Carrascosa quiere defenderse en público ante la Suprema Corte

El viudo pretende presentarse en una audiencia pública para reclamar que se revoque la condena a prisión perpetua. Disparó contra la Justicia, el fiscal y los medios periodísticos.

23 de febrero de 2011 - 00:00

 

Carlos Carrascosa, el día que fue condenado por el asesinato de su esposa.

 

El viudo Carlos Carrascosa pidió a la Suprema Corte de Justicia bonaerense presentarse en una audiencia pública para reclamar que se revoque la condena a prisión perpetua dictada en su contra por el crimen de su esposa María Marta García Belsunce, a la que calificó de “injusta”.

En un escrito presentado ante el máximo tribunal de la Provincia de Buenos Aires, al que accedió Télam, Carrascosa sostuvo que debe implementarse ese sistema “dada la trascendencia pública sin precedentes” que ha tenido el caso y el “inéditamente extendido interés que ha concitado en la opinión pública”.

“Las distorsiones de que ha sido objeto (el hecho) han conducido a mi injusta condena a prisión perpetua como presunto autor de su muerte”, afirmó el imputado, detenido desde hace un año y siete meses en un penal para mayores de Campana.

El objetivo del viudo es ir a defenderse en persona y junto a sus tres abogados, en una audiencia abierta al público, ante los miembros de la Suprema Corte que deben decidir si confirman o revocan el fallo del Tribunal de Casación bonaerense que lo condenó a prisión perpetua.

Según el viudo, a quien el lunes la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Isidro le negó el arresto domiciliario, viene siendo víctima de “gravísimas violaciones a reglas procesales, constitucionales y convencionales”, y recordó que su caso fue presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Es evidente que el caso reúne las condiciones de gravedad, trascendencia e interés de la opinión pública, (ya que) prácticamente no hay hogar en la República Argentina donde no haya una opinión formada sobre este caso, debido a la versión tergiversada dada por los medios”, afirmó el condenado.

Tras remarcar que fue absuelto en el delito de homicidio por el Tribunal Oral en lo Criminal 6 de San Isidro en 2007, Carrascosa sostuvo que no hay pruebas para incriminarlo y recordó que tras un examen de ADN se determinó que en el lugar del hecho hubo un hombre y una mujer que nunca fueron individualizados y que no son ni él ni sus familiares.

“Si virtieron su sangre en el lugar es porque fueron ellos quienes atacaron a mi esposa y fueron heridos por ésta en su intento desesperado por defenderse, circunstancia probada en la causa”, aseguró.

María Marta García Belsunce (50) fue hallada muerta el 27 de octubre de 2002 en su casa del country Carmel, de Pilar, con medio cuerpo semisumergido en la bañera, y su marido siempre sostuvo que creyó que se trató de un accidente porque era “muy torpe”.

Sin embargo, una autopsia practicada un mes después comprobó que la mujer tenía seis balazos en la cabeza, el viudo se convirtió en el principal sospechoso y fue procesado por el hecho.

En un juicio realizado por el TOC 6 de San Isidro en 2007, Carrascosa fue absuelto del homicidio y condenado a cinco años y medio de prisión por el encubrimiento, pero recuperó la libertad un mes después.

Sin embargo, el fiscal Molina Pico apeló el fallo ante Casación y ese tribunal, en julio de 2009, condenó al viudo a prisión perpetua al hallarlo culpable de homicidio agravado por el vínculo.

 

19 meses

Lleva detenido Carrascosa en el penal de Campana por el crimen de su esposa.

 

Duras críticas a Molina Pico

Reflotó la vieja hipótesis de que fue un atacante externo

También dijo que en el juicio oral se probó que él llegó a su casa después que su esposa fuera atacada y que poco antes fue desactivada la alarma perimetral del country Carmel donde vivían.

“Esto refuerza la hipótesis de que los autores del hecho fueron sujetos ajenos al country, en posible connivencia con personal de vigilancia”, remarcó, retomando una de las teorías que siempre esbozó.

Carrascosa volvió a criticar al fiscal Diego Molina Pico, y dijo que “desesperado porque no podía encontrar el motivo por el cual un marido afectuoso en un matrimonio pacífico de 30 años podía matar a su esposa, lanzó al ruedo la hipótesis de que el móvil del homicidio fue su una vinculación con el cartel de Juárez”.

En el juicio oral, se dio a conocer que el fiscal llegó a esa hipótesis por un anónimo y que luego no halló más pruebas.

El viudo también cuestionó al Tribunal de Casación Penal bonaerense por haberlo condenado en forma directa y haber suprimido el reenvío a un tribunal oral para que lo vuelva a juzgar, lo que a su entender derivó en una “privación arbitraria de la libertad mediante un encarcelamiento preventivo ilegítimo”.

“Lo que hizo Casación es ilegal y anticonstitucional: no puede un tribunal superior en un recurso donde se discrepa con los hechos fijados volver a valorar los hechos y dictar ¡el mismo! una sentencia condenatoria”, remarcó.

Por último mencionó que la Procuración General ya se pronunció en contra de revocar la sentencia por cuestiones  técnicas.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar