Martín Romero Victorica, dijo que en el velatorio, tuvo una charla con el fiscal Diego Molina Pico cuando éste llegó al lugar junto al entonces jefe de la DDI Pilar, Aníbal Degastaldi, pero luego se retiró sin ordenar la autopsia u otra medida.

“Cuando llega Molina Pico con Degastaldi yo sentí un alivio”, aseguró Romero Victorica, pero aclaró: “No me dediqué a ir atrás”, del entonces fiscal de Pilar.

Explicó que luego estuvo “en una reunión en la que estaban (el cuñado de la víctima, Guillermo) Bártoli, Horacio, Molina Pico, Degastaldi” y dijo creer que también estaba Hurtig, en la que “se hablaba si se la enterraba o no.

Precisó que en ese encuentro le dijo a Bártoli “que vaya a buscar el certificado de defunción y éste tardó más de una hora y no lo consiguió. Un mes después del crimen me llama Horacio llorando y me dice: teníamos razón en sospechar, a María Marta la mataron de cinco tiros”, concluyó.

Comentarios