Los comercios de Pilar están de remate para salvar la temporada

Los negocios del centro apuestan fuerte a las liquidaciones. Esperan así cerrar un verano mejor que el del 2009. Dicen que las ventas subieron en enero y febrero, aunque en niveles menores a los esperados.
miércoles, 3 de marzo de 2010 · 00:00

Para todos los bolsillos. Las liquidaciones arrancan desde el 10 y llegan hasta el 50 por ciento.

 

La palabra “liquidación” es la más leída en las vidrieras de los comercios del centro. Porque para cerrar una temporada de verano sin déficit, los negocios promocionan por estos días rebajas en los productos de verano que arrancan en el 10 y escalan hasta el 50%.

De esta forma, los comerciantes estiman que redondearán una suba en las ventas con relación a los meses de enero, febrero y marzo del 2009, que no será la que se esperaba allá por diciembre pero servirá de todos modos para olvidar un año pasado negro signado por la crisis y la gripe A.

“Por lo que nos comentan nuestros asociados, no habrá caída de ventas en el balance de este verano. Quizás no se notará el aumento que muchos presagiaban, pero creo que vamos a estar en el incremento difundido por CAME (Cámara Argentina de la Mediana Empresa) a nivel nacional que ronda el 3% de aumento”, señaló el presidente de la cámara de comercio de Pilar (SCIPA), Daniel Castro.

Al recorrer los locales del centro, la sensación de los propietarios de los negocios coincide con ese diagnóstico. “Pensábamos que mucha gente no iba a poder irse de vacaciones y que por lo tanto íbamos a tener mucha clientela durante el verano en Pilar. Sin embargo, muchos por suerte pudieron hacerse una escapada, por lo que el incremento de ventas no va a ser el esperado pero tampoco va a haber una baja”, explicó René, que posee una zapatería sobre la calle Rivadavia.

Un fenómeno que ayudó también a que no se registrara una merma en las ventas de temporada en los comercios fue el hecho de que este año las liquidaciones llegaron por adelantado en Pilar. Porque ya en enero, al caminar por Rivadavia o por Pedro Lagrave, se apreciaba en las vidrieras de los negocios un panorama propio de fines de febrero o de principios de marzo.

Se trataba de la aparición de las liquidaciones de temporada que esta vez llegaron por anticipado, cuando muchos siquiera habían atinado todavía a irse de vacaciones o a ponerse un short de baño o una bikini para ir al mar, al río, o a una pileta. Como consecuencia de eso, los descuentos en los comercios ya llegaban en aquel entonces hasta el 40% en algunos casos.

El veranito de las ventas sí se había hecho sentir en diciembre, cuando las fiestas de fin de año volcaron a los consumidores a los locales.

De esta forma, los comerciantes intentaban escaparle a la posibilidad de tener grandes pérdidas, pero también reducían el margen de ganancia previsto, y con ello la posibilidad de invertir.

 

Repunte nacional

 En tanto, a nivel nacional, las cantidades vendidas por los comercios minoristas en febrero pasado crecieron 2,9% frente a igual mes del año pasado, según la CAME. El relevamiento asegura que ese repunte estuvo empujado por el mejor ánimo del público y la excelente temporada turística.

El informe sostiene también que las compras con crédito reaparecieron en el mercado y permitieron que “la mayor predisposición al consumo que vienen mostrando las familias desde fines de 2009 se traduzca en mayores ventas”.

Según CAME, la mayoría de los centros turísticos del país superaron las expectativas de ventas en febrero, registrándose incrementos importantes frente al año pasado. En el resto de las ciudades –agrega-, el movimiento comercial resultó más tranquilo, pero superándose los niveles de consumo de 2009.

En el balance general, con la excepción de los electrodomésticos, todos los rubros que componen la oferta comercial minorista finalizaron febrero con subas. Asimismo, con ese resultado, en el primer bimestre del año las ventas registran un crecimiento promedio de 4,1% en relación a igual período del 2009.

Comentarios