Aparecen más víctimas de robos violentos en el barrio Villa Buide

Un joven de 21 años volvía de la casa de su novia y lo golpearon, dejándolo inconsciente. Se despertó sin zapatillas, ni celular. Fue en el mismo lugar donde atacaron al anciano.
miércoles, 5 de octubre de 2011 · 00:00

 

Para la víctima los delincuentes estaban escondidos detrás de los autos.

 

 

 

Un nuevo caso de robo violento sobre la calle Cañonera Tortuga se conoció en las últimas horas. Ocurrió el pasado domingo 25 de septiembre cuando un joven de 21 años fue atacado por la espalda y lo dejaron inconsciente.

Despertó unos 30 minutos después y estaba tirado en la vereda de las ex canchas de fútbol, con signos de haber recibido una brutal golpiza.

Además, los vecinos cuentan del robo a una pareja de adolescentes, que también fue golpeada, y de un hombre que fue perseguido por tres sujetos, todos los hechos ocurridos en el mismo lugar.

El joven que prefirió reservar su identidad por seguridad, ya que es vecino de la zona, volvía de la casa de su novia que vive en el barrio Villa Verde.

Eran las 3.15 de la mañana y el chico, a bordo de su bicicleta, decidió cruzar las vías y tomar por la calle Cañonera Tortuga.

Según cuenta, vio a un grupo de adolescentes que corría delante de él y a dos jóvenes que pasaron en sentido contrario.

Pero al llegar al lugar donde fue atacado y encontrado tirado Desiderio Soriano de 75 años, 20 días antes, sobre la misma calle, entre Pedro Cabral y Corbeta Uruguay, fue donde la víctima no recuerda nada más.

 

Ataque

El joven recuperó la conciencia cerca de las 4 de la madrugada. Estaba tirado sobre la vereda, junto a su bicicleta y su mochila. Pero le faltaban las zapatillas y el teléfono celular.

Tenía un fuerte golpe en la cabeza, encima de la nuca, el brazo derecho golpeado y muy hinchado y una hemorragia en la boca, que también estaba hinchada como si hubiese recibido fuertes golpes.

Al levantarse, asegura se dirigió a su casa que queda a unas cuadras de ahí y vio como por la calle Musladini tres jóvenes caminaban como yendo hacia la Escuela Media Nº 8, Tratado del Pilar. Remarcó que tuvo intenciones de seguirlos, incluso dejó la bicicleta en su casa y salió descalzo, como lo habían dejado los delincuentes. Al volver a su casa, lo encontró la madre y como él no recordaba qué le había pasado llamó a su novia, Gisela, para preguntarle si sabía algo.

Luego fueron al Hospital de Pilar, donde le dijeron que estaba bien y que la pérdida de memoria sería temporal. No contentos con la atención, asistieron a la clínica San Marcos y la respuesta de los médicos fue similar.

Pero a 10 días del hecho, el joven aún no recuerda qué le paso, sólo asegura que lo atacaron al pasar frente a las ex canchas de fútbol y junto a tres automóviles que están allí varados.

“Cree que estaban escondidos detrás de los autos y salieron cuando él pasó”, dijo Gisela.

Pasadas las 7 de la mañana de ese mismo día, el joven se acercó  la Comisaría 1ª de Pilar, para asentar la denuncia junto a sus familiares: “todo quedó en la nada”, aseguró la novia.

 

Más hechos

En el mismo vecindario, aseguraron que hace apenas unos días, una parejita de adolescentes que caminaba por la misma arteria, Cañonera Tortuga, fue atacada en el mismo lugar.

Si bien los vecinos no tienen detalles de lo que ocurrió, saben que la pareja regresaba hacia el barrio Villa Verde y fue abordada y asaltada e incluso, ambos resultaron golpeados.

En tanto, otro vecino del lugar regresaba de jugar un partido de fútbol, pasadas las 23, y al pasar por donde estaban las canchitas, tres hombres que estaban allí parados, lo observaron y comenzaron a seguirlo.

A los pocos metros, la “presa” amagó con sacar algo de la mochila y colocárselo en la cintura, simulando ser un arma. Lo que hizo que los delincuentes reconsideraran sus intenciones y se volvieran rápidamente y para esconderse en el terreno de las ex canchas de fútbol.

 

 

Soriano y Basualdo
Se suman los hechos

El crimen de Desiderio Soriano de 75 años, que falleció en el Hospital Sanguinetti a causa de un derrame cerebral provocado por una feroz golpiza que le dieron para robarle 80 pesos y un anillo de oro, fue el punta del iceberg de un problema de inseguridad e impunidad en el barrio Buide.

Tras ese hecho, salió a la luz otra muerte extraña y con similares características, la de Jorge Basualdo, que en febrero último estaba en el mismo bar de donde salió Soriano antes de ser atacado y falleció por las mismas causas que el anciano. Derrame cerebral producto de fuertes golpes, que para el médico que lo atendió, no correspondían a una caída.

Con los últimos testimonios, que milagrosamente no terminaron en tragedia, suman al menos cinco los casos de robos violentos y golpizas en una calle muy peligrosa y un local que genera dudas.

Comentarios