Opinión

Un Juzgado de Faltas especializado en cuestiones ambientales: es justo y necesario

domingo, 8 de agosto de 2021 · 08:12

Fue en el año 2015 cuando el Municipio puso en marcha el segundo Juzgado de Faltas de Pilar. Hasta entonces, el único en funcionamiento recibía unos 20 mil expedientes por año, en su mayoría por infracciones de tránsito. No obstante, por entonces comenzaban a ser cada vez más frecuentes las contravenciones vinculadas con bromatología o medio ambiente.

A seis años del acontecimiento y a la luz del crecimiento poblacional e industrial que experimentó Pilar en la última década, el distrito está a la espera de un nuevo hito en su historia judicial: contar con un tercer Juzgado de Faltas, especializado en cuestiones ambientales. 

En incontables ocasiones, ambientalistas locales advirtieron sobre la contaminación proveniente de empresas radicadas en el distrito. Y fue hacia fines de 2019, en el marco de la celebración del segundo aniversario del Día Provincial del Río Luján, cuando presentaron un duro informe sobre la crítica situación que atraviesa el cauce.

En él se reflejaba su preocupación por el aumento de la contaminación en el río, tanto por parte de vecinos residenciales que colaboran con grandes cantidades de basura, pero sobre todo por parte del Parque Industrial de Pilar, cuyas empresas –en muchos casos- arrojan sus efluentes aguas arriba, con metales y productos orgánicos de diversa índole y generan periódica mortandad de peces.  

A su vez, la cercanía de las fábricas con las zonas residenciales es una de las aristas más preocupantes de los problemas ambientales que atraviesan a Pilar y fue por esto que en 2018, cuando el código de planeamiento se encontraba en la etapa final, desde nuestro espacio propusimos una serie de medidas para amortiguar el impacto de la radicación de industrias en espacios linderos a zonas residenciales. 

La más relevante apuntaba a la creación de “anillos ambientales”, para evitar que los vecinos convivan con los riesgos derivados de la producción. 

En el proyecto, se especificaba que en las zonas Industrial Exclusivo Limitado (IEL) e Industrial Exclusivo (IE) no se permitirá la instalación de industrias Categoría 3, cuando estas sean perimetrales a la zona industrial y linderas con zonas residenciales, o complementarias residenciales.

En ese sentido las zonas industriales pasaron a ser Zona Mixta Industrial (ZMI) en su perímetro externo, con predominio de industria liviana, vivienda, comercio y servicios. 

Aunque la medida fue incorporada, la misma no tiene carácter retroactivo por lo que al día de hoy en el distrito contamos con empresas que son un potencial peligro para los vecinos de la zona y organismos de control cuya labor es –como mínimo- insuficiente.

Todo lo expuesto hace cada vez más imperiosa la necesidad de contar con un Juzgado de Faltas que permita poner en práctica los mecanismos de sanción correspondientes para las fábricas que por acción u omisión pongan en peligro el ambiente, los recursos naturales y la salud de los habitantes que las rodean. 

Es urgente que Pilar se encamine hacia convertirse en una ciudad sostenible y ecológicamente viable, por lo que ponemos desde nuestra bancada en el Concejo Deliberante todas las herramientas a disposición para que se concreten las acciones que -sin descuidar las variables económicas necesarias para el desarrollo del distrito-, garanticen la sanidad de los pilarenses. 
 

Comentarios