Matan a prófugo del ataque al blindado en la Panamericana

Fue tras tirotearse con la policía que lo había sorprendido manejando un auto robado poco antes. Lo buscaban por la emboscada que terminó con dos policías muertos en noviembre último.

15 de febrero de 2011 - 00:00

 

Hace 10 años “El Sucio” Guardo se “hizo famoso” por una toma de rehenes en General Rodríguez.

 

El prófugo más buscado por el asalto al blindado en el que mataron a dos policías en la localidad de Escobar en noviembre último, murió en un tiroteo con policías en Los Polvorines, Partido de Malvinas Argentinas, informaron fuentes policiales y judiciales.

Se trata de Diego Gabriel Guardo Monte (34), alias “El Sucio”, quien hace 10 años fue protagonista de una resonante toma de rehenes ocurrida en una estación de servicio de General Rodríguez, en la que mantuvo apuntado con su pistola a un reportero gráfico.

Según los investigadores, el hombre fue localizado el domingo a la madrugada en un auto robado y murió luego de tres tiroteos con policías que terminaron en una casa de Los Polvorines donde el delincuente había tomado como escudo humano a su dueño.

Fuentes de la Jefatura Departamental Pilar informaron que todo comenzó a la una del domingo en Grand Bourg cuando personal de un móvil de la comisaría 1ª de Malvinas Argentinas quiso identificar y detener a los dos ocupantes de una Volkswagen Suran que había sido robada horas antes en esa misma jurisdicción.

Al advertir la presencia policial, los sospechosos dispararon con pistolas y escopetas contra el patrullero y lograron escapar a gran velocidad.

La Jefatura Departamental Pilar emitió el alerta y así fue como otro móvil, esta vez de la Comisaría 2ª de Malvinas encontró la Suran en la calle César Bacle entre 9 de Julio y Baroni de Los Polvorines, y divisó que los dos sospechosos huían a pie.

Uno de los delincuentes logró escapar, pero el cómplice -luego identificado como Guardo-, quiso pasar inadvertido detrás de un Fiat 147 que estaba estacionado por un desperfecto y el capó levantado en las calle Pallieri entre 9 de Julio y Baroni.

Guardo amenazó a las dos personas que estaban arreglando el auto, pero cuando se dio cuenta de que los policías se acercaban para detenerlo, comenzó a disparar con dos pistolas iniciando el segundo enfrentamiento.

El sospechoso comenzó a huir e intentó, sin éxito, refugiarse en una primera vivienda, pero saltando por los techos logró entrar por los fondos a una casa situada en la calle Baroni al 1700, donde primero le disparó sin dar en el blanco y luego tomó de rehén al dueño de la propiedad, un hombre de 58 años.

Siempre según la versión policial, Guardo intentó escapar con el rehén como escudo humano, pero luego lo empujó, corrió y se parapetó detrás de un auto Fiat Duna, donde se produjo el tercer, más intenso y último tiroteo.

Según las fuentes, el asaltante cayó muerto de al menos tres impactos de bala -uno en el mentón, otro en una axila y el tercero en el pecho-, mientras que el rehén y los policías resultaron ilesos.

En el lugar quedaron esparcidas al menos 25 vainas servidas, producto de los disparon con las pistolas semiautomáticas del delincuente y de los policías, según precisaron las fuentes.

Horas más tarde y gracias a los tatuajes, a las fichas dactilares y al reconocimiento positivo de una prima, la policía advirtió que el delincuente muerto era “El Sucio” Guardo, quien desde noviembre tenía orden de captura por el intento de robo al blindado del Banco Provincia en el que fueron asesinados dos policías.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar