El “Dr. K” sacó a la luz la esencia de los placeres cotidianos

El famoso sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff dialogó en el programa Es lo que hay. Explicó aquellas cosas que nos satisfacen a diario. “Son tan necesarias como la respiración”, dijo.
jueves, 6 de junio de 2013 · 00:00

El sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff habló en FM Plaza 92.1 sobre aquellas pequeñas cosas que sorpresivamente, o generadas por el hábito, dan placer a los seres sociales. En una charla distendida en el programa Es lo que hay (viernes de 20 a 22) también mencionó el fino límite que los separa del sufrimiento y el masoquismo y las causas que hacen que disfrutemos de acciones y experiencias diferentes.

El viernes por la noche comenzó en el aire de FM Plaza el programa Es lo que hay, y junto con sus emisiones, el ciclo de entrevistas. En esta oportunidad, y brindándole un marco de autoridad a la consigna sobre los placeres cotidianos, el grupo dialogó con el médico psiquiatra y sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff.

“Son casi, no digo que es igual, de necesarios como la respiración”, fue unas de las primeras frases con las que el hombre comenzó a desmembrar todo su conocimiento sobre la materia. Es que el profesional, evitando generalizaciones, señaló que los placeres están condicionados íntimamente con la vida social, económica y con el nivel educativo.

“Los placeres se aprenden, forman parte de la educación. Es decir, los chicos en general necesitan obviamente ser llevados, muchas veces en brazos, y después van aprendiendo modales, rituales”, señaló el doctor.

“No hay un solo parámetro al respecto. Como casi todas las cosas, hay un entrecruzamiento causal de cosas –señaló el especialista-. Yo sé que el público lo que quiere es que le digan una sola cosa pero esa sola cosa está motivada seguramente por muchísimas avenidas que convergen en una determinada dirección, como por ejemplo un beso, una caricia, un abrazo”, ilustró, dando cuenta de la condición de seres sociales, interpelados por las experiencias culturales de cada uno, núcleo de las diferenciaciones.

 

Sufrir

La charla continuó y el límite de los placeres se fue acercando al del sufrimiento. Ante el ejemplo de la dama del programa, Titu Michel, sobre el placer de quitarse los zapatos de tacos altos después de una fiesta, Kusnetzoff comenzó a indagar en la temática del masoquismo, para definir a los placeres desde otra arista.

“Es un ejemplo que se usa para explicar lo que es el masoquismo”, insistió sobre la declaración de la conductora, mientras que continuó con otra figura para continuar con sus explicación: “¿Por qué uso uno o dos números menos de calzado? Porque lo que disfruto es cuando llego a mi casa a la noche”.

El profesional también explicó que esto se puede dar en un sentido inverso: “Hemos pasado una infancia o adolescencia muy, muy placentera y exitosa en su momento como infantil y adolescente, y la vida a lo mejor nos tiene esperando en la adultez y tal vez en la tercera edad placeres que no se dan, que se dan con sufrimientos bastante importantes”.

Comentarios