La Ley del mayor esfuerzo

Acaba de terminar el secundario en la Escuela Media 6 con el mejor promedio, lo que le valió el premio al mérito que otorga el Polo Educativo. Cuida a sus seis hermanos y le hace frente a las adversidades con optimismo.

martes, 28 de diciembre de 2010 · 00:00

 

Sonrisa. Florencia sueña con ser maestra jardinera y sacar adelante a su familia.

 

 

por C. L.

 

Frente a una plaza sin árboles, sentada en el patio de la casa de su tía, Florencia saluda con una sonrisa. El gesto la acompañará durante toda la charla y entonces se puede arriesgar que, además de las notas brillantes, mucho pesó esa predisposición al momento de ser elegida como la alumna más destacada de la Escuela Media 6 de Peruzzotti, donde finalizó sus estudios este mes.

Dos perros cansados la acompañan en el reparo del sol que no tiene piedad. Es amable, tiene modales suaves y 17 años que parecen más a la hora de hablar. Dice que buena parte de lo que es se lo debe a su abuelo materno, fallecido años atrás: “siempre me habló y me dio los mejores consejos para ser una buena persona, tratar a la gente con la seriedad y el respeto que se merecen. Todo lo que soy, se lo agradezco a él”.

El destino, algunos golpes y decisiones que escaparon a su voluntad quisieron que Florencia se hiciera grande antes de lo previsto. Vive con su abuela y otros familiares en el barrio Peruzzotti, enfrente de la casa donde habitan su mamá y sus seis hermanos menores, a los que cuida todas las tardes.

Por la demanda horaria del trabajo de su madre -es empleada doméstica de un country de la zona- Florencia se transformó en “mamá y hermana a la vez”.

“Me traen un montón de problemas pero me encanta cuidarlos”, afirma con ganas y aunque reconoce que “se me hace difícil encontrar el momento para estudiar”, eso nunca fue un obstáculo para evadir sus obligaciones escolares.

“A la tarde –revela- hago cosas que no requieren tanta concentración. Cuando viene mi mamá a la noche me voy a mi casa y ahí estudio”.

Por ser el mejor promedio de la escuela (supera el 9), además de ser galardonada con el premio al mérito que otorga el Polo Educativo Pilar, fue seleccionada para participar del curso de capacitación laboral que la Fundación Pescar brinda con diferentes entidades, en este caso la Universidad del Salvador, a contraturno del colegio.

 

-¿Qué sentiste cuando te dieron el premio al mérito?

- Me sentí re contenta, plena, porque no a todos le dan ese premio y me sentí muy feliz. No me lo esperaba porque había muchas personas que se lo merecían tanto como yo.

 

-¿Qué importancia tiene el estudio en la vida de una persona?

- Es muy importante, te da muchísimas posibilidades de ingresar al mundo laboral. Pero la verdad que muchos no se preocupan, les interesa terminar la escuela y trabajar. El estudio sirve para ser una buena persona, no exitosa, sino para ser mejor.

 

Segunda mamá

Aunque asegura que en el colegio sus materias preferidas fueron Diseño Gráfico y Lengua y Literatura, Florencia planea convertirse en una maestra jardinera.

El entrenamiento con los hermanos afianzó una vocación que llegó muy temprano y haciendo caso omiso a los malos consejos, asegura que “me dicen que el trabajo de maestra jardinera no es bien pago, que no te sirve de nada, pero eso lo dejé de lado para poder hacer lo que quiero”.

Florencia planea cursar la carrera en el instituto Chopin y de cara a esto, está buscando trabajo: “mi mamá me puede ayudar con una cierta plata pero la otra parte la tengo que conseguir yo porque mí papá se olvidó de mi. Voy a ver si consigo trabajo en una pizzería porque tengo muchísimas ganas de estudiar”.

“A veces me pregunto por qué es tan injusto todo esto –dice con los ojos llenos de lágrimas, fijos, en algún lugar- porque mi mamá es una buena persona, somos tantos hermanitos”. Pero en seguida vuelve el optimismo: “por eso yo misma quiero hacer lo posible para salir adelante por ellos. Todo sale de uno, lo que uno quiere lo tiene”.

 

-¿Cómo ves al país en cuanto a oportunidades para los jóvenes?

- Muy cerrado. Hay mucha discriminación, en un local de ropa si no son chicas bonitas no pueden trabajar. Pesa más el aspecto visible. Hay muy pocas posibilidades de trabajo en Argentina. Ahora estoy muy nerviosa porque no sé cómo me va a ir en el trabajo, me va a costar pero pienso en mi mamá, en mis hermanos, que me necesitan mucho.

 

-¿A tus hermanos qué valores les inculcás?

- Siempre les recuerdo que tienen que hacer la tarea. Después de tomar la leche a hacer los deberes, todos los días la misma rutina. Les pregunto cómo les va en el estudio todo el tiempo.

 

-El año que viene votás por primera vez ¿Cómo ves el presente de la Argentina?

- Yo escucho política y salgo corriendo, no me gusta. Opinión bien formada no tengo, pero sí sé que hay mucha corrupción y mucha delincuencia. En general la gente piensa en ir a votar para deshacerse de ese compromiso y nada más. En política todos te parecen iguales, prometen cosas que no cumplen.

 

-¿Hay compromiso de los jóvenes en cuanto a querer cambiar las cosas?

- No. Quizás en la escuela se ve un poco más, pero en el barrio no. Hoy la prioridad es disfrutar el día a día. Pasar un buen fin de semana, sin pensar en las consecuencias. Yo creo que hay que medir un poco las consecuencias de las cosas que se hacen.

 

-¿Cómo imaginás el futuro?

- Quiero estar en un salón rodeada de chicos, viendo trabajar a todos, ayudarlos, que me cuenten cosas, que me abracen. Que me sientan como parte de su familia, como una segunda mamá.

 

Un ejemplo para imitar

por Mirta Merlez*

Como vicedirectora de la Escuela Media 6 y docente de Florencia que fui en el 2009,  puedo decir que es una chica tremendamente responsable, muy predispuesta, con un permanente estado de buen ánimo y ganas de aprender. Siempre tiene interés en ayudar a sus compañeros y contagia alegría.

Tiene buen trato con todos, es muy respetuosa y cordial, y sus valores humanos son destacables. Muchos de los chicos que concurren al colegio, en su vida familiar y personal tienen que vencer muchos obstáculos y sin embargo no se quejan. Florencia es un ejemplo de eso.

Su desempeño académico es excelente y tiene el mejor promedio del colegio. Cuando se enteró que iba a recibir el premio del Polo Educativo Pilar reaccionó con alegría y mucho agradecimiento, pero le hicimos entender que el mérito era de ella.

 

*Vicedirectora de la EMM 6 y profesora de Geografía.

Comentarios