Las llamadas telefónicas, vitales para saber si hubo encubrimiento

Con el análisis de esas comunicaciones, los fiscales tratarán de probar las responsabilidades de los imputados. Ayer se examinó un grupo y varias comprometen a los acusados.

jueves, 23 de junio de 2011 · 00:00

 

Horacio García Belsunce ingresando a los Tribunales de San Isidro.

 

Los fiscales del juicio oral por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce exhibieron ayer por primera vez en el debate una serie de llamadas telefónicas con las que intentarán probar responsabilidades de los imputados.

Se trata de datos que surgen del programa Vínculos por Análisis Informáticos de las Comunicaciones (VAIC), el cual fue mostrado ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro por un experto en el tema.

Esto ocurrió luego de la declaración como testigo del actual subjefe de la Policía bonaerense y creador del VAIC, Hugo Matzkin, durante la cual hubo largas discusiones entre los fiscales Laura Zyseskind y Leonardo Loiterstein y los abogados defensores sobre su uso y el acceso a la información que contiene.

Tras dar una extensa explicación técnica sobre cómo funciona el VAIC, el comisario general Matzkin afirmó que el programa “no es alterable”, dijo que no hace falta ser un especialista para usarlo y “está hecho para que todos puedan buscar la prueba y no está creado como inquisición”.

El abogado de Horacio García Belsunce, Daniel Murcho, se quejó de que podía acceder sólo a parte de la información en “jeroglíficos” porque tenía una versión del programa de 2004, lo cual causó gran enojo en Loiterstein, que casi a los gritos exclamó: “Estamos cansados de que ustedes sospechen de nuestra mala fe”.

La presidenta del tribunal, María Elena Márquez, pidió a los defensores que moderen su conducta y advirtió que puede aplicar sanciones disciplinarias, mientras que la fiscal dijo que ella también había tenido problemas con el programa.

Entonces ingresó a la sala el analista en comunicaciones Pablo Zaicovsky, de la Policía Bonaerense, quien con un disco compacto que contenía la versión 2008 del VAIC pudo mostrar sin problemas, a través de un proyector, las 53.281 llamadas analizadas en la causa.

A partir de ese momento, Zyseskind sorprendió a todos los presentes cuando pidió al técnico que le mostrara datos referidos a 25 llamadas que eran de su interés y que involucraban a los imputados García Belsunce, Guillermo Bártoli y Sergio Binello, hermano, cuñado y vecino de la víctima.

El listado comenzó con la famosa llamada del 27 de octubre de 2002, tras el crimen de María Marta, cuando su viudo, Carlos Carrascosa, llamó a la empresa OSDE para pedir una ambulancia a las 19.07.

Una comunicación que la fiscal remarcó fue una que ese día a las 20.14 se realizó a la funeraria Casa Sierra, donde luego se obtuvo un certificado de defunción falso de María Marta, desde un abonado identificado como Coppol S.A.

Fuentes judiciales consultadas por Télam afirmaron que Coppol es una empresa que pertenecía a Binello, quien de esta forma también habría tenido alguna intervención en la tramitación del certificado de defunción, algo que más temprano negó en su declaración como testigo Enrique Hamilton Taylor, amigo de éste y de Bártoli.

También se mostró una llamada hecha a las 20.19 desde Casa Sierra a Nelly Solari, quien trabajaría en esa firma, y otra de las 20.29 de Coppol S.A. a esta misma mujer, lo que los fiscales interpretarían como “maniobras previas” a la tramitación del certificado falso, explicaron los voceros.

Otra comunicación es una realizada por Bártoli a las 20.21 a un abonado que figura como Luna Linda S.A., que sería una empresa de un amigo de Carrascosa, y que los fiscales creen que compromete a al cuñado de la víctima.

“Son todas empresas que tienen que ver con los imputados”, dijo una de las fuentes a Télam y explicó que a lo largo del juicio esos datos del VAIC les servirán a los fiscales para probar el encubrimiento del crimen.

Por último, se exhibieron los datos de las llamadas que García Belsunce realizó al comisario retirado Angel Casafus ese mismo día a las 22.04 y a las 22.55, supuestamente para pedirle que le “sacara la policía de encima”, según dijo el policía al declarar la semana pasada. 

 

53.281

llamadas telefónicas son analizadas en la causa por encubrimiento. 

 

Revuelo

La decisión de los fiscales de adelantar parte de su estrategia y de confirmar con el VAIC algunas declaraciones ya prestadas causó revuelo en la sala, y los imputados entraron y salieron varias veces mientras se proyectaba el resultado del sistema informático.

Por último, se acordó que el especialista dejara la última versión del VAIC en poder del tribunal, que los jueces guardaran un disco original y que se entregara una copia a cada parte para que todos puedan acceder a la misma prueba.

Comentarios