Percepciones

Por Esteban Eliaszevich Editor El viajero
domingo, 8 de marzo de 2020 · 00:00

Qué hermoso es nuestro país. Su geografía siempre me deslumbra en sus cuatro puntos cardinales. 

Contamos con innumerable sitios que alteran percepciones, meta de todo buen viaje. Y acaso ese regalo a los sentidos que propicia sea su mayor virtud.

En esta ocasión me trasladé a La Pampa, lugar que sorprende y agrada a cualquier viajero.

Se descubre y disfruta en el Parque Luro, donde el visitante tiene la posibilidad de experimentar en vivo la supervivencia de la especies. Entre bramidos y choques de ornamentas, la naturaleza regala otro espectáculo digno de admirar. Como complemento los museos y la belleza arquitectónica de las edificaciones complementan un marco perfecto.

En el Parque Nacional Lihué Calel se contempla flora, fauna y arte rupestre que se combinan de manera exquisita, ameritando la visita hasta allí.

Por último, en Guatraché, además de reparar el cuerpo en las termas, vale la pena trasladarse a la Colonia Menonita Nueva Esperanza y hacer un viaje en el tiempo.

Con usos y costumbres inusuales a nuestros ojos, sorprenden su modo de vida y el progreso que allí se manifiestan. Una experiencia imperdible.

En tres destinos, La Pampa exhibe orgullosa su esencia patagónica que convocan a visitarla, como tantos otros sitios de la nación.

Al respecto, sería importante e interesante que la cartera conducida por Matías Lammens priorice donde promocionar nuestras bellezas.

A sabiendas del Coronavirus, los viajes largos tendrán un descenso indiscutido, por lo que es hora de reforzar el turismo interno e invitar a viajeros de países vecinos.

Para que los argentinos se trasladen a diversas provincias, es necesario contar con tarifas accesibles en hoteles y restaurantes, y promocionar y difundir destinos en medios especializados, ya que las burbujas terminan saliendo muy caras y no causan efecto, como le sucedió a la gestión anterior queriendo mostrarse solo por redes.

Para los países vecinos siempre resulta atractivo visitarnos, y más cuándo es conveniente para sus bolsillos, por lo que resulta indispensable el buen trato hacia ellos, ya que los lugares hablan por sí solos.

El turismo debe generar recursos y potenciar las economías regionales para ser nuevamente el motor de la reactivación económica. Se pudo, se puede.

Y el destino de hoy, no es más que otro fiel exponente de nuestras bellezas. Por eso lo comparto con ustedes.