Una fiesta que reunió fútbol y amistad

La Asociación Pilarense organizó un encuentro que congregó a equipos de Villa María, Paraná, Berazategui y Lincoln. Jugaron amistosos y disfrutaron de cenas en un complejo de Villa Rosa.

jueves, 2 de junio de 2011 · 00:00

 

La Selección de la Asociación en uno de los amistosos jugados en el poli.

 
 

La Asociación Pilarense de Fútbol organizó el fin de semana un encuentro futbolístico del cual participaron equipos llegados desde las ciudades de Villa María (Córdoba) y Paraná (Entre Ríos), además de los bonaerenses de Lincoln y Berazategui.

El encuentro marcó un hito dentro del fútbol local de veteranos, ya que muestra una vez más que la pelota no es simplemente un elemento que se utiliza dentro de una cancha al quedar demostrado el pasado fin de semana que la amistad, cordialidad y calidez humana se pueden realizar en torno a ella.

Tal vez el fútbol fue simplemente una excusa para la llegada del interior del país de este grupo de jugadores que, como los de la zona, confraternizaron no sólo a nivel futbolístico sino también compartiendo almuerzos y shows.

La jornada arrancó el sábado con la llegada de las delegaciones de Córdoba y Entre Ríos, quienes fueron recibidas y agasajadas por los muchachos de Pilar.

Luego de estar alojados en un placentero lugar en Villa Rosa, los equipos se presentaron en el polideportivo municipal para jugar varios partidos amistosos con futbolistas de los equipos que integran varios planteles de la Asociación Pilarense de Fútbol.

Luego de los encuentros y entre fotos, charlas, cansancio llegó la cena en la que se disfrutó de un encuentro muy ameno compartido por todos los que estuvieron dentro de las canchas.

Esto fue emotivo, ya que los muchachos pudieron también disfrutar de un cantante traído por Ernesto Villa, delegado de Chacabuco, equipo que juega en la APF.

 

Domingo de emociones

El domingo, y bien temprano llegaron los representativos de Berazategui y Lincoln, que junto a los cordobeses, entrerrianos y pilarenses se midieron todos contra todos, para conocerse bien dentro de la cancha.

La verdad que la edad, el cansancio y el frío no fueron escollos para que estos pibes mayores de 40, 50 y 60 años disfrutaran detrás de la pelota, la alegría que brinda el fútbol.

Tras los partidos, todos volvieron al lugar de concentración donde la gente de APF los esperaba con el almuerzo listo. Empanadas, asado, acompañado con algo para mojar, fueron los argumentos de la cita. Las risas, las anécdotas, los compromisos, también fueron condimentos especiales del encuentro.

Cuando llegó la hora de entrega de premios y recordatorios, más de uno llegó al punto de la emoción, pero eso era lo de menos, quedando sellada a fuego la amistad entre todos los presentes.

Además los visitantes no se cansaban de agradecer a los anfitriones por el enorme esfuerzo realizado y el compromiso puesto de manifiesto para que todo fuera una verdadera fiesta.

Queda en claro una vez más que cuando las cosas se hacen bien, estos encuentros salen en forma positiva. El trabajo en conjunto crea situaciones reales que hacen a una sociedad que parece haber perdido todos sus valores.

En un futuro mediato todos esperan volver a participar de un encuentro de estas características, en cualquier lugar y allí, seguramente, la APF dirá presente.

Comentarios