Destino Sudamérica

Parque Nacional Lençóis Maranhenses: Maravilla brasilera

Sus dunas, lagunas, manglares, ríos, flora y fauna, mar, playas y pueblos pintorescos regalan un escenario deslumbrante. Conmueven sus paisajes surrealistas.

Parque Nacional Lençóis Maranhenses: Maravilla brasilera

Situado en el estado de Maranhao y declarado Parque Nacional en 1981, la región de Lençóis Maranhenses ocupan 155 mil hectáreas, se extienden por 70 Km. entre las ciudades de Barreirinhas y Santo Amaro do Maranhão y cuenta con 90 kilómetros de litoral con playas amplias, bellas y solitarias. 

Dividido por el río Preguicas en Grandes Lencois y Pequeños Lencois, cada uno con encanto especial, ofrece inolvidables circuitos de caminatas, observación de flora y fauna, baños en las lagunas y paseos en vehículos 4x4 por sus dunas.

Un sitio espectacular de la manera que se viva.

 

Dunas gigantes, lagunas coloridas

El Parque Nacional Lencois Maranhenses y sus alrededores son sitios alucinantes.

Dueño de un ecosistema único en el mundo, por sus dunas que albergan lagunas de agua dulce, convoca a disfrutar un original entorno y refrescarse en piletas naturales en medio del desierto.

Enclavado entre la selva tropical y el Océano Atlántico, puede recorrerse y admirarse de distintas maneras. Para ello hay que llegar a Barreirinhas, puerta de entrada a los Grandes Lencois y punto de partida para la mayoría de las excursiones por la zona.

Por tratarse de un área protegida, vale aclarar que el Parque Nacional no posee ningún tipo de infraestructura de apoyo, por lo que es obligatorio contratar un guía registrado para recorrerlo o realizar un paseo contratado en alguna de las agencias de la región.

Indispensable tener buen estado físico y disposición para largas caminatas por las playas y dunas, llevar bastante agua, proteger la piel con filtros solares en los paseos y también usar gafas oscuras para minimizar el reflejo del sol sobre la superficie blanca de las arenas.  Sabido esto, ya en el interior del Parque, los Grandes Lencois imponen médanos blancos como talco, de hasta 50 metros de altura y en constante cambio de diseños según los caprichos del viento, con resplandecientes y coloridas lagunas, formadas por las intensas lluvias que caen durante el primer semestre del año. Un marco fantástico que entre tantos paisajes lunares y desérticos, ofrece atracciones como las lagunas Bonita y Azul y los oasis Queimada dos Britos y Baixada Grande, entre otros puntos salientes.

La visita a la Laguna Azul, muy recomendable por la tarde, deja ver la caída del sol en las dunas y a las Lagunas Da Preguica, Da Lua y do Peixe en el trayecto, completando otro cuadro de excepción. Laguna Bonita, por su parte, sobresale por ser perenne.

Para trasladarse al oasis Quemada de los Britos, es aconsejable la excursión de jornada completa, que incluye dormir allí. El oasis, situado en un mar de arenas, en una margen del río Rio Negro, invita a sentirse pleno en medio de la nada. 

De regreso vale la pena pasar por Laguna Do Santo Amaro y deleitarse con el hermoso espejo de aguas.

Hasta aquí, los Grandes Lencois generan bienestar al alma con cada una de sus expresiones. Los

Pequeños Lencois, potencian la gracia de la zona.

 

Playas solitarias, pueblos encantadores

Diversidad, naturaleza y pueblos de rusticidad exquisita simbolizan Pequeños Lencois.

La mejor manera de conocerlo y disfrutarlo es navegando el Rio Preguiças en una voadeira, colorida barca típica, que deja observar las dunas bajas de tono dorado, características de esta parte de la región, junto a manglares y aves típicas.

La navegación, además, permite detenerse en sitios repletos de magia como Mandacuru, Caburé y Atins, donde es factible alojarse y gozar todo lo que la Creación les legó.

La primera parada es en Mandacuru, una villa de pescadores con un farol de casi 55 mts, desde donde se obtiene una panorámica colosal del Parque Nacional Lencois Maranhenses. Mandacarú también tiene algunos buenos restaurantes, tiendas de artesanías regionales y un helipuerto (cerca del farol).

Caburé, por su parte, es una lengua de arena bañada por el río de un lado, y el océano del otro, que cuenta con algunos restaurantes y casas de huéspedes, y sobre quién dicen que en pocos años el mar se abrirá paso hasta el río para tragar Caburé en el proceso.

Por último Atins, pueblo de pescadores ubicado entre las dunas del Parque Nacional, el delta del Rio Preguiças y el Océano Atlántico, invita a disfrutar sus playas, arroyos y estanques, además de una exquisita gastronomía marina. Los amantes del Kite surf, por su parte, encuentran aquí uno de los mejores sitios para desarrollar la actividad y descargar adrenalina en un paisaje memorable.

Desde allí, además, se puede llegar a lo largo de los bordes de las dunas del parque, ya sea a caballo o a pie, a Canto do Atins, donde existe un pequeño grupo de familias asentadas. Imperdibles los camarones que ofrecen en los restaurantes allí asentados.

El paseo por el río Preguicas exhibe un conjunto de ensueño que confirma que el Parque Nacional Lencois Maranhense, de la manera que se recorra, resulta una experiencia fabulosa.
A partir de ahora y hasta septiembre es la época ideal para conocer este destino, ya que las intensas precipitaciones convierten al desierto más lluvioso del planeta, en un lugar mágico.

Así el mar de dunas formado por lagunas de aguas verdes y azules y arena blanca, conmueve al visitante por la paz, amplitud y armonía que transmite en cada uno de sus rincones. Conectar este paraíso del nordeste brasilero, reconforta todo espíritu viajero.

 

Hoja de ruta

Cómo Llegar: Aéreo: Gol Líneas Aéreas (www.voegol.com.ar) Buenos Aires-San Luis. Desde Sao Luis, la capital estatal, se debe ir a Barreirinhas, puerta de entrada al parque, a través de la ruta intercostera.  En mini bus el trayecto se une en 3hs y media (www.rotacombo.com)

Donde hospedarse: Para ingresar al parque conviene alojarse en Barreirinhas. La noche con desayuno incluido fluctúa entre 50 y 100 usd dependiendo la categoría del establecimiento. Otras opciones de alojamiento son los poblados de Atins y Caburé, con tarifas similares a Barreirinhas.

Galería de fotos
11
1