Atlético logró una victoria y se mantiene en carrera

domingo, 20 de noviembre de 2011 · 00:00

 

Con 15 puntos, Basterrica fue el goleador albirrojo.

 

 

Atlético adelantó su partido y el viernes encontró la fórmula para ganar en casa. Frente al mismo rival alque había vencido en la ida, el Rancho ahora lo superó en Pilar 67-61.

Fue sobre Quilmes de Mercedes en la calle Ituzaingó, donde se le hacía esquivo festejar en este Provincial de Clubes.

Federico Michelini resultó la figura del Rancho, por su juego completo. A sus 7 puntos, le adosó una decena de asistencias, defensa agresiva y fue el que manejó los tiempos de la noche.

Atlético Pilar arrancó con todo, con su máximo esplendor en el certamen, imponiéndose 23-16 en el primer cuarto.

Después se fue apagando, aunque igual llegó al descanso 40-32 arriba. Pero siguió en descenso en el tercero y Quilmes llegó a pasar al frente, luego de una jugada de 6 puntos (antideportiva, técnico y doble en la reposición).

El Rancho reaccionó en el último, con Abaz y Basterrica anotando y la defensa siempre como prioridad.

Atlético formó con Federico Michelini (7), Alejandro Abaz (14), Leandro Basterrica (15), Ariel Billone (10) y Diego Coroas (14) (fi); Esteban Sánchez (7), Federico Alarman, Federico Roldán, Leandro Torres, Luciano Lagos, Juan Cannito y Santiago García león. DT: Jorge Urquiza.

Parciales: 23-16, 17-16 (40-32), 9-14 y 18-15.

Árbitros: Manuel Peironi y Martín Pietromonaco.

 

 

Derqui quedó clausurado

Presidente Derqui no pudo con Porteño de General Rodríguez en su visita del viernes por la noche y su casificación a las semifinales por la Zona C se complicó.

El Rojinegro cayó 78-62 sufriendo a Sebastián Oroná (23) Landini (20). Lo mejor de los de Sebastián Velázquez estuvo en el Tano Borsani (14). Derqui formó con Enuel Casquero, R. Bejerano (3), D. Castro (7), E. Martínez (5), P. Márquez (6), F. Ruiz, Emiliano Casquero (10), M. Flores (9), J. Morales (8) y E. Borsani (14). DT: Sebastián Velásquez. Parciales: 13-8, 30-32 y 55-44. Árbitros: Pablo Cesio y Walter Maine.

Comentarios