Murió un joven arrollado por un tren en la estación de Pilar

Se arrojó de la formación en marcha apenas ingresó al andén. Pero cayó bajo las ruedas. Vivía en José C. Paz, tenía 21 años y trabajaba en una empresa del Parque Industrial local.
miércoles, 17 de marzo de 2010 · 00:00

El joven se arrojó apenas el tren llegó al andén de la estación de Pilar.

 

 

Un fatal accidente se cobró la vida de un trabajador en las primeras horas de la mañana de ayer. El lamentable suceso tuvo lugar en la estación Pilar del ferrocarril San Martín cuando un joven de 21 años cayó debajo de la formación y murió inmediatamente por las terribles heridas que le ocasionaron las ruedas del vagón.

De acuerdo a voceros policiales, siendo las 5.25 llegaba un tren a la estación Pilar desde Retiro. Como es habitual lo hacía aminorando la marcha, pero a poco de ingresar al andén y estando a unos 80 metros de detenerse totalmente en la plataforma para el descenso de todos los pasajeros, uno de ellos se arrojó cuando recién comenzaba a recorrer el andén número 2 de la estación, por donde hacía su ingreso la formación.

Según sus compañeros de trabajo, era habitual que hiciera eso. Pero esta vez pisó mal, se resbaló y literalmente fue succionado por el vagón hasta las vías.

De esa forma, fue arrollado por las ruedas y encontró la muerte en segundos.

La víctima fue identificada por la policía como Matías Marcelo Seco, de 21 años y domicilio en calle Tolstoi 2857 del distrito de José C. Paz.

Una mujer que estaba en el andén en el momento de la tragedia le relató a El Diario que “el muchacho bajó corriendo, antes de que el tren se detuviera, se trastabilló y cayó debajo del tren. Aparentemente quiso bajar rápido para ir a tomar el colectivo”.

Se sabe que desde algunos años trabajaba como obrero en una fábrica de Pilar y que su acostumbrada y peligrosa rutina de arrojarse con la formación aún en marcha exclusivamente se debía a querer cruzar las vías y llegar antes que otros trabajadores a la cola para subir al micro que lo llevaba hasta su destino laboral.

Ante la tragedia, desde la estación se alertó al 911 y un patrullero de la Comisaría 1ª de Pilar acudió con dos efectivos que inmediatamente llamaron a los Bomberos Voluntarios que debieron hacer un arduo trabajo para recuperar las varias partes seccionadas del infortunado obrero.

Finalmente, sus restos fueron depositados en la morgue del Cementerio Municipal y cerca de las 8 de la mañana un hermano que llegó desde José C. Paz lo reconoció y recuperó su bolso con algunas prendas de vestir y un celular.

Comentarios