Una joven recibió una pedrada en el tren y tuvo que ser internada

El ataque se produjo a poco de salir de la estación Del Viso en la línea Belgrano Norte. El impacto le dio en la frente donde le aplicaron cinco puntos de sutura y tuvo que permanecer tres días en el Hospital Sanguinetti.

8 de febrero de 2011 - 00:00

 

Ya está en su casa. Fabiana Pérez, de 28 años, muestra en su rostro los rastros del ataque vandálico.

 

Una joven de 28 años resultó herida de una pedrada en la cabeza en momentos en que viajaba en una formación ferroviaria que venía desde Retiro con destino a la localidad de Villa Rosa. El hecho ocurrió a poco de salir de la estación de Del Viso.

La víctima fue asistida por los circunstanciales pasajeros y al llegar a la estación cabecera, fue trasladada en una ambulancia hasta el Hospital Juan Cirilo Sanguinetti de Pilar, donde permaneció internada tres días.

Por el momento sigue su recuperación en su domicilio particular mientras continúa siendo sometida a estudios médicos para evaluar las consecuencias del mal momento que le tocó pasar.

Este tipo de ataques no sería esporádico, ya que son varios los pasajeros del Belgrano Norte que refieren que ocurren cada vez con más frecuencia, casi siempre en la misma zona. En tanto que por este acto vandálico aún no hay detenidos.

Si bien el hecho trascendió en las últimas horas, fuentes policiales aseguraron que el mismo se desencadenó cerca de las 20.30 del miércoles 2 de febrero, cuando la víctima, identificada como Fabiana Pérez, viajaba en el tren que se dirigía desde la estación de Retiro a Villa Rosa.

La formación tenía a las 20.25 como horario previsto para su salida desde Del Viso. Pero a poco de partir, se calcula unos cuatro minutos después, se produjo el ataque, más precisamente entre la calle Florida y el puente de la autopista Panamericana.

En diálogo con El Diario la víctima recordó que “el tren venía con atraso. Salimos desde la estación de Del Viso hacia Villa Rosa, hacía mucho calor y las ventanillas estaban casi todas con los vidrios levantados”.

A su vez la mujer prosiguió su relato recordando: “Yo venía mensajeando con mi mamá y en un momento determinado alcanzo a inclinar un poco la cabeza hacia adelante y fue en ese momento que sentí un fuerte golpe en la cabeza, en la frente”.

El impacto no le hizo perder el conocimiento pero de inmediato se vio “bañada en sangre”, según recordó. “Algunos pasajeros que iban en el mismo vagón se acercaron para ayudarme, también llegó el guarda y ellos me asistieron con una prenda para ponerme en la frente”.

Cuando el tren llegó a Villa Rosa una enfermera que viajaba en el mismo tren le brindó los primeros auxilios hasta que llegó la ambulancia. 

La joven fue derivada con toda premura hasta el Hospital Sanguinetti donde los médicos le realizaron los chequeos y estudios pertinentes a fin de observar la gravedad de la herida. A su vez debieron aplicarle cinco puntos de sutura en la frente. Eso derivó en tres días de internación y actualmente continúa la recuperación en su domicilio particular.

En cuanto al ataque algunos pasajeros dijeron que de vez en cuando entre las estaciones Del Viso y Villa Rosa los trenes son atacados a pedradas a la altura de los barrios Ferroviario, La Loma, Pinazo y Los Tilos. Posteriormente la denuncia fue realizada en la Comisaría 6ª de Villa Rosa, caratulándose como “lesiones”. Interviene la Unidad Funcional de Instrucción Nº 2 de Pilar a cargo de Leonardo Loiterstein.

 

Colectivo apedreado

Un adolescente de 13 años sufrió ayer una fractura de cráneo al recibir una pedrada en la cabeza arrojada contra el micro en el que viajaba rumbo a la costa atlántica con su familia, a la altura de la localidad bonaerense de Glew, informaron fuentes policiales.

La policía investiga si la piedra fue arrojada por delincuentes que intentaron hacer detener el micro para desvalijar a los pasajeros o si se trató de un acto vandálico sin una motivación específica.

El adolescente alcanzado por la piedra sufrió una lesión cortante en la cabeza y una fractura en la zona temporo occipital y, tras ser asistido en un hospital de Glew, fue derivado al hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata, donde era evaluado por especialistas.

 

 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar