Por segunda vez en un mes roban en un country de Villa Rosa

Encapuchados asaltaron a un analista de sistemas y a su esposa. Se llevaron 500 pesos en efectivo. No se estableció por dónde ingresaron. En el mismo lugar habían entrado en la casa de un reconocido médico.
viernes, 16 de abril de 2010 · 00:00

El barrio La Pradera volvió a ser blanco de los robos a countries.

 

Por segunda vez en un mes, delincuentes asaltaron una casa del barrio privado La Pradera, de la localidad de Villa Rosa. Según confirmaron fuentes policiales, el hecho ocurrió cerca de las 2.30 de la madrugada de ayer en la urbanización ubicada sobre la calle Caamaño, dentro del complejo Haras del Pilar, a la altura del kilómetro 46 de la ruta Panamericana.

En ese mismo lugar, el 14 de marzo último, habían asaltado a un reconocido oftalmólogo estadounidense. A su vez, el 11 de diciembre pasado, delincuentes habían reducido a un matrimonio y a sus pequeños hijos mellizos y se llevaron 1.000 dólares y joyas.

En el caso ocurrido esta madrugada, un analista de sistemas de 40 años de edad y su esposa de 38, dieron aviso a la policía vía Nextel. En principio relataron que fueron sorprendidos mientras dormían, por dos sujetos encapuchados y con armas de fuego. Si bien no efectuaron la denuncia policial, las víctimas indicaron que los ladrones tenían unos treinta años de edad y que después de reducirlos, comenzaron a revisar todas las dependencias de la vivienda.

Lograron encontrar, según las propias víctimas, unos 500 pesos en efectivo y luego se dieron a la fuga tal como llegaron, sin que nadie note su presencia.

Las fuentes policiales indicaron que cuando los efectivos de la Comisaría 6ª de Villa Rosa llegaron al lugar, el matrimonio asaltado trató de minimizar el hecho.

En cuanto a los custodios de la vigilancia tampoco tenían  conocimiento del mencionado asalto a la familia y menos aún por dónde ingresaron o salieron los delincuentes.

La casa está ubicada a sólo 50 metros del alambre perimetral  por lo que los investigadores creen que los delincuentes podrían haber entrado por allí, pese a que los sensores y las alarmas no detectaron ningún movimiento.

Un alto jefe policial le dijo a El Diario que “estamos trabajando de oficio porque hasta el momento las víctimas no se presentaron a efectuar la denuncia correspondiente a la dependencia a la que pertenece jurisdiccionalmente. Están bastante reacios a colaborar con la respectiva investigación”.

La misma fuente indicó que “de todas maneras se inició una actuación de oficio y ahora será la fiscalía la que deberá convocar a la víctima para que declare formalmente y cuente todo lo que pasó”.

El de esta madrugada es el segundo robo ocurrido en un mes en el mismo country La Pradera, ya que el 14 de marzo tres delincuentes armados asaltaron al médico oftalmólogo estadounidense Charles Van Lansing (47) junto a su esposa y sus tres hijos.

En aquella oportunidad, los ladrones maniataron a toda la  familia en una habitación, revolvieron todos los ambientes, se apoderaron de unos 4.000 pesos, 1.500 dólares, joyas y teléfonos celulares y huyeron en el Ford Mondeo del médico hasta los fondos del barrio, donde dejaron el auto abandonado y saltaron el alambre perimetral.

La policía criticó en ese entonces los sistemas de seguridad del barrio al detectar que no funcionaban algunas cámaras y alarmas del perímetro.

El 27 de marzo la policía detuvo a dos hermanos de 27 y 29 años, en el vecino Partido de Escobar, acusados de formar parte de una banda dedicada precisamente al robo de countries.

Entre otros serían los responsables del atraco perpetrado contra el oftalmólogo, y un robo denunciado en La Macía, en la localidad de La Lonja, como así también podrían tener vinculación con un hecho ocurrido en Indio Cua, Exaltación de la Cruz.

Como consecuencia de los allanamientos se secuestró una importante cantidad de armas: una escopeta calibre 12, una pistola calibre 12 marca Rexio, un revólver calibre 22 sin marca, una pistola calibre 22 marca Bersa, dos revólveres calibre 38, una pistola calibre 9 mm. marca FM y cerca de 80 proyectiles de diferentes calibres

La causa del robo de ayer recaerá en el fiscal Marcos Petersen Victorica de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Pilar, el mismo que investiga el asalto ocurrido el domingo pasado en el tradicional Tortugas Country Club de Pilar.

Allí, las víctimas fueron la defensora oficial de menores porteña Marta Bonomi, su marido abogado y una empleada de la casa que estuvieron una hora privados de la libertad por tres delincuentes que les colocaron armas en la boca y robaron joyas y 60.000 pesos.

 

 

 

En Los Pilares

Sorprenden a dos delincuentes cuando cortaban el alambrado

Un intento de asalto tuvo lugar en las últimas horas del miércoles en el country Los Pilares de la localidad de Villa Rosa, unas horas antes de que dos encapuchados asaltaran a un matrimonio en el barrio La Pradera (ver pág. 12).

Según informaron fuentes policiales, cerca de las 23 del miércoles último, los vigiladores de la empresa que custodia el referido emprendimiento alertó a través del número de emergencias 911, que personas desconocidas estaban intentando cortar el alambrado perimetral que da a un predio baldío hacia la calle Ginestera.

Varios móviles de la Comisaría 6ª de Villa Rosa y del destacamento policial de la localidad de Zelaya confluyeron en el lugar y divisaron que al menos tres desconocidos amparados por la oscuridad reinante, se daban a la fuga a campo traviesa.

Luego los mismos efectivos con los integrantes de la seguridad interna del barrio privado, corroboraron que efectivamente los sujetos ya habían cortado parte del alambrado perimetral, supuestamente para ingresar al interior del mismo y luego cometer un robo en alguna de las viviendas del emprendimiento.

A partir de este hallazgo se recorrió la totalidad de los alrededores del predio y no se pudo constatar más irregularidades. La misma policía determinó que sólo quedó en un fustrado intento.

 

 

Asesinato en Mercedes

“Todo empezó porque nos pusimos a hablar con dos chicas”

El amigo de José Darío Duarte aseguró que la pelea en la que fue asesinado su amigo en Mercedes comenzó porque conversaron con dos chicas que eran amigas de sus  agresores y les convidaron un trago de naranja.

Se trata de Darío Verna, quien se hallaba con Duarte la mañana del sábado pasado en Mercedes y recibió algunos golpes por parte de la misma patota que mató a su amigo.

“Todo empezó porque nos pusimos a hablar con dos chicas a las que les pedimos un trago y ellos se enojaron. Tenían un vaso de naranja y nos convidaron, pero a ellos no les gustó lo que pasaba. Nosotros seguimos caminando y ellos nos insultaron y después nos empezaron a pegar”, dijo en la mañana en declaraciones a la prensa.

Verna explicó que luego “se sumaron los otros, seguro que eran conocidos de ellos porque se cruzaron de vereda. Primero eran cinco y después vinieron los otros de enfrente. Calculo que serían amigos”.

Además, aclaró que los agresores “no dijeron nada, directamente vinieron a pegar. No hubo intercambio de palabras”.

Durante la pelea, el muchacho contó que lo tiraron al piso, pero luego alcanzó a pararse y a correr algunos metros, hasta que volvió a caer.

Finalmente, Verna relató que se refugió en una estación de servicio que queda frente al boliche.

Respecto a la detención de uno de los jóvenes vinculados al crimen, Verna contó que lo reconoció cuando caminaba horas después del hecho por el centro de Mercedes.

“Iba por el centro de Mercedes y vi que estaban en un barcito, sentados afuera, en unas sillas. Había un grandote que lo tengo acá (se señaló entre ceja y ceja). Llamé a la policía y se los marqué”, dijo.

El joven contó que en ese momento los investigadores se llevaron a cinco, pero que luego uno solo quedó detenido.

Comentarios