El delegado del Ministerio de Trabajo, a favor de los sindicatos

 
Marcelo Martino aseguró que los reclamos de los gremios que representan a los trabajadores son genuinos. Y que, a lo sumo, 
lo que puede discutirse es la modalidad de las medidas de fuerza.
Marcelo Martino aseguró que los reclamos de los gremios que representan a los trabajadores son genuinos. Y que, a lo sumo, lo que puede discutirse es la modalidad de las medidas de fuerza.  
domingo, 15 de mayo de 2011 · 00:00


Martino sentó posición tras los reclamos empresarios.

 

 

Frente a la dura embestida empresaria generada a partir de los conflictos laborales que se desataron en los últimos días en el Parque Industrial de Pilar como consecuencia de reclamos salariales, el delegado regional del Ministerio de Trabajo bonaerense, Marcelo Martino, inclinó la balanza a favor de la postura de los gremios que representan a los trabajadores.

“Si llegamos a una conciliación obligatoria o a una audiencia en la que estamos discutiendo que los trabajadores están con algún problema salarial es porque la responsabilidad es de los empresarios, así lisa y llanamente. Se puede discutir sobre la modalidad de una medida de fuerza, pero eso no significa que el reclamo no sea genuino. Acá todos los reclamos son genuinos y el único perjudicado es el trabajador, y el Ministerio de Trabajo como el sindicato lo que están tratando es que las empresas se hagan cargo del débito laboral como corresponde. Después podemos discutir el resto, pero lo más importante es el trabajador”, manifestó ayer el funcionario durante el programa (PDI) Parque de Inversiones que se emite los sábados de 9 a 11 por FM Plaza (92.1 Mhz).

Por el contrario, en su edición del pasado jueves, El Diario difundió declaraciones de representantes de la Cámara Empresaria del Parque Industrial de Pilar (Cepip) en las que se reclamaba “responsabilidad” por parte de los sindicatos a la hora de encarar medidas de fuerza que consideraron excesivas y hasta violentas.

Al respecto, Martino consideró: “Obviamente que una vez que se logra sentar a las partes en una mesa de conciliación los decibeles bajan y es porque lo más complicado ya ha pasado. Pero a mí lo que me importan son los trabajadores. No voy a opinar sobre las formas de realizar una medida de fuerza porque es un derecho de huelga que está contemplado en la legislación”.

En la otra vereda, frente a las protestas y medidas de fuerza que ganaron la escena durante la última semana en el Parque Industrial de Pilar, la reacción de las empresas nucleadas en la Cepip no se hizo esperar.

Y la respuesta ante la modalidad de los reclamos que perseguían en la mayoría de los casos aumentos salariales, superiores al 30%, fue virulenta por parte de un representante de la entidad que nuclea a la mayoría de las firmas que integran el predio industrial privado más grande de la Argentina.

“Hay preocupación entre las empresas porque da la sensación de que lo que está ocurriendo es por falta de un sindicalismo responsable. Se cometen excesos en la utilización de la fuerza y se producen atropellos cuando hay ámbitos de diálogo y de discusión para tratar ciertos temas; acá primero se atropella y después se negocia”, disparó días atrás el gerente de la cámara, Jorge Alonso.

 

Comentarios