La Mole: “Voy a reventarle la cabeza”

Fabio Moli habló en exclusiva con El Diario y calentó la pelea con Ezequiel Zárate del 14 de mayo en Pilar. "Este chango no ha peleado con nadie todavía", agregó el ex campeón de los Pesados.
jueves, 22 de abril de 2010 · 00:00

“Donde he ido, he peleado y dado espectáculo”, aseguró La Mole.

 

 

Ezequiel Zárate tiene por delate su máximo desafío hasta el momento en su ascendente carrera como boxeador profesional. El próximo 14 de mayo, enfrentará en Peñarol a Fabio La Mole Moli.

El gigante cordobés, ex campeón argentino, será la gran atracción de la velada y en diálogo con El Diario, ya empezó a calentar la previa con todo su carisma.

Arrancó tranquilo y conciliador La Mole. “Me he enterado que es un chico muy querido, con muchos seguidores en Pilar. Estoy con el promotor de él, estamos bien”, resaltó.

Pero en el cierre de la entrevista, disparó con la munición gruesa que tratará de hacer explotar en el cuadrilátero.

“No lo he visto pelear (a Zárate). Me han llegado comentarios de sus victorias ante Ceballos y Acevedo. Aparentemente, este chango no ha peleado con nadie todavía. Y ahora se va a encontrar con un boxeador de verdad”, prepoteó.

“Creo que va a tener que demostrar que va a pelear con Fabio La Mole Moli. No contra el gordo Ceballos, ni con Acebedo”, remarcó.

-¿Cómo te estás preparando para esta pelea?

- Estoy muy bien. Creo que Zárate me va a encontrar en mi mejor momento. Estoy bárbaro y esperando que llegue el 14 de mayo. Estoy trabajando todos los días en doble turno, con mi preparador y unos changos de sparring. Estoy muy bien para esta pelea.

-¿En qué peso llegarás a Pilar?

- Calculo que llegaré en 116 y 117 kilos. Excelente. Lo importante es que estoy bien preparadito y me siento fuerte. Algunos me quieren hacer bajar más, pero yo ya no me siento cómodo. En este peso me siento bárbaro y si estoy más pesado, me siento mucho mejor.

 

Por lo visto en la última presentación de Zárate, habrá casi 20 kilos de diferencia. Y esa potencia puede ser un factor clave en el desenlace. Chiquito deberá aprovechar su velocidad y movilidad.

Aunque Fabio se mostró sin flancos débiles. “Estoy muy rápido, veloz y fuerte. Estoy trabajando como un boxeador profesional”, sentenció.

-¿Se te nota confiado con la pelea en Pilar?

- No. Es que la mentalidad mía es positiva. Yo voy a ir a reventarle la cabeza y reventarle los sesos. Eso no me la saca nadie. He ganado y he perdido, pero esa mentalidad no me la saca nadie.

“Puedo perder, ganar o empatar, pero voy a ir pensando en reventarle la cabeza al chico éste (por Zárate). No me importa nada”, amenazó La Mole.

Y aclaró: “Donde he ido, he peleado y dado espectáculo. Con esa mentalidad voy a ir allá”, concluyó.

 

Le apuntó a todos

“Lo quiero matar” 

Ezequiel Zárate no fue el único blanco elegido por Fabio Moli en sus picantes declaraciones a El Diario. El actual campeón argentino, el Carnicero Díaz, fue al que le tiró con munición más gruesa. “Si hay un boxeador que odié en esta carrera boxística es a ese h… de p… No lo puedo ni ver. A ese Carnicero lo quiero matar. Es una bosta el tipo ese”.

Más distendido y cordial, pero siempre crítico, analizó el presente del boxeo argentino. “No salen boxeadores, porque no es fácil. Yo estoy trabajando con la Municipalidad de Córdoba en un gimnasio para sacar chicos de la calle. Son chicos muy pobres, algunos tienen condiciones, pero no pueden. Tienen que laburar, tienen que comer. No hay plata. No hay apoyo”, se lamentó.

 

Del teatro a la TV 

Un showman arriba y abajo del ring 

Además de ser boxeador profesional, Fabio Moli fue una de las principales atracciones que tuvo la última temporada de teatro de Carlos Paz.

“Fui a probar una semana y me quedé 2 meses. Fui la figura del teatro, la atracción de la temporada”, se agrandó La Mole. Y no contento con eso, ahora se sumará a la televisión, al ser protagonista de Bailando por un Sueño.

-¿Esto será paralelo al boxeo o pensás dejar de lado los cuadriláteros?

- El boxeo es mi vida, mi pasión. No tengo ni pensado dejar el boxeo. No es fácil hacer boxeo, a veces pasan 4 o 5 meses sin peleas y me van saliendo estas cosas en la vida. Me salen y las hago. Pero mis horarios de gimnasio no los negocio.

“Cuando me llamaron de Bailando les dije que no. A Tinelli le dije que a Buenos Aires no iba. ‘Traé las bailarinas acá, porque mis horarios de gimnasio y entrenamiento son mi límite.’ Así que eso lo pude acomodar y seguimos”, contó.

-¿Y cómo andás en el baile?

- Soy un pata dura mal (risas). No hay estilo que enganche. Me oriento un poquito con el cuarteto y la cumbia, porque soy cordobés.

Comentarios