Popularidad grande en la pantalla chica

Fue una de las más carismáticas en “Bailando por un sueño”. Cocinera de la televisión desde hace años, en 2010 su
estilo desfachatado creció en exposición y fama. Esto no para.  

martes, 28 de diciembre de 2010 · 00:00

 

por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Cuando, hace casi 20 años, le propusieron hacer unos micros de cocina por la pantalla local de PTC, nunca se imaginó lo que vendría después. Recién salida del colegio, estudiaba cursos con Francis Mallman, Alicia Berger, Marta Ballina o las Hermanas de la Santa Cruz. La cocinera de los delantales picantes estaba aún muy lejos. Hoy, Jimena Ollèac de Monteverde ya es una figura de la televisión abierta, que tuvo su pico máximo de exposición al participar en “Bailando por un sueño”.

Con respecto al año que ya termina, Jimena comenta: “No sé si fue mejor que los demás, sí es cierto que tuve un poco más de exposición y quizás de popularidad. Me afectó físicamente en cuanto al cansancio, en querer terminar el año lo antes posible y poder tomarme unas vacaciones con mi familia, para descansar y estar un poco con ellos. En realidad, más que nada fue sólo eso, no me afectó en otras cosas”.

A su vez, agrega que la participación en el programa más visto del país “fue una cosa increíble, una vez que lo empecé a hacer me fui acostumbrando y se volvió una rutina, pero cuando lo dejé me di cuenta de la locura en la que estaba metida”.

Sin embargo, el ritmo televisivo ya no es novedad para Jimena, desde que en 2004 fue convocada para formar parte del magazine matutino ‘De 9 a 12’, con Maby Wells. Tanto allí como en “Mañanas informales” –con Jorge Guinzburg- y “Mañaneras”, el público conoció y adoptó a esta cocinera simpática y desfachatada que parece moverse en los estudios como en su propia casa.

-¿Qué cambios notaste mientras duró tu participación?

- En la calle es impresionante cómo se nota la diferencia, al tener otra franja horaria y un rating increíble como es el de “Bailando...” te ve todo el mundo, gente que quizás a la mañana no mira televisión, o solamente lo hace de día en un feriado, o bien cuando me repetían en alguno de esos programas. Si no, a la mañana la gente en realidad mucho no te ve.

 

-¿Te sorprendiste a vos misma por tu performance?

- Sí, la verdad es que -de no saber absolutamente nada- es increíble cómo vas aprendiendo, y cómo día a día el cuerpo se va acostumbrando. Al principio tenía unos dolores tremendos, me la pasaba tomando ibuprofeno porque no podía moverme (risas), pero después te vas acostumbrando a hacer los trucos y a las posiciones. La verdad es que es un aprendizaje intensivo espectacular.

 

-¿Cómo mantenerse al margen de los escándalos?

- Mi perfil estaba muy claro, yo no me iba a meter en ningún lío. Si bien quizás te buscan a propósito para que te metas en problemas o generes alguna discordia, yo tenía muy en claro hasta dónde iba a llegar y que no me iba a meter en ningún tipo de líos. Más que nada por mi familia, a mí no me sumaba nada, al contrario, me hubiese restado. Me parece que la gente lo demostró en el voto, y si no hubiese ido al teléfono con “La Mole” Moli quizás hubiese avanzado mucho más en el programa.

 

Durante el certamen, le tocó competir mano a mano con bailarinas más avezadas y las fue eliminando, incluso a pesos pesado del programa como Victoria Vanucci. Sin embargo, no pudo contra el gigante cordobés, finalmente ganador del concurso el lunes pasado. “Pensé que en la primera o segunda sentencia me iba a ir, nunca creí que la gente me iba a apoyar, en cada nominación pensaba ‘en esta me voy’, pero luego me sorprendía por la cantidad de gente que me votaba y los porcentajes por los cuales ganaba, era impresionante”.

Pero no todo pasó por Marcelo Tinelli y su circo de variedades. Para Jimena, 2010 fue “totalmente positivo, fue un año increíble en el que hice miles de cosas”. Por ejemplo, publicó un libro de cocina para chicos –su primer obra, “Cualquiera puede cocinar”, fue un éxito-, estuvo nominada para el Martín Fierro de cable por primera vez (por “Cucharita cucharón”, emitido por el canal Magazine) y es una de las caras de “Este es el Show”, uno de los programas más vistos de la tarde. Pero, sin dudas, lo más importante es que “sigo con mi familia, porque me podría haber quedado sin marido (risas). Por suerte terminó todo bien”.

Asimismo, pensando en el año que viene los proyectos se agolpan: está en pie la posibilidad de hacer un programa de cocina para chicos (“algo que tengo ganas de hacer desde hace mucho tiempo”), seguirá con “Este es el Show” y “Cucharita cucharón”; y hasta existe la posibilidad de volver a “Bailando por un sueño”, quizás con la ilusión de llegar aún más lejos en el certamen, porque el cariño del público ya lo tiene asegurado.

Comentarios