Asaltaron a un matrimonio en su casa del centro de la ciudad

Dos delincuentes ingresaron a la vivienda. Los amenazaron con un cuchillo y una pistola. Se llevaron joyas, dinero y un auto que apareció más tarde, destruido, en Moreno.
miércoles, 7 de diciembre de 2011 · 00:00

 

La policía acudió rápido tras la denuncia de las víctimas del robo.

 

 

Un matrimonio fue asaltado por dos delincuentes en su vivienda del centro de la ciudad de Pilar. Durante el hecho, les robaron los ahorros, sus joyas de plata, algún electrodoméstico y el automóvil adquirido a principios de año.

El hecho ocurrió hace unos 15 días y el temor de las víctimas hizo que recién ahora se decidieran a contarlo, aunque resguardando su identidad.

Según la pareja, que vive cerca de las denominadas “cinco esquinas”, más precisamente sobre Nazarre y Silvio Braschi, eran cerca de las 11 de la mañana del sábado cuando la mujer estaba colgando la ropa en el cordel del terreno. A esa hora y en esa zona el tránsito de vehículos y peatones es intenso, pero eso poco les importó a dos malvivientes que treparon al portón que da a la calle para amenazarla de muerte con un revólver. Eso generó que la víctima, una conocida docente de colegios de Pilar y Presidente Derqui, se desmayara. Pero eso tampoco les importó, porque la arrastraron hasta el interior de la casa para, al mismo tiempo, sorprender a su esposo que salía del baño.

En minutos la mujer volvió en sí, pero fue para atravesar una pesadilla, ya que los ladrones comenzaron a exigirles “las joyas de oro” mientras amenazaban a su marido con un filoso cuchillo tipo tramontina.

Al cabo de unos minutos se convencieron de la inexistencia de oro y así se limitaron primero a robarles las alianzas y luego unas cadenitas y anillos de plata y unos miles de pesos ahorrados con el objetivo de un tratamiento médico.

 

Auto

Ya conformes, cortaron el teléfono de línea, se hicieron de los celulares de las víctimas, y les pidieron la llave del  Chevrolet Agile que la pareja adquirió este año.

Acto seguido la encerraron en una de las dependencias y pusieron en marcha el flamante rodado estacionado en el terreno por donde habían entrado. No se sabe si por estar bajo el efecto de estupefacientes o por escapar rápidamente con todo lo robado que los malhechores primero chocaron dos veces contra la pared y portón y finalmente salieron hacia las cercanas rutas 25 o 28. Horas más tarde el auto aparecería casi completamente destruido en un barrio de Moreno.

Es que el vehículo contaba con un sistema de rastreo y ni bien los dueños se liberaron alertaron a la empresa responsable y a la Comisaría 1ª de Pilar. Enseguida llegó un patrullero, al tiempo que la firma había detectado que el rodado circulaba cerca del hospital de Ciudadela y alertó a la policía de aquella jurisdicción.

Sin embargo varios minutos después se perdió el rastro sin que los efectivos pudieran dar con los ladrones.

Pese a eso una hora más tarde se volvieron a ubicarlo, pero ya en el distrito de Moreno. La policía otra vez fue informada y así comenzó una segunda búsqueda que se prolongó por algo más de una hora, aunque sin buenos resultados porque el Chevrolet fue encontrado dentro de una zanja del barrio Las Catonas de aquel Partido lindante.

Estaba casi completamente destruido, y los delincuentes pudieron escapar.

“Ignoro si eran perseguidos por la policía y por eso perdieron el control o si iban a muy alta velocidad y se clavaron dentro de una zanja, lo concreto es que le doblaron el chasis, el motor saltó y el interior quedó inservible, ahora estamos tramitando con el seguro que nos den otro”, dijo finalmente una de las dos víctimas.

Comentarios