La AVAN se mudó a Villa Rosa para comenzar a producir

Tras llegar a un acuerdo con los empresarios que adquirieron el predio, reubicaron la planta. Ahora buscan que les otorguen la tenencia de la maquinaria. Y la explotación de la marca.
domingo, 18 de abril de 2010 · 00:00

Los trabajadores están ajustando los detalles. En 15 días comienzan a fabricar.

 

 

La Cooperativa La Nueva AVAN se mudó a Villa Rosa y en 15 días comenzará a producir mientras espera que los legisladores bonaerenses expropien a los ex titulares de la firma, la maquinaria y el registro de la marca.

Los 28 trabajadores que resistieron a capa y espada defendiendo sus puestos de trabajo pujan por volver a insertarse en el mercado y poder ampliar la oferta laboral en la planta.

A poco más de 10 meses del inicio del mayor conflicto sufrido por los trabajadores de la autopartistas AVAN, la historia comenzó a revertirse y lo que parecía que tendría un final lamentable, comienza un nuevo capítulo lleno de esperanza para quienes llevan puesto el overol metalúrgico desde hace más de 40 años.

Tras varios intentos de negociación entre la empresa que adquirió el predio y los trabajadores, el acuerdo llegó a buen puerto el 8 de enero último y allí se selló el trato.

Los trabajadores deberían encontrar un lugar para trasladar allí la fábrica de autopartes, la empresa del grupo OCASA aportaría el costo de seis meses del alquiler y financiaría los costos del traslado de la maquinaria.

Varias fueron las opciones dentro y fuera del distrito; Panamericana y ruta 197 fue una de ellas. Allí un galpón tenía la infraestructura necesaria para instalar la planta, pero el propietario no confió en alquilarle a una cooperativa y el contrato no prosperó.

Otros intentos fueron cayendo, por falta de espacio, infraestructura o altos alquileres que se salían del presupuesto, como en el caso del Parque Industrial.

Finalmente el atractivo corredor industrial de Villa Rosa fue recomendado por funcionarios municipales y allí se inició la búsqueda.

Tras varias visitas a lugares poco apropiados para la instalación de la planta, hallaron un edificio de 1.600 metros cubiertos, una infraestructura adecuada y cuyo costo se ajusta a lo pretendido por la empresa que lo financiará durante medio año.

 

Casi un milagro

Tras el hallazgo y la firma del contrato, en el predio que se encuentra ubicado sobre la ruta 25 a pocas cuadras del centro de Villa Rosa, los cooperativistas dialogaron con los vecinos y todo estuvo acordado para instalar allí la fábrica de autopartes.

La empresa que adquirió el viejo predio trasladó las imponentes máquinas y la instalación terminará en 15 días, fecha en la que los operarios volverán al trabajo normal.

Claudio Bazán y Jorge Cabello, dos de los integrantes de la comisión de la Cooperativa La Nueva AVAN aseguraron que en dos semanas tendrían todo listo para comenzar la producción: “tenemos demanda de clientes que nos piden mercadería y queremos cumplir con ellos”, contó Bazán.

En tanto, Cabello aseguró que hay varios clientes que siguen confiando en ellos y que son muchas las personas que aún no pueden creer como salieron adelante después de las situaciones que atravesaron tras el cierre de la planta en mayo del año pasado.

 

Conflicto y salida

El 28 de mayo último los operarios de la empresa AVAN iniciaron la toma pacífica de la planta al ver que la deuda que los empleadores tenían con ellos se acrecentaba y quedaban a la deriva, con la planta en medio de un “vaciamiento”.

Ese día decidieron aferrarse a sus fuentes de trabajo para reclamar las deudas que suman un monto aproximado a los 10 mil pesos por trabajador.

Si bien el conflicto no era nuevo, sino que lo arrastraban desde hacía varios años, se oscureció a principios del 2009, luego de haber sido engañados con una falsa cooperativa que terminó de devastar la planta.

Lejos de aceptar perder los años de trabajo dentro de la empresa, entre 20 y 40 según el caso, los trabajadores permanecieron hasta enero atrincherados en la planta. 

Con ellos, también quedó una deuda de gas y electricidad que alcanzaba entre ambas los 21 mil pesos. Los obreros lograron reunir el dinero para comprar materia prima y fabricar piezas que fueron vendidas y de esa forma evitar el corte del suministro.

Desde la legislatura bonaerense le otorgaron la expropiación de las tierras para que los trabajadores pudieran seguir adelante, pero el gobernador vetó la medida y todo volvió atrás. Desde el 8 de enero último, firmaron un acuerdo para dejar el lugar y mudar la planta y ahora esperan que les otorguen las máquinas y la explotación de la marca.

 

 

 

 

Extraño robo

 

Tras la firma del acuerdo los operarios abandonaron la toma de la planta y sólo llegaban para cumplir el horario de trabajo. Pero tras el feriado largo de Semana Santa, se encontraron con un extraño robo que ocurrió a pesar de la presencia policial y de la seguridad privada.

De allí faltaron 5 escritorios, una computadora con los programas para los tornos, un banco de trabajo de unos cuatrocientos kilos, 1.500 amortiguadores, otro tanto de piezas terminadas y los malvivientes rompieron los complejos tableros con los que se manejan los hornos.

Comentarios