La autopsia reveló que Carla fue asesinada a golpes en la cabeza

La joven murió por las contusiones provocadas con un pedazo de mampostería hallado en el lugar. No se pudo determinar si fue violada. Investigan imágenes captadas por cámaras de seguridad linderas.

miércoles, 15 de junio de 2011 · 00:00

 

Carla Milens había cumplido 19 años el sábado. Su familia busca justicia.

 

En el día de ayer trascendieron detalles de la autopsia que se le practicó al cuerpo de Carla Milens, la joven de 19 años que fue asesinada el último domingo por la mañana en el barrio El Manantial, donde vivía junto a su familia.

Según una alta fuente de la investigación a la que accedió El Diario, la muerte se produjo por “paro cardiorrespiratorio traumático a consecuencia de múltiples traumatismos de cráneo”. Al parecer, la joven fue golpeada con un pedazo de mampostería encontrado en el lugar del hecho por los investigadores.

El cuerpo presentaba varias contusiones en el rostro y en el cráneo, más otra muy importante en la zona abdominal. Además, la víctima tenía hematomas en las muñecas.

La autopsia también reveló que la incineración se produjo una vez muerta la joven, posiblemente para borrar rastros de él o los agresores. El deceso se produjo entre las 8 y las 9 de la mañana, poco tiempo después de que la chica descendiera del colectivo, teniendo en cuenta que de acuerdo a los tiempos calculados por los investigadores, habría bajado del micro alrededor de las 8 de la mañana.

La misma fuente afirmó que “de la autopsia no surge que haya sido abusada”, aunque aclaró que para confirmar esta información aún “deben realizarse las correspondientes pericias en laboratorio, cuyos resultados demandarán varios días”, dado el deterioro que presentaba el cuerpo debido a los efectos del fuego, situación que dificulta en esta primera instancia una evaluación detallada y concreta.

En cuanto a la evolución de la investigación para dar con él o los asesinos de la joven, ninguna hipótesis es descartada por el momento, según reveló uno de los pesquisas del homicidio. Mientras tanto la Justicia continúa recibiendo declaraciones de familiares y allegados a la joven.

 

Cámaras

Por otra parte, los investigadores del crimen analizaban en las últimas horas las imágenes tomadas por cámaras de seguridad pertenecientes a una estación de servicio ubicada a pocos metros del lugar del hallazgo del cuerpo, a fin de dar con rastros del atacante.

La estación de servicio está ubicada a unos 150 metros del lugar donde se estima que la joven habría sido interceptada al bajar del colectivo en el que se transportaba. Las cámaras de vigilancia urbana del lugar registraron algunas imágenes durante la mañana del domingo que podrían ser útiles para avanzar en la pesquisa.

Tal como informaron los investigadores, están siendo analizadas por efectivos de la DDI de Pilar, bajo las órdenes del fiscal Gonzalo Acosta, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 3.

 

Despedida

Los restos de Carla fueron inhumados ayer al mediodía en el cementerio municipal de Pilar frente a un concurrido grupo de amigos, familiares y vecinos. La víctima había cumplido 19 años el último sábado. El domingo a las 6 de la mañana, al finalizar su turno de trabajo en el bingo Oasis de Pilar del Kilómetro 50, abordó una combi junto a su novio –también empleado de la casa de juegos- y otras compañeras de trabajo.

Todos descendieron en el centro de Pilar y según fuentes de la investigación, la pareja habría acompañado a una de las compañeras a tomar un colectivo. Luego, ambos se dirigieron al departamento del joven, ubicado en las cercanías del corredor nocturno de la ruta 8 en el centro de Pilar, donde según el relato del muchacho habrían permanecido hasta las 7.15, momento en el que el joven la acompañó a tomar el colectivo Ruta Bus en dirección a su casa. A partir de ese momento, nada más se supo sobre Carla.

Al constatar la ausencia de la joven, los familiares iniciaron una búsqueda por los alrededores de la vivienda, ubicada en el barrio El Manantial, al tiempo que dieron aviso a la policía. El abuelo de la joven, Hugo Milens, señaló que “el hermano mayor” de Carla “fue el que encontró el cuerpo” después de rastrillar toda la zona. “Es un lugar que no se transita mucho. Es prácticamente una selva. En el fondo de todo eso hay una casa de dos plantas, que está abandonada hace muchos años. Los chicos caminaron hasta ahí por intuición y encontraron el cuerpo”, dijo en declaraciones a la prensa.

El cuerpo fue encontrado en el primer piso de una construcción abandonada, golpeado e incinerado, con la ropa puesta. La precaria edificación está ubicada en un descampado situado en la intersección de la colectora de la ruta 8 –a la altura del kilómetro 57- y la calle Los Naranjos, a unos 600 metros del domicilio particular de la chica.


“Queremos que saquen esta selva”

Según el relato de vecinos de la zona, la casa donde fue hallado el cuerpo de Carla Milens cumplía la función de “aguantadero” de delincuentes, por lo que una de las recomendaciones frecuentes de quienes viven en el barrio es la de no transitar por las inmediaciones del predio.

No obstante eso, el lugar era un sitio de paso utilizado habitualmente para cortar camino para llegar al barrio El Manantial.

Familiares y vecinos pidieron justicia por el caso y protestaron por el abandono de la zona donde apareció el cuerpo. “Queremos que saquen esta selva para que lo que le pasó a Carla no le pase a otra chica», expresó el abuelo de la joven.

Comentarios