Pero tú eres la Reina

La delvisense de 23 años fue elegida Reina Nacional de la Flor, coronando una trayectoria ligada a los concursos de belleza. Sueña con alcanzar un certamen internacional y abrirse camino como modelo.

martes, 28 de diciembre de 2010 · 00:00

 

Janet, en una producción que acaba de hacer para una línea de ropa.

 

por C. L.

 

La tarde del 3 de octubre Janet Ocampo alcanzó la primera gran meta de un camino que empezó a los cinco años cuando pisó por primera vez un concurso de belleza. La joven con 23 años recién cumplidos todavía recuerda con emoción el momento en el que escuchó su nombre en voz alta mientras se develaba el secreto mejor guardado de la Fiesta Nacional de la Flor.

Tuvieron que pasar 15 años para que una representante de Pilar volviera a recibir el cetro de la fiesta escobarense. Mientras tanto, Janet crecía en Del Viso, su ciudad adoptiva a la que llegó desde su Gualeguaychú natal, era galardonada en colegios, conseguía buenos resultados en diferentes encuentros nacionales y hasta resultaba electa reina de Pilar en las Fiestas Patronales del 2007.

Hoy, cuando recorre el país como embajadora de la Flor, la joven anhela que el reinado se convierta en un trampolín que le permita, si es posible, traspasar las fronteras del país. Y no descarta un futuro ligado al mundo del modelaje.

Maquillaje sutil, sonrisa amplia y una elegancia natural, ayudada por su altura generosa y por el aporte de la danza clásica (es profesora de esa disciplina), distinguen a Janet de tantas otras chicas que pasean por un Shopping delvisense una tarde cualquiera.

“Estaba muy nerviosa, éramos muchas chicas y en ese tipo de concursos no me tengo mucha fe”, recordó en la charla con El Diario acerca del día de la elección a la que llegó, simplemente, “para conocer gente nueva y vivir la experiencia otra vez”, después de haber participado en la elección del 2008, donde fue elegida segunda princesa.

Con humildad, arriesgó: “creo que les di confianza”, al ser consultada sobre las virtudes que inclinaron la balanza del jurado a su favor y por 50 puntos de diferencia respecto de la segunda.

Según la joven de Del Viso, en la Fiesta de la Flor, uno de los festejos típicos nacionales más importantes de la Argentina, “evalúan otro tipo de cosas, elegancia, simpatía cultura general y conocimiento de las flores”. En este sentido, explicó que “nos dan un libro para estudiar que después nos toma la mujer del presidente de la Fiesta”.

“No buscan sólo belleza –continuó-, buscan una representante que sepa vender la Fiesta de la Flor durante todo el año”.

Con esta bandera, Janet debe recorrer las diferentes fiestas nacionales del país durante el año que dura su corona. Ya hizo lo suyo en la celebración del Maní en Hernando (Córdoba) y en la de la Frutilla en Coronda (Santa Fe) y se prepara para una agenda llena de presentaciones para el verano.

 

Por lo alto

El recorrido por diferentes ciudades del interior como embajadora de la Flor no es la única puerta que se le abrió a la reina a partir de la elección. El galardón también le tendió un puente hacia el mundo del modelaje y hoy ya lleva realizadas dos campañas gráficas de diferentes marcas de diseñadores independientes.

“No sé si me veo modelo pero por ahora me gusta”, afirmó con soltura, aunque reconoció que sus aspiraciones vinculadas con la estética están más ligadas a los concursos de belleza. “Exigen menos que el modelaje”, señaló.

Así, una vez concluido el reinado de la Flor, que la inhibe de presentarse en otro tipo de concursos del estilo, planea cruzar las fronteras. “Quiero llegar a un concurso más importante”, remarcó y adelantó que sus ojos están puestos en Miss España (se elige una representante argentina para concursar en el país ibérico) y Miss Universo.

Bailar en los carnavales de Gualeguaychú y donde en 2009 fue elegida primera princesa en la Fiesta Nacional del Turismo, también aparece dentro de los planes.

Si bien afirma que su búsqueda no pasa por la fama, no se disgusta con la idea: “esto me está abriendo puertas, el año que viene tengo que ir a varios programas de televisión, incluso puede ser el de Mirtha Legrand… vamos a ver que pasa”.

Por lo pronto, sus horas pasan en la Casa de la Cultura de Pilar donde trabaja de lunes a viernes y en los institutos de danzas en los que dicta clases. Precisamente, la apertura de un centro propio está dentro de sus planes más inmediatos.

Janet asegura que nada cambió en su vida personal luego de la elección. De novia hace cuatro años, destacó que tanto su “chico” como su familia fueron un apoyo fundamental para conseguir su objetivo.

“Sin ellos no podría haber realizado nada de lo que hice”, aseguró, mientras subrayó el compañerismo de sus colegas candidatas a reinas con las que convivió una semana previa a la definición. No obstante, reconoció que “hay mucha competencia, en algunos concursos las chicas van a ganar o ganar” y aunque descartó que se trate de un ambiente frívolo, advirtió que “las chicas se sacan los ojos por ganar, y a mí no me gusta, yo no voy con ese objetivo”.

 

Una chica 10 puntos

por Oscar Estafa*

Desde la organización de la Fiesta de la Flor estamos muy contentos. Janet es una chica que sabe desenvolverse muy bien, es muy elegante y sabe cómo transmitir al público. Se destacó nada menos que entre 68 chicas en una elección muy difícil que nos llevó horas de deliberaciones.

Como embajadora de la Fiesta de la Flor se desempeñó muy bien y se adaptó a todas las situaciones que le tocaron, desde alojarse en un hotel cinco estrellas hasta en una casa pequeña. Siempre con una sonrisa y una gran predisposición.

Janet tiene mucho futuro en concursos de belleza y perfectamente puede presentarse a certámenes de la talla de Miss Argentina. Reúne todas las condiciones y de acá se va a llevar una experiencia muy grande, incluso va a aprender lo poquito que le puede llegar a faltar. Es una chica diez puntos.

 

*Vicepresidente de la Fiesta de la Flor, presidente de la comisión de Eventos Especiales y miembro del jurado.

 

Comentarios