Uno de cada tres vecinos de Presidente Derqui se queja de Edenor

Las denuncias contra la prestataria representan el 30% en la Defensoría del Pueblo de la localidad. A nivel estado municipal y provincial, la mayoría de los reclamos apuntan al aumento de tasas.    
 
domingo, 5 de mayo de 2013 · 00:00

El último informe de la Defensoría del Pueblo de Presidente Derqui da cuenta de 245 reclamos efectuados en su sede de San Martín y Belgrano, en apenas tres meses. En ese sentido se destaca un aumento del 25% en atenciones al público con respecto al mismo período del 2012.

De ellos, casi un 30% se los adjudica la empresa Edenor, mientras que el restante 70% se reparte entre las administraciones públicas nacional, provincial y municipal. Después aparece el ítem que engloba a Edenor, Prestadores de Servicios Públicos, y por último el de Personas Físicas.

En la administración pública nacional el tema más preocupante a fines de 2012, y principios del año actual, era la falta de ambulancias en PAMI; un problema que en los últimos meses se fue solucionando. En tanto, la tarjeta SUBE acumuló quejas de jubilados y empleadas domésticas a los que no les hacían el descuento, o pago de boleto mínimo, en algunas líneas locales.

“Ese reclamo se hace llamando directamente a SUBE o por su página de Internet, informando, día, hora y empresa de traslado, y en pocos días SUBE le reintegra al pasajero el dinero en la nueva carga de la tarjeta y, además, se sanciona a las líneas que no cumplen con la ley”, explicó el encargado de la defensoría derquina, Miguel Sei.
En lo que respecta al arco provincial, las mayores consultas fueron por los aumentos en impuestos inmobiliarios. Sobre eso Sei indicó que hay dos factores a considerar: uno es el aumento propiamente dicho, y otro es el revalúo de las propiedades que está haciendo ARBA. “Es muy importante verificar el valor de cada vivienda consultando, al menos, dos inmobiliarias y luego sí reclamar en ARBA”, especificó el funcionario.

Algo similar ocurrió en la administración municipal porque los mayores reclamos apuntaron al aumento de tasas. Luego, en ese mismo cuadro, se reiteran pedidos de obras públicas: asfaltos, bacheos en calles muy deterioradas de la ciudad, zanjeos, falta de luminarias públicas y residuos domiciliarios callejeros.        

 

Los 4 del Apocalipsis

Un capítulo aparte se le adjudica a la empresa privada Edenor. El tema recurrente entre numerosos derquinos son sus facturas con fuertes aumentos, y le sigue el reclamo por daños de artefactos ante los reiterados cortes de energía y reconexiones a muy alto voltaje. Esto es algo que en los últimos seis meses se repite aunque sea un día de sol y con temperaturas medias que no implican mayor consumo; excusas muchas veces esgrimidas por la empresa para intentar justificar la interrupción del servicio.

“Lo peor es que cuando a las dos -o más- horas vuelve el suministro tiene un voltaje muy superior al normal que quema heladeras, televisores y otros aparatos de consumo eléctrico”, explicó Sei.

En lo que hace a las facturas con gruesos incrementos que comenzaron a llegar el mes pasado, se debe a que Edenor no modificó el valor del Kwh, “pero sí inventó una ingeniería de números y resoluciones en la que hay presuntos premios y castigos en el ítem Total a Facturar”. Es necesario controlar muy bien la factura antes de pagarla porque, según explicó Sei- hay cuatro variantes a tener muy en cuenta. “La primera es la Resolución 745/05 conocida con las siglas PUREE, o Programa de Uso Racional de Energía Eléctrica. Esta toma como base el consumo del año 2003; entonces si el actual consumo es mayor hay un fuerte recargo, y si es menor hay algo de descuento”, se explayó Sei.

Pero resulta que, con la recuperación económica y la creciente adquisición de artefactos eléctricos en los últimos seis años, un 70% de la población tiene mayor consumo de electricidad comparado a diez años atrás. Ergo: un duro aumento en su factura. “Hasta hace unos años era un lujo tener aire acondicionado en la casa, pero resulta que este verano hubo récord de ventas de split, y así heladeras con freezer o televisores plasma”, detalló Sei en relación a la política de “premios” y “castigos” de Edenor.

El segundo punto de conflicto hace al consumo con subsidio del Estado nacional. Se sabe que a mayor consumo, menor será el subsidio. “La máxima para seguir percibiendo el subsidio escalonado es hasta 2.800 Kwh, pero a partir de ahí se lo elimina y el aumento es muy considerable. A su vez el mayor subsidio se obtiene con un consumo bimestral máximo de 999 Kwh.”, especificó el funcionario público.

El tercer problema corresponde al denominado Factor de Estabilización; que es todo lo contrario al punto anterior porque “se toma un promedio del consumo del año 2011, y si consumo menos me recargan, pero si consumo más me descuentan, y a fin de año se hace una factura con esos recargos y descuentos”, dijo Sei intentando desentrañar el casi jeroglífico.

Finalmente, y de acuerdo al consumo del año en curso, se ajusta (aumenta) en el ítem de la factura Ajuste Anual. Y ya para casi el paroxismo de los muchos reclamantes está el cuarto punto: la Resolución ENRE 347/12 – Monto fijo para inversiones. Este punto casi nuevo se encuentra en la parte superior de las facturas, y también es variable según el consumo bimestral: a más, más, y a menos, menos. Sus valores oscilan desde un mínimo de $4 hasta $150, “pero ojo que a eso le suman varios impuestos que tranquilamente duplican la cifra original”, aclaró Sei.

 

 

25%

Aumentaron las consultas en la sede derquina de la Defensoría del Pueblo.

 

 

Cómo renunciar

Muy pocos saben, porque nunca Edenor informó detalladamente a sus usuarios, que el denominado Factor de Estabilización es optativo y no obligatorio. Y ese es el punto que más dolores de cabeza trajo en los últimos meses por fuertes aumentos en las facturas.

“El ENRE determinó libre elección sobre el factor de estabilización -informó Miguel Sei- y Edenor tiene la obligación de tomar la renuncia del usuario y ponerla en práctica; así se puede seguir con el sistema más lógico de mayor pago por mayor consumo, y de un menor pago por menor consumo. Simple, como debió ser siempre”. 

 

Comentarios