Automovilista consigue frustrar una salidera en pleno centro

Persiguió a los ladrones que acababan de robarle a una docente. Los detuvo tras varias cuadras, con ayuda de un policía. Los dos delincuentes son mayores de edad y nacionalidad colombiana.
viernes, 2 de abril de 2010 · 00:00

Al llegar frente al hospital, el vecino logró detener el auto de los ladrones.

 

 

Un hecho delictivo con ribetes cinematográficos tuvo lugar luego del mediodía del último miércoles en el centro neurálgico de la ciudad de Pilar. En una típica salidera bancaria, una docente fue atacada por un delincuente dentro de un comercio para robarle su cartera. Luego, el malviviente huyó corriendo y cuando parecía que escaparía con un cómplice en una moderna camioneta, ambos fueron interceptados por un ocasional peatón y por un policía.

Entre ambos los redujeron, le devolvieron la cartera a la víctima, y los ladrones fueron puestos a disposición de la Justicia que ordenó alojarlos en los calabozos bajo la causa de ‘robo calificado en poblado y en banda’. Además, no dejó de llamar la atención en ámbitos policiales que los dos ladrones son jóvenes y de nacionalidad colombiana.

De acuerdo a voceros oficiales, todo comenzó minutos después que una profesora de 54 años, domiciliada en el barrio Las Margaritas, de Pilar, retirara dinero de una céntrica sucursal bancaria.

La mujer debía encontrarse con su hija, pero ésta estaba haciéndose atender en un centro de estética ubicado sobre la intersección de Lorenzo López e Ituzaingó, y entonces decidió esperarla dentro del comercio para luego partir juntas, sobre todo, por una cuestión de seguridad de cara a la importante suma que llevaba.

Pero sus movimientos dentro del banco habían sido observados por dos delincuentes especializados en salideras.

Tal es así que ante la sorpresa de la docente, su hija, la propietaria del local y otras clientas, uno aprovechó para colarse cuando ella estaba entrando.

Delante de todas las mujeres, y sin mediar palabras, le tomó la correa de la cartera y tiró fuertemente con intenciones de cortarla. Pero sólo logró que la mujer cayera al suelo y así comenzara un forcejeo donde al cabo de varios segundos pudo arrebatársela y salir del comercio.

 

Carrera

Sin embargo, el malhechor no esperaba que tanto la víctima como una empleada salieran detrás para perseguirlo. De hecho comenzó a correr, algo que no hizo desde el principio para no llamar la atención.

Pero entonces apareció un protagonista clave: un ocasional automovilista oyó los gritos de las mujeres y vio a los dos delincuentes –uno abrazando una cartera de mujer- subiendo a una camioneta Ford Eco Sport.

El hombre inmediatamente se percató de que era un robo y no dudó en intervenir porque se le puso al lado con intenciones de evitar que arrancaran e ingresaran al tránsito.

Pero los delincuentes aceleraron a fondo, prácticamente le tiraron su vehículo encima y por muy poco no lo chocaron, para luego encaminarse por la calle Víctor Vergani.

Eso no evitó que el inesperado justiciero los siguiera y que al llegar a la esquina con Independencia los sobrepasara para cruzarle su rodado.

La fortuna estuvo de su lado y de la docente, que aún corría detrás, porque un oficial de la Comisaría 1ª que rondaba la zona del hospital municipal oyó los gritos e intervino sacando su pistola y exigiéndole a los malvivientes que descendieran.

Así lo hicieron, pero lejos de entregarse cada uno corrió en distintas direcciones.

Así comenzó una tercera persecución que para los dos duró menos de 50 metros porque uno fue reducido por el uniformado, y su cómplice por el hombre que les había cortado el paso con su auto.

En escasos minutos llegó un patrullero que los trasladó a la seccional de calle Tucumán.

A su vez la profesora recuperó su cartera con la importante suma de dinero, y luego radicó la denuncia penal.

Los tienen  23 y 30 años. Ambos se domicilian en Moreno y son de nacionalidad colombiana.

En tanto, la policía trataba de constatar si la costosa camioneta que tripulaban era robada o no, y hasta el cierre de esta edición no le había saltado un pedido de secuestro. En caso de que el vehículo perteneciera a uno de ellos, se demostraría que se manejaban con importantes sumas de dinero.

 

 

Policía asesinado 

Un policía bonaerense fue asesinado a balazos por al menos dos delincuentes que lo atacaron para robarle la moto en la que regresaba del trabajo a su casa, en el Partido de La Matanza, y, a raíz del hecho, esta noche se  detuvo a cinco sospechosos, luego de que familiares y amigos de la víctima protestaran en la ruta 3 en reclamo de justicia.

Un jefe policial aseguró a Télam que «se detuvo a cinco  hombres que se sospecha que tuvieron participación en el hecho y se secuestraron motocicletas similares a las utilizadas por los atacantes».

Los operativos fueron realizados en las localidades  bonaerenses de González Catán y Laferrére, aunque la fuente reconoció que entre estos detenidos no se encontraría el autor material de los disparos que le causaron la muerte al efectivo.

 

Comentarios