La cultura floreció en las calles

El Primer Festival de Teatro de Derqui revolucionó a la comunidad con espectáculos para toda la familia. Artistas, vecinos e instituciones se sumaron a esta movida organizada por Cultura al Hombro.

martes, 28 de diciembre de 2010 · 00:00

 

Unas  250 personas participaron de una jornada histórica para Derqui.

 

Hace años que en el terreno cultural, la comunidad de Presidente Derqui viene forjando y consolidando una identidad propia. Esta autonomía es posible gracias al aporte que los artistas y espacios que funcionan en la localidad hacen a diario, alimentando y cimentando una escena en permanente crecimiento y poblada por diferentes manifestaciones artísticas.

Uno de los referentes que siempre apostó fuerte al desarrollo cultural de su pueblo fue el escritor Víctor Koprivsek, también columnista de El Diario, quien comenzó a sembrar a partir de la palabra, ya sea editando libros (propios y ajenos) o montando cafés literarios.

Con el tiempo, este inquieto derquino comenzó a abrir el panorama y a integrar diversas disciplinas, a través de espacios como el recordado Centro Cultural “El Bodegón” o de propuestas como “Teatro para locos” (proyecto de difusión teatral) y “Los mil lentes de la locura” (espectáculo de tango) o “Como en casa” (música y poesía latinoamericana). 

Y fue justamente Koprivsek uno de los motores de Cultura al Hombro, un movimiento que agrupa a artistas, vecinos, instituciones y comerciantes con el propósito de generar actividades que sirvan como espacios de expresión artística abiertos a toda la comunidad.

Este año, el mayor acierto de “Cultura al hombro” fue la organización del I Festival de Teatro de Derqui, que nucleó a 250 participantes y convocó a cerca de 2.000 personas.

Desarrollada a lo largo de una intensa jornada (el sábado 16 de octubre), la movida se cristalizó no sólo en el centro de la localidad, sino que también se extendió a los barrios Toro y Monterrey, permitiéndoles a todos la posibilidad de disfrutar de una gran fiesta que desplegó una serie de actividades recreativas y espectáculos, todos con entrada a la gorra.

En algo más de 12 horas, el público –que incluyó a gente de todas las edades– disfrutó de los elencos teatrales infantiles Lila Pilpintu y Sin Fin Teatro, de la dupla formada por Raúl “Tito” Ramos y Griselda Sureda, del elenco Face Teatro y de las alumnas de la Escuela Superior de Teatro de San Miguel. Claro que el festival no se cerró exclusivamente a las artes escénicas, sino que además contó con la participación del grupo circense Farolito, una radio abierta en plena estación de Derqui (a cargo de FM Tinkunako), una colorida caravana de artistas que le inyectó música y alegría a las calles del pueblo, exhibición de skaters y bikers y hasta números de expresión corporal y hip hop.    

Así, las más diversas expresiones artísticas irradiaron su magia en los rincones de Derqui para llegar a la comunidad, de la mano de una movida que promete repetirse anualmente.

 

 

 

Comentarios