Golpe comando asaltó a una familia en un barrio cerrado

Ocurrió el jueves en Casablanca, ubicado en el km4.500 de la ruta 25. Maniataron al grupo familiar y les sustrajeron dinero y pertenencias, para luego escapar robándoles el auto.
sábado, 5 de noviembre de 2011 · 00:00

Un grupo comando ingresó a un club de campo de Pilar y asaltó a una familia residente en el lugar. El grupo sorprendió a los ocupantes de la vivienda y, golpeando al jefe de la casa, los ataron de pies y manos, encerrándolos en la planta alta y procediendo a desvalijar el hogar.

El hecho ocurrió pasadas las 21.30 del jueves, en el barrio privado Casablanca, ubicado sobre la ruta 25 a la altura del km 4.500- camino a Moreno- cuando finalizaba la cena familiar (el padre de 43 años, su esposa de 40, y dos hijos de 8 y 15 años) y se disponían a salir a caminar por algunos minutos por el interior del predio.

“Estaba por cerrar la puerta principal para salir- contó el vecino a El Diario- y fuimos sorprendido por al menos cuatros delincuentes encapuchados, con guantes y armados con pistolas de grueso calibre. Nos metieron en la casa y a mí me golpearon en  la cabeza sin siquiera resistirme, en ese mismo momento ya nos sacaron los cuatro celulares que teníamos”.

Mientras su herida sangraba, “me levantaron y junto a mis dos hijos me llevaron hasta la planta alta, donde nos ataron de pies y manos con nuestros propios cintos y remeras, sin dejar de pedirnos la plata que teníamos ahorrada. Mientras tanto, a mi esposa uno de los sujetos la tenía apuntándole con el arma en la cabeza, mientras le tapaba la boca para que no gritara. Luego la llevaron hasta otra habitación de la planta alta y, atada con las manos atrás y una remera en la cabeza -como una especie de capucha- la encerraron sola, siempre con amenazas de muerte contra toda la familia”.

A partir de allí, los delincuentes se dedicaron a  revisar todas las dependencias de la casa, encontrando un pequeño cofre en donde la familia guardaba unos 7 mil pesos en efectivo. También encontraron algunas joyas, como relojes, pulseras, cadenitas y colgantes de oro, cuyo valor no fue precisado. Unos 40 minutos después, los ladrones escaparon en el automóvil de la familia -un Suzuki Fun de color rojo patente FKW 849-, en el que cargaron diferentes electrodomésticos como dos televisores, un equipo de audio y una computadora, como así también gran variedad de ropa y calzado de la familia, para darse rápidamente a la fuga, saliendo la entrada principal.

Los delincuentes habrían ingresado por un agujero que realizaron en el tejido perimetral, en un costado de la vivienda que desvalijaron. Hasta el momento, continúan prófugos.

Comentarios