Lo detienen en el cajero de un banco céntrico

miércoles, 18 de mayo de 2011 · 00:00

 

Frente del lector de tarjeta que fue arrancado.

 

La policía logró detener a un delincuente en el preciso momento en que se encontraba robando en un banco céntrico de la ciudad de Pilar. Ya había arrancado el frente del lector del cajero automático cuando llegaron los uniformados. Si bien trató de justificar su accionar diciendo que iba a realizar una operación, fue apresado de inmediato. La policía cree que robaba ese elemento para después “armar” los conocidos “pescadores de tarjetas”.

Voceros policiales manifestaron que el hecho sucedió a las 7.50 de la mañana del lunes último en el sector de cajeros automáticos del Banco Francés, ubicado en la intersección de las calles Tucumán e Ituzaingó, en Pilar. Ocasionales transeúntes dieron aviso de inmediato a la Comisaría 1ª sobre las actitudes sospechosas de un individuo que se encontraba en el interior del banco.

Hasta allí llegaron de inmediato los efectivos y corroboraron que el sujeto aún permanecía adentro. Cuando se le preguntó a qué se obedecía su presencia en el lugar respondió que estaba intentando extraer dinero.

Si bien la tarjeta que tenía en su poder no estaba a su nombre, tampoco disponía de saldo alguno para la extracción de efectivo. Ante la sospecha de un segundo intento por convencer a los policías con argumentos falsos y poco creíbles, se lo identificó y requisó ante testigos circunstanciales.

En el bolsillo interior de su campera de color gris, se le encontró -perfectamente guardado en una bolsita de nylon- el frente del lector de tarjeta de uno de los cajeros automáticos del lugar. El mismo había sido arrancado delicadamente y con todo el conocimiento técnico para no dañar el referido elemento.

Una vez conducido a la dependencia policial se estableció que el sujeto tiene 27 años de edad y que desde hace unos tres meses vive en la calle Noruega al 700 de la localidad de Presidente Derqui. Anteriormente tenía domicilio en la ciudad de Moreno. Además se comprobó que contaba con antecedentes policiales por robo calificado en salideras bancarias en esa última zona.

La hipótesis de los investigadores apunta a que el individuo se dedicaría a robar ese tipo de elementos de los cajeros automáticos para luego “fabricar” los famosos dispositivos caseros conocidos como “pescadores de tarjetas”.

Los mismos son realizados de forma artesanal, utilizando ese frente de plástico robado de los cajeros y mediante una especie de lazo con hilo de coser colocado en el interior. De tal manera que cuando los clientes del banco ingresan la tarjeta plástica, esta se queda “trabada”, el cliente intenta sacarla pero no puede y ahí aparece “alguien para ayudarlo” o se retira del lugar ofuscado e impotente por la circunstancia sufrida. Es ahí cuando nuevamente está “ese alguien” para retirar la tarjeta y realizar la extracción correspondiente. Interviene en la causa la Unidad Funcional de Instrucción en turno de Pilar.

Comentarios