Detienen a un vendedor de drogas en pleno centro

Se le encontró una importante cantidad de envoltorios de cocaína y marihuana listos para comercializar. Lo venían investigando desde hacía un tiempo. Contaba con antecedentes.

10 de febrero de 2011 - 00:00

 

Las drogas que le incautaron al detenido en Bataglia y Rincón. Las llevaba adentro de una riñonera. 

 

Un vendedor de drogas con antecedentes penales fue detenido por la policía durante la noche del martes en la ciudad de Pilar. En su poder los efectivos le hallaron una importante cantidad de clorhidrato de cocaína de máxima pureza y otro tanto de picadura de marihuana, ambos estupefacientes listos para su comercialización.

De acuerdo a voceros oficiales, el puesto a disposición de la Justicia tiene 34 años y se domicilia en Presidente Derqui, más precisamente al 400 de la calle Albania del barrio Toro.

El operativo estuvo a cargo del Gabinete Criminológico de la Comisaría 1ª de Pilar, la Subdelegación de Investigaciones, y la Delegación de Drogas Ilícitas. Los tres sectores policiales hacía más de un mes que venían haciendo trabajos de inteligencia que incluyó, entre otras tareas, infiltrarse como potenciales compradores hasta que se logró concretar el procedimiento incautándose una importante cantidad de ambas drogas.

Según voceros policiales, los trabajos de inteligencia implicaron montar un control de automotores que permitiría dar con el sospechoso cuando se disponía a entregar tanto la cocaína como la marihuana. Tal es así que siendo aproximadamente las 22.30, se armó un sorpresivo control de automotores en la intersección de las calles Bataglia y Rincón, ubicada entre la ruta 8 y el kilómetro 54 de Panamericana, una zona donde el pasado lunes se aprehendió a otro consumidor y revendedor de drogas.

Es que el narcotraficante ya era seguido por los policías de civil, porque todo indicaba que se internaría por ese barrio. Y no se equivocaron porque al llegar a bordo de un automóvil Renault 12, marrón claro y chapa patente WQB 118, los uniformados del operativo le indicaron detenerse sobre la banquina para un presunto control de rutina.

Pero la verdad era otra porque primero se determinó que los números del motor como el del chasis no coincidían con los que figuraban en la cédula verde.

Luego se comprobó que las dos numeraciones eran apócrifas ya que habían sido acuñadas sobre las originales. De ahí en más se comenzó a revisar minuciosamente todo el vehículo buscando las drogas.

La búsqueda no duró mucho porque debajo de uno de los asientos, y disimulada con trapos, los policías encontraron una riñonera. Al abrirla dieron con lo que buscaban: 70 tizas de cocaína equivalentes a poco menos de 300 gramos, y que al someterlas al análisis químico dieron una importante pureza.

Pero el hallazgo se extendió a 30 envoltorios de picadura de marihuana que al pesarlos arrojaron algo más de 500 gramos. Por la pureza y el peso del clorhidrato de cocaína, más la cantidad de marihuana se determinó que el individuo lejos estaba de apelar a la figura de “consumo personal” y muy cerca de ser un vendedor al que se le abortó una inminente venta en la zona donde fue detenido. Los dos tipos de estupefacientes y el auto fueron incautados al tiempo que el acusado quedó a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 3 de Pilar y la Nº 12 de San Isidro, bajo el cargo de “aprehensión por infracción a la ley 23.737, tenencia ilegal de estupefacientes con fines de comercialización”. En paralelo se lo procesó por “encubrimiento” habida cuenta que el Renault 12 tenía falsa numeración de chasis y motor, por lo que nunca supo fundamentar su origen y tenencia.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar