Rugby - Unión de Buenos Aires

San Patricio tuvo su ''SITAS'' con la gloria

El Celeste ganó 14-8 en El Palomar y subió a la Primera A, en una de las grandes conquistas del club. Con un Federico Cacciabue decisivo y Agustín Noceda anotando el try clave, Sanpa ascendió tras 37 años.

San Patricio tuvo su ''SITAS'' con la gloria

(RUGBY LTD). HISTÓRICO. La formación de San Patricio que logró el ascenso a Primera A.

San Patricio escribió una de sus páginas más gloriosas en su historia en el Repechaje A-B de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) y se llevó el ascenso para el 2020.
El Celeste rompió los pronósticos y superó a SITAS, que venía de la división superior, como visitante por 14-8 con una enorme tenacidad combinada con la iluminada tarde de Federico Cacciabue.
El medioscrum se encargó de patear a los palos y apuntalar el trabajo de sus compañeros acertando tres penales que le dieron el liderazgo en el marcador a los pilarenses.
La presión defensiva fue otro argumento clave para que Sanpa no deje desplegar el juego de SITAS y vaya construyendo 80 minutos de un sueño que se concretaría en el complemento, más allá del try de Pelassini a minutos del final.
La segunda mitad fue cerrada y con la misma tónica, que la rompió Cacciabue con una genialidad. El 9 se escapó, rompió líneas, y cedió la pelota en el momento justo para que empiece la corrida de su vida Agustín Noceda.
El fullback llegó a la tierra prometida y se llenó de euforia un equipo que sentía que podía dar el golpe.
Faltaba todavía tiempo, hubo que sufrir (sino no sería una definición Celeste) con un penal de SITAS a 6 minutos del final y un par de oportunidades que amenazó Tiro con darlo vuelta.
Pero la defensa de Sanpa tuvo una respuesta siempre. Concentración y ganar en el cuerpo a cuerpo fue un bastión para cristalizar el ascenso.
La patada afuera con el tiempo cumplido decretó que San Patricio es de la A y la fiesta fue completamente celeste.
Los interminables abrazos, cánticos y celebraciones en El Palomar, luego se trasladaron a la calle Caamaño, donde se cumplió el ritual del piletazo.

Los nombres
Sanpa formó con Facundo Lamas, Matías Bodenlle, Facundo Canova; Tomás Rigou, Federico Vila; Manuel Iglesias, Nicolás Herrero, Joaquín Bodenlle (capitán); Felipe Stempler, Federico Cacciabue; Marcos Ruíz Guiñazú, Mateo González, Francisco Noceda, Agustín Conesa; y Agustín Noceda. Como recambio estuvieron Maximiliano Mónaco, Renato Bisognin, Dante Gerace, Juan Boggio, Ramiro Valls, Santiago Aló, Tomás Klapputh, Lucas Gurevich y Gonzalo Cueto. DT: Luis Cacciabue. 

 

37
años pasaron del último ascenso de San Patricio. En 1982 se dio la gran gesta de la generación dorada del Celeste que se metió entre los 12 mejores de la competencia bonaerense, que por entonces se llamaba Segunda de la Unión Argentina de Rugby. Sanpa empataba el campeonato con Champagnat y necesitó una final en cancha neutral para definirlo. El sábado 18 de septiembre de ese año se mi-dieron en Pueyrredon y el San-to logró su histórico ascenso.

“Fue un día extraordinario e inolvidable para mí, para los jugadores y para el resto del club. El plantel de jugadores nos llevó al lugar donde queríamos estar y la mayoría no lo creía.” Luis Cacciabue, dt de San Patricio.

 

Vuelven los clásicos
Con el ascenso de San Patricio a la Primera A, el 2020 renovará el clásico local. Se reencontrará con Deportiva Francesa, luego de la reestructuración de la URBA, y también con Champagnat.


Nueva generación
El ascenso de 2019 repite apellidos de la generación de 1982 que vuelven a escribir una página de gloria. Por ejemplo, Gustavo Bodenlle padre ahora vio como sus hijos Joaquín y Matías salían en el XV titular del Celeste.


Conducción
Los Caciabue también fueron una familia que celebró con dos generaciones el ascenso. Luis fue el entrenador y gestor desde el cuerpo técnico. Felipe mostró su conducción en cancha siendo la gran figura ante SITAS.

21
0
Comentarios Libres