Triunfar en España

A los 22 años, el artista pilarense integra el elenco de “Los miserables”, el clásico musical que es éxito en Madrid. “Ojalá sea una puerta para poder seguir contando historias que me emocionen”, declaró.  

martes, 28 de diciembre de 2010 · 00:00

 

por Fernando Vartorelli

 

Las experiencias vividas a lo largo de 2010 marcaron un antes y un después en la vida del actor Guido Balzaretti (22), quien en los últimos cinco años logró moldear una fructífera carrera profesional, codeándose con grandes artistas y trascendiendo las fronteras del país.

El pilarense inició la temporada integrando el reparto de “Despertar de primavera”, una producción con el sello de Cris Morena, que entre marzo y junio se dio en el Teatro Astral.

Poco tiempo después le llegó la oportunidad de sumarse a las filas de “Sweeney Todd”, la obra encabezada por Julio Chávez y Karina K. Pero lo mejor aún estaba por venir, ya que ni bien debutó en el Maipo junto a la compañía dirigida por Ricky Pashkus, Guido se vio obligado a abandonar la puesta para incorporarse al clásico “Los miserables”, en España.

Tras una primera selección en Argentina y un viaje relámpago a Londres, donde audicionó frente al reconocido productor Cameron Mackintosh, el joven fue elegido para cubrir el rol de Marius dentro de la pieza de Víctor Hugo, estrenada a mediados de noviembre en el Teatro Lope de Vega, de la ciudad de Madrid. El mes que lleva la obra en cartel ha sido un gran éxito, ya que el musical –que tiene entre sus protagonistas a Gerónimo Rauch, ex integrante de Mambrú– viene haciendo 8 funciones semanales a sala llena, convocando en cada una de ellas a 1.500 espectadores. La historia de “Los miserables” recién comienza, y es que hasta julio continuarán las presentaciones en la sala madrileña. Luego, es probable que la compañía haga temporada en Barcelona y lleve adelante una gira por España.

“Resulta una experiencia muy enriquecedora, de mucho aprendizaje, en todos los sentidos. Ojalá sea una puerta para poder seguir contando historias que emocionen y que la gente tenga ganas de disfrutar, tanto en teatro, cine o, porque no, en TV”, apuntó desde Madrid.   

 

La aceptación del público

Siendo el último en sumarse a “Los miserables”, Balzaretti tuvo sólo 30 días para preparar su personaje y ensayar junto al resto del elenco. El intenso trabajo se desarrolló en largas jornadas de martes a domingo, en el moderno complejo Teatros Del Canal. “Estábamos alrededor de 8 horas diarias; esto incluía ensayos musicales, de puesta, actores y pruebas de vestuario. En cada ensayo estuvo presente el equipo inglés: el director original James Powell, el director musical Stephen Brooker, Víctor Conde como director residente y otros responsables de montar la obra, tanto a nivel coreográfico como musical”, narró el artista. 

Con las localidades agotadas desde hacía varias semanas (batió el récord de pre-venta de un musical en Madrid), la obra se estrenó el 18 de noviembre. “Fue un día muy esperado, asistieron muchos famosos, figuras del ambiente, actores y cantantes. Resultó una grata sorpresa enterarme que estaba presente Carlos Marin, miembro español del grupo Il Divo, quien realizó mi papel en la versión anterior de ‘Los miserables’, en el Teatro Apolo. También estuvo Zenon Recalde, quien personificó a Marius en la versión argentina que se dio en el 2000. Era una enorme responsabilidad saber que estaban viendo la función, pero fueron muy atentos y se acercaron a felicitarme por mi trabajo”, expresó Guido vía e-mail.

El pilarense se siente a gusto en la piel de Marius, un líder revolucionario y con un costado romántico, que siempre ha luchado por el bienestar social y por una sociedad más justa e igualitaria. “No existen dos funciones iguales, y creo que ahí está el secreto de mantener vivo a Marius. La clave es habitarlo, atravesarlo por la emoción, cualquiera sea esta, y salir a contar cada noche su historia como si fuera la primera vez”, manifestó a El Diario.

Por ser uno de los extranjeros dentro del elenco español, Balzaretti debió trabajar duro antes de ser aceptado por el público de ese país. “Si bien en su momento no estaban muy contentos con la presencia de un argentino en un rol así, creo que logré transmitirles lo que querían sentir y volver a ver. No fue una tarea fácil. Cruzar el océano, aterrizar en otro país y tener mucha gente disconforme con mi llegada no fue de lo más encantador, resultó un desafío. Aún hoy muchos se acercan a disculparse por juzgarme sin conocerme, creo que en definitiva eso es lo que vale, pudieron verme y sacar sus propias conclusiones”, señaló.

Aunque admite que Madrid es una ciudad bella, Guido confiesa que para un argentino no hay como Buenos Aires. “Aquí la gente es muy amable, pero no puedo dejar de recordar mi gente. La distancia cuesta, pero en este caso vale la pena. La diferencia entre un país y el otro es muy grande, no puedo negar que aquí el nivel de vida es un tanto más elevado, las cosas funcionan de otra forma, pero nada es mejor ni peor, sino distinto”, concluyó.

 

Perfil

Guido Balzaretti comenzó su formación artística en 2004, en el taller de teatro y comedia musical que Pepe Cibrián dictaba en el Teatro Lope de Vega. Luego siguió tomando clases con Damián Iglesias, a la vez que estudió canto, interpretación, danza clásica y teatro.

En 2005 fue convocado por Cibrián y su socio Ángel Mahler, para hacer un reemplazo en “Calígula”. De la mano de la exitosa dupla, también trabajó en los musicales “El jorobado de París”, “El gato con botas”, “Las mil y una noches”, “Mustafá” y “Drácula”. Además, actuó en las tiras televisivas “Patito feo” (incluyendo las giras internacionales) y “Casi ángeles”. Este año, antes de incorporarse al elenco de “Los miserables”, en España, el joven artista se lució en los musicales “Despertar de primavera” y “Sweeney Todd”.

Comentarios