El primer shopping del centro se consolida y piensa en nuevos desafíos

Uno de sus responsables aseguró que el complejo suma visitantes. Sostuvo que siguen las gestiones para incorporar salas de cine. Y dijo que la conexión con el supermercado La Eco no tardará.
martes, 1 de junio de 2010 · 00:00

 

Finkelstein (aplaudiendo),  responsable del shopping, piensa en ampliar la oferta.

 

“Las propuestas nuevas tienen un proceso. Primero la gente las tiene que descubrir y después las tiene que adoptar. En general, ante las propuestas nuevas los clientes y los consumidores son un poco escépticos, apáticos y eso no es privativo de Pilar sino que funciona así habitualmente. En lo inmediato, la gente se sorprende y quiere ver qué es lo nuevo, pero pasado ese primer impacto tiene que sentirse cómodo, y ese es el proceso que se va dando en Pilar Point”. De esa forma, Darío Finkelstein, el principal accionista del shopping céntrico inaugurado en diciembre en la esquina de Estanislao López e Ituzaingo, definió la actualidad de Pilar Point, que acaba de cumplir seis meses de vida.

 

-¿Perciben que cada vez más gente va adoptando la propuesta?

-Notamos que hay gente que va incorporando el hábito de hacer shopping, de venir los sábados a la tarde, de venir el domingo, de venir en familia. Y no necesariamente se trata de venir a comprar; nosotros en realidad definimos al shopping como un espacio público de administración privada, un lugar de encuentro donde la gente comparte sitios y actividades, y tal vez no hay muchos espacios públicos donde poder hacerlo.

 

-Y en este sentido, ¿cómo funcionaron las propuestas artísticas y los espectáculos que incorporaron en el patio de comidas?

-No todas las actividades tuvieron el mismo resultado. Hubo algunas que fueron muy convocantes, sobre todo la gente se engancha muchísimo en aquellas que están destinadas a los chicos y a los adolescentes. Después, los recitales y los shows acústicos que hacemos los viernes en el patio de comidas funcionan según el género y según el artista, pero son propuestas que tienen que seguir estando para darle a la comunidad una habitualidad.

Como otra forma de atraer a la gente, el shopping está lanzando ahora una tarjeta de afinidad con beneficios exclusivos para quienes la tengan. La tarjeta se llama Pilar Point es sin cargo y no acumula puntos sino que son de beneficio inmediato a través de una cuponera. La lanzamos el fin de semana pasado.

 

-¿Y qué balance se puede hacer del nivel de actividad de los locales comerciales de Pilar Point?

-Hay comerciantes que se consolidan y que sus propuestas son adecuadas y funcionan muy bien, y hay otras propuestas a las que les cuesta más por la propuesta en sí y por la característica del público de Pilar. Pero la verdad es que se ve que hay un público que habitualmente en los días de semana viene y compra porque tiene identificado un local donde encuentra lo que le interesa, y los fines de semana viene gente que lo toma como un lugar para pasear. El fin de semana pasado, por ejemplo, que estuvo feo había mucha gente en el patio de comidas, en los juegos.

 

Cambio de hábito

-La aparición de Pilar Point, ¿supuso un cambio de hábito en el consumidor de Pilar?

-Hay una cantidad importante de gente, de consumidores en Pilar que no estaban acostumbrados a tener una salida de sábados o de domingo. El consumidor del centro no es que puede decir voy al cine, al shopping, al teatro o a otro lugar. Ahora, un poco la alternativa es que tome la iniciativa de participar de algo que hasta ahora no hacía. Es como ir a comer afuera en el centro de Pilar, porque en Pilar no tenés cinco alternativas para ir a comer afuera, entonces la decisión no es a dónde voy, sino salir o quedarse en casa.

 

-¿Sigue en carpeta la posibilidad de incorporar salas de cine a la propuesta de Pilar Point?

-Seguimos en negociaciones pero eso no es de resolución inmediata. Incluso, incorporamos una cadena más dentro de las alternativas; estamos trabajando en eso.

 

-¿Qué se puede decir respecto a las futuras etapas de desarrollo del shopping que estaban previstas?

-Hoy contamos con 45 locales y ahora tenemos un solo local vacío donde va a abrir una juguetería bastante importante. Estamos en un proceso de consolidación de los locales que están. La conexión con el supermercado La Eco (la sucursal de la calle Tucumán) estimamos que va a ser más o menos rápida. Tenemos otra propiedad con salida a la calle Rivadavia, y eso estimamos que va a ser un poco más lento porque no tenemos todavía muy claro cuál debería ser la propuesta que tenemos que ofrecer.

 

-¿Cómo se desenvuelve el otro nicho de negocios de Pilar Point vinculado con las oficinas?

-El 50% de las oficinas se vendieron y se le están entregando a los propietarios y el resto de las oficinas que son nuestras las estamos alquilando; se está desarrollando también un producto de alquiler por módulos, es decir, unas oficinas pequeñas que comparten algunos espacios como recepción, secretaria y sanitarios que alquilamos por hora con bastante buen resultado. Allí se instalan, por ejemplo, psicólogos, o profesores que dan clases particulares. El total de oficinas son 60 y hay 30 vendidas y 30 que son nuestras y las alquilamos. Además, tenemos 16 módulos de alquiler temporario.

 

-Por todo esto, ¿es positivo el balance de los primeros 6 meses de vida de Pilar Point?

-Estamos conformes, pero nos damos cuenta de que tenemos mucho trabajo por delante de comunicación, de consolidación. El éxito va a ser cuando a todos los comerciantes que están en Pilar Point les vaya bien.  

 

 

 

El shopping 

Pilar Point se constituyó desde diciembre pasado en el primer centro comercial y de servicios ubicado en el casco urbano de Pilar. Se trata de un lugar de encuentro donde se pueden desarrollar distintas actividades comerciales y profesionales.

El área comercial posee dos niveles con 45 locales vinculados por escalera mecánica y ascensor panorámico, que ofrecen una variada oferta de primeras marcas (indumentaria, marroquinería, calzado, farmacia, petshop, óptica, juguetería electrodomésticos, esparcimiento, librería, decoración, gastronomía, entre otras).

Por ejemplo, la cadena de comidas rápidas Mostaza cuenta con una sucursal en Pilar Point. Además, forma parte del centro comercial la confitería y heladería Dulce Pilar. El restaurante de pizzas y pastas Boccanegra completa la oferta gastronómica del shopping céntrico que dispone además de 200 cocheras.

Comentarios