APUNTES DESDE LA OTRA VEREDA: Inesperado tesoro

domingo, 7 de julio de 2013 · 00:00

  

por Hernán Deluca

 

Regresaba de la visita semanal a mi abuela, saboreando aún sus palabras, su mirada. El reflejo del sol sobre la cara arrugada. Los mates, los silencios. La Rosa prolongaba sus vueltas en mi corazón cuando aparecieron las bocinas; luego, los cánticos. Fénix había logrado el ascenso y la parcialidad festejaba frente a la Municipalidad. Una legítima alegría que no me correspondía. Por eso, me metí en la terminal de ómnibus, acortando el camino, improvisando un nuevo recorrido. 

A la mitad del trayecto y algo oculta, la disquería Pagano. Ingreso a matar el tiempo, a estirar la tarde. A vivir un momento que se congela.

Reveo tapas, descubro rarezas y ediciones de otros países. De reojo, pispeo los vinilos, un formato que parece resurgir. Pasa Lou Reed y su “Coney Island baby”, también lo nuevo de Black Sabbath y Queens of the Stone Age. Suena Elvis Costello y siento que no debo moverme. Sigo revisando. Asoma “Full moon fever” de Tom Petty. Leo los tracks. Dudo. ¿Es una recopilación? Imposible, es su primer trabajo solista, sin los Heartbreakers. Continúo hurgando. Paso rápido, casi sin mirar, por el reggae nacional e ignoro al heavy vernáculo. Vuelvo al músico nacido en Gainesville, Florida.

“Free Fallin”, “A face in the crowd”, “Runnin’ down a dream” o “Yer so bad”, son personales clásicos que tarareé cada vez que sonaron por la radio y en alguna escucha por Youtube. Son piezas que conforman una de esas obras que no merecen ser escuchadas en mp3.

Hice una pregunta tonta al dueño del lugar, confirmando lo que ya sabía. ¿Aceptás tarjeta de débito? Sí, claro. Ok, lo llevo.

No veía la hora de llegar a casa, de reestrenar un viejo equipo AIWA que ya anda por los 25 años. Le di play y no aguanté, salteé el primer tema para escuchar “I won’t back down”, esa canción que siempre disfruté en la voz de Johnny Cash, (Cash grabó este tema, acompañado por Tom Petty, en “American III: Solitary man”).

Lo que ocurrió es lo que ocurre siempre cuando la música me renueva. Siento que soy otro. O, que soy el mismo pero más joven.

Por segunda vez en el día, el tiempo pone pausa.

Tom Petty lanzó este disco en el año 1989. Si bien es un trabajo en solitario, algunos miembros de su banda, los Heartbreakers, participaron en la grabación. Como el violero, Mike Campbell, quien coprodujo el disco con Petty y Jeff Lynne (el líder de la Electric Light Orchestra). Un año antes, Lynne y Petty habían trabajado juntos en Traveling Wilburys, aquella superbanda en la que también tocaban unos pibes llamados Bob Dylan, George Harrison y Roy Orbison. Pero, esa es otra historia.

Más armonioso y bastante pop, en comparación con lo que venía haciendo el bueno de Tom, “Full moon fever” posee un sonido limpio, hasta pegadizo. Y esto no lo digo como un aspecto negativo. Todo lo contrario, aquí hay 12 majestuosas canciones con letras que van del romanticismo más meloso al humor más cínico. De la decepción que provoca una mujer al cariño que genera la misma persona. En ese universo sonoro también hay espacio para el cover en ese tema que todos conocemos gracias a la versión de Charly García,  me refiero a «Feel a whole lot better», de los Byrds, una de las mayores influencias de Petty.

Sapiencia musical y una formidable capacidad para hacer canciones directas y espontáneas. Eso es Tom Petty. Sin saberlo, era lo que andaba necesitando para que la tarde del sábado durara un poco más.

 

Comentarios