Testigo favorece al suspendido juez de Campana

jueves, 25 de febrero de 2010 · 00:00

El suspendido juez federal de Zárate Campana, Federico Faggionatto Márquez, se encontró al asumir el cargo, en 2001, con un tribunal “en estado de colapso, con problemas de infraestructura, de recursos humanos y de trámite de expedientes con causas ‘desaparecidas’” declaró ayer un testigo en el “jury” de enjuiciamiento que se lleva adelante contra el magistrado.

“No había libro de registros, con ‘efectos’ (materiales que secuestran los tribunales entre ellos documentos, armas o drogas) perdidos, era un caos”, sostuvo el abogado Esteban Diéguez Herrera, un ex secretario del juzgado que había sido designado en ese tribunal antes de la llegada de Faggionatto Márquez.

En sentido inverso ponderó que el cuestionado magistrado  “llegaba a las 7 de la mañana, se tomaba una hora para almorzar, algunas veces ni eso, y trabajaba hasta las 8 o 10 de la noche, incluidos sábados y domingos”.

El testigo señaló que Faggionatto Márquez “instrumentó la metodología de comparecer personalmente en cada caso de secuestro para garantizar la vida de las víctimas y el resultado de la investigación”.

Respecto de las causas por narcotráfico en esa jurisdicción, el testigo afirmó que “desbordaban” el tribunal y que el entonces juez “ponía especial ahínco en restablecer a ese juzgado colapsado”.

También sostuvo que “antes, todos los fallos de Campana eran revocados por la Cámara Federal” y durante la gestión de Faggionatto Márzquez esa tendencia se revirtió y el 95 ó el 97 por ciento son confirmaciones”.

Sobre la “causa de la soja”, donde el suspendido juez está acusado por la venta de una cosecha en un campo vinculado con una causa por secuestros que tramitaba en su tribunal; se registraron frecuentes desacuerdos con Cabral que varias veces requirió la intervención del camarista Juan Facundo Giúdice Bravo, presidente del jury.

Comentarios